Mass eventos

Después de probarte numerosos zapatos de novia –muchos más incluso que vestidos de novia– tienes el par que te enamoró guardado en su caja, en casa, esperando a que llegue el gran día. Pero aunque en la tienda te pareció cómodo, nadie te garantiza que no te hará rozaduras o te causará dolor el día de la boda. ¿Hay alguna manera de evitarlo? Sigue estos trucos y consejos para preparar tus zapatos para el enlace y verás cómo disfrutas como nunca y lo das todo en la pista de baile hasta la madrugada. No dejes nada al azar. ¡Ni siquiera las canciones para bodas que sonarán!

Úsalos por casa

En primer lugar, póntelos por casa un rato para notar qué puntos del zapato son los que te hacen daño. Una vez hayas identificado si la razón de tus molestias es por tratarse de un zapato estrecho, por el roce de la parte trasera en el tobillo o por el dolor en la planta del pie podrás ponerle remedio.

Si simplemente se trata de moldearlos a tu pie, camina con ellos por casa, varios días antes del enlace, durante unos 10 minutos. De este modo conseguirás "adaptarlos" a ti y en la boda estarás más que acostumbrada a ellos. Y si no quieres correr el riesgo de que se manchen, protégelos con una bolsa abierta por abajo y coloca celo en la suela para que estén impecables cuando llegue el día.

Unta el interior del zapato con crema

Unta con crema hidratante el interior de los zapatos, ponte unos calcetines gordos y camina con ellos por casa. Un truco muy efectivo que te permitirá reblandecer la piel del zapato. Repite esta operación mientras notes que esos fantásticos zapatos de novia vintage te siguen haciendo daño.

Esta operación es especialmente efectiva con zapatos de piel o de cuero auténtico, si bien con los de piel sintética no resulta tan exitosa.

Vivir en Fotos

Espray dilatador de calzado: muy efectivo

Aplicando espray dilatador en el interior de tus zapatos de novia de color reblandecerás la piel del zapato. De hecho, el espray flexibiliza la piel y permite que se adapte perfectamente al pie, eliminando presiones y evitando así el dolor. ¿Dónde encontrarlo? Lo venden en cualquier zapatero o supermercado, y lo podrás encontrar tanto para zapatos de cuero como para los de piel sintética.

Mételos en el congelador

Coloca tus zapatos de novia originales en una bolsa y guárdalos en el congelador toda una noche. Al día siguiente, cálzatelos con unos calcetines gordos y camina un rato con ellos. Verás como se ensanchan y resultan de lo más cómodos. También hay quien al ponérselos tras sacarlos del congelador, calienta sus pies y los calcetines con un secador para dilatarlos y que el zapato se amolde al pie a medida que se calienta.

Otras versiones del mismo truco consisten en introducir una o dos bolsas de agua dentro del zapato antes de meterlas en el congelador. De este modo, cuando se convierta en un bloque de hielo hará fuerza y dilatará el tejido como si de una horma se tratase. También hay quien introduce paños o papel de periódico. En cualquier caso, si únicamente quieres dilatar la punta del zapato, coloca estas hormas caseras solo en la punta. Te vas a sentir de maravilla. Y podrás disfrutar de unos zapatos de novia cómodos toda la jornada.

Wedding Plan

Llévalos al zapatero

Si no confías mucho en tus dotes aplicando remedios caseros, lo mejor que puede hacer es llevarlos al zapatero. Ellos disponen de hormas con las que ensanchar los zapatos y esprays dilatadores profesionales. Sabrán cómo hacerlo correctamente sin poner en riesgo tus zapatos de novia.

Utiliza plantillas de silicona

Si la plantilla del zapato es demasiado fina, la almohadilla que incorpora en la zona del antepie será insuficiente para ti. En este caso, recurre a una plantilla de silicona, como las que venden en las farmacias o supermercados, y colócala dentro del zapato. Evitarás que el pie resbale, al tiempo que reducirás el impacto del peso de tu cuerpo en el antepié, con lo que conseguirás aguantar más tiempo con ellos puestos.

Un remedio casero y de última hora contra los resbalones es pegar un salvaslip en el interior del zapato. Sin embargo, aunque efectivo, con este método no evitarás el dolor de pies con tanto éxito como con una plantilla, y tampoco será lo más estético para un zapato de novia.

Aplica stick antirozaduras, crema o desodorante

A pesar de poner en práctica todo lo anterior, el día de la boda no olvides untar en las zonas de roce de tu pie un sitck antirozaduras como los que venden en las farmacias, o una crema grasa de lenta absorción con la que la piel quede cubierta por una película que la haga deslizarse. También puedes untar la misma crema en los bordes del zapato e, incluso, desodorante de rollón en su interior. Y si no funcionan, opta por utilizar apósitos de hidrocoloide como los que venden en farmacias. El resultado será tan perfecto que te parecerá que estás calzando unos zapatos de novia planos.

Gabi Fotografía

No esperes al último momento

Sea cuál sea el truco que vayas a aplicar, no esperes hasta el último momento para ponerlo a prueba pues, si no sale bien y provoca daños en tu pie, las heridas no se habrán curado a tiempo para el día de la boda. Te recomendamos que pongas estos consejos en práctica durante las semanas previas al enlace para garantizar el éxito.

Unas propuestas, en definitiva, que te permitirán lucir tan cómoda como espectacular el día B. Al igual que también lo estará tu pareja, radiante junto al altar enfundado en un traje de novio realmente increíble, o vuestros invitados, luciendo radiantes sonrisas y unos vestidos de fiesta tan elegantes como acertados. ¡Que no acabe nunca este día!