El gran día por fin ha llegado. Las emociones, la felicidad, los diferentes momentos que darán lugar a una jornada increíble... Ninguna de estas imágenes puede faltar en vuestro álbum de fotos nupcial. Y, entre ellas, jugarán un papel destacado las que se centran en el novio: durante los preparativos, poniéndose el traje de novio y los diferentes accesorios, mostrando sus emociones en el "sí, quiero" y la posterior celebración, repartiendo esos prácticos regalos de boda a todos vuestros seres queridos, bailando las canciones de boda en la fiesta final... Para ponéroslo más fácil, hemos recopilado 50 imágenes imprescindibles del protagonista del gran día, agrupadas en los diferentes momentos clave. ¡Atentos a todos los detalles!

Vistiéndose: los detalles del outfit

Al igual que las novias, los novios tienen un ritual de belleza para ultimar sus peinados y retocar sus bigotes o barbas. Hay que inmortalizar estos momentos, del mismo modo que hay que hacerlo cuando se ponen el traje Hugo Boss, la camisa, la corbata o pajarita, los gemelos, el reloj, los calcetines, los zapatos, los tirantes o el cinturón y el prendido o boutonnière, a juego con el ramo de novia silvestre, por ejemplo. Es una buena ocasión para captar los detalles y la ilusión reflejada en el rostro.

En compañía de sus seres queridos

Por supuesto, los novios no están solos mientras se visten. Madres, padres, hermanos, amigos íntimos o, incluso, mascotas los acompañan en unos instantes tan especiales y mágicos. Por ello, captar las risas, los abrazos, las muestras de cariño o los últimos retoques son determinantes para enseñar lo más íntimo y sensible del novio en el álbum de boda.

Viviendo la emoción previa

Una vez listos y a solas, los novios estarán tranquilos o algo nerviosos. Unas emociones que el fotógrafo profesional que hayáis contratado sabrá capturar mientras lees una nota de amor de tu pareja, repasas tus votos, reflexionas unos instantes antes de emprender el camino hacia el altar...

Junto al transporte nupcial

Puede ser un coche retro o moderno, con o sin capota, una moto, un sidecar, una bicicleta... Sea cual sea el medio de transporte que hayáis elegido para que acompañe al novio hasta el lugar de la ceremonia, no puede faltar una foto de ambos juntos. ¡El gran momento se acerca!

Con sus best-men

Del mismo modo, es básica una foto del novio junto a sus best-men o mejores amigos, ya sea antes del "sí, quiero" o durante la celebración posterior. Abrazados, riendo, charlando, saltando, caminando al mismo ritmo... Haciendo equipo todos juntos y deseándose la máxima felicidad.

De camino a la ceremonia

Del brazo de su madre –muy elegante con su vestido de madrina– o de la persona que haya escogido para la ocasión, la imagen del novio caminando hacia el altar será otro básico imprescindible en el álbum de fotos del día B.

Esperando a su pareja

Según dicta la tradición, el novio tiene que esperar junto al altar la llegada de su pareja antes de que dé inicio la ceremonia. Su ilusión, su sonrisa y, por supuesto, su cara de emoción al verla son indescriptibles. Y otro de las imágenes indispensables de vuestra mágica cita nupcial.

Por fin juntos en el altar

Por fin estáis uno al lado del otro y tu cara de felicidad, con una sonrisa permanente, lo dice todo. En esa mirada habrá una foto que querréis enmarcar y conservar para siempre.

Detalles cómplices

Durante la ceremonia, el fotógrafo tiene que estar atento a los gestos de cariño y complicidad entre la pareja. Miradas, palabras al oído, manos entrelazadas... ¡Seguro que cuando contempléis después estas imágenes, evocaréis a la perfección esos momentos tan especiales que vivisteis juntos!

El momento del "sí, quiero"

En el momento del "sí, quiero", el novio lee los votos matrimoniales haciendo uso de un micrófono. Sin duda, una foto muy solicitada en el álbum, como también lo es el momento en que le colocas la alianza a tu pareja y ella a ti. ¡Dos imprescindibles más que añadir a vuestra lista!

Primer beso de casados

El sacerdote u oficiante os acaba de casar y llega uno de los instantes más mágicos y esperados del día B: el del primer beso. ¡No puede faltar una imagen del mismo ni un primer plano del novio en un momento tan especial!

Firmando el acta matrimonial

Ya más relajados, llega el momento de firmar el acta matrimonial. Un zoom de la mano del novio firmando los papeles es otro de los instantes que el profesional de la imagen que hayáis contratado deberá capturar como un básico más de una fecha tan señalada.

Arroz o pétalos a la salida

Al término de la ceremonia –ya sea religiosa o bien se acompañe de música para bodas civiles–, todos vuestros familiares y amigos os esperan para lanzaros el arroz, los pétalos de flores o el confeti. Un momento muy divertido, en que las caras de sorpresa y diversión de los contrayentes están aseguradas. Como también los besos y abrazos de ambos.

El trayecto hacia la celebración

Si la ceremonia y la celebración no tienen lugar en el mismo espacio, la pareja debe trasladarse de un lugar a otro. Y esa es precisamente otra de las capturas básicas de vuestro día B: la de ambos, ya más tranquilos y derrochando felicidad, haciéndoos las primeras confidencias en el interior del vehículo nupcial elegido. ¡Qué no falte un primer plano del protagonista de la jornada!

Sesión fotográfica: muestras de cariño y variados detalles del outfit

A lo largo de la sesión de fotos posterior al enlace, el fotógrafo capturará numerosas instantáneas de ambos juntos, paseando, charlando, abrazados, besándoos... Cualquier imagen que muestre ese amor que se derrocha el día B será bienvenida en el álbum. Pero tampoco deberán faltar fotos de la pareja por separado, en la que se pueda apreciar bien, por ejemplo, el color del traje del novio, un detalle de la pajarita o lo divertidos calcetines elegidos.

Celebrando en el cóctel

Y después de la emotividad, llegan la distensión y la diversión. Los invitados hablan, comen y beben. El novio bromea, saluda cariñosamente a todos los familiares y amigos que lo acompañan en un día tan especial, saborea el delicioso menú del banquete... La alegría empieza a fluir, suena la música y todos os relajáis. Durante esos instantes, el fotógrafo no perderá ocasión de capturar la recién estrenada alianza brillando en la mano del protagonista de la jornada.

Discursos de banquete

Si el novio se anima a dar un discurso, el fotógrafo debe hacer varias fotos: de él en primer plano, de la mesa del banquete donde se encuentre –seguramente la mesa presidencial–, de su pareja mientras dice esas palabras, de las reacciones entre todos los presentes…

Risas, muchas risas

Hay que captar esa diversión durante el banquete. Entre plato y plato, lo más importante es lo bien que se lo pasan los comensales. Y el novio, claro.

Cortando la tarta

De nuevo, buena oportunidad para una foto conjunta de los recién casados: al cortar la tarta nupcial. Otro recuerdo imborrable de una fecha tan señalada.

Bailando juntos

Abrazados, en el centro de la pista de baile. Así posan, sin posar, los novios. O no, porque si han preparado una coreografía compleja más movida, la foto puede variar mucho. En cualquier caso, esta foto no debe faltar tampoco en el álbum nupcial.

Bailando con los demás 

¡Y llega la fiesta! Las copas, las imágenes junto a las ideas para el photocall y demás diversiones de la boda. En este punto del enlace, tanto los invitados como el novio están desinhibidos. ¡Serán unas fotos muy graciosas cuando las repaséis tiempo después!

Ya veis: hay muchos momentos del día B que plasmarán la emoción y felicidad del novio en su paso por el altar, como su sorpresa al ver finalmente el traje o vestido de novia de su pareja o su expresividad al escuchar las canciones de boda escogidas en determinados instantes del enlace. Tomad buena nota de las imágenes que os mostramos... ¡y aseguraos de que no os falta ninguna!