Lo tenéis todo listo para vuestro enlace: las invitaciones de boda que mejor se adaptan a vuestros gustos y al estilo que queréis para el "sí, quiero", las canciones para bodas que van a sonar a lo largo de todo el día B, las ideas originales para bodas con las que esperáis sorprender a los invitados... Pero, ¿cómo va a ser vuestro viaje de novios? Acapulco, destino favorito de muchas celebrities para pasar su luna de miel, se levanta sobre una espectacular bahía rodeada de verdes montañas. Un pequeño paraíso mexicano que esconde un ambiente exótico y atractivo para los recién casados. ¿A qué esperáis para descubrirlo? ¿Deseando disfrutar de estos 8 planes románticos y mucho más?

1. Días de amor junto a un acantilado

Si queréis que vuestra luna de miel sea realmente maravillosa y única, no lo dudéis: elegid un hotel junto a un acantilado para disfrutar de vuestro amor. Entre las diferentes opciones a vuestro alcance hay una que destaca con nombre propio. Se trata del conocido Banyan Tree Cabo Marques, uno de los resorts más románticos de Acapulco y de América para pasar unos días de luna de miel. Situado en un acantilado sobre el océano Pacífico, todas sus villas disponen de terraza con vistas panorámicas y se ubican junto a la piscina desbordante que parece suspendida en el aire. Un lugar privilegiado. ¡Seguro que os enamoran todas sus opciones!

2. Contemplar maravillosas puestas de sol

Pocos destinos del mundo os ofrecen la posibilidad de ver atardeceres o puestas de sol sobre el Pacífico como Acapulco. Lo podéis hacer a caballo en Playa Revolcadero, por ejemplo, desde donde disfrutaréis de una vista lejana de la bahía de la ciudad. Y si preferís pasear, no os perdáis la Laguna de Coyuca, que ofrece una espectacular paleta de colores naranjas y rojos cuando se pone el sol. ¿Os imagináis el espectáculo con el sonido de las olas como música de fondo?

3. El impresionante salto de la Quebrada

La Quebrada es un acantilado de 45 metros de altura, desde donde contemplar increíbles vistas del paisaje que os rodea. También es el lugar desde donde saltan al vacío los clavadistas. Al atardecer también podréis observar como se tiran de tres en tres, sosteniendo antorchas que iluminan la noche. Contemplad este espectáculo sentados en el mirador al pie de la montaña o en la Perla, un local muy animado. ¡Es impresionante!

4. Disfrutar de los lugares históricos y llenos de encanto

El Fuerte de San Diego, construido en el siglo XVII, es el edificio más antiguo de la ciudad. ¡No os lo perdáis! Tampoco el Jardín Botánico de Acapulco, con una vegetación de lo más variada y rica, ni el mural del artista Diego Rivera. ¿Queréis disfrutar de las espléndidas playas del lugar pero deseáis tener un poco de tranquilidad al mismo tiempo? Visitad la playa de Majahua. ¡Ideal para relajarse!

5. Practicar deportes acuáticos

Es la isla de La Roqueta podréis hacer snorkel cerca de los arrecifes Piedra de Elefante y Piedra de Hierbabuena. En lo alto de un cerro hay un faro con vistas preciosas. ¡No os las perdáis! Y si queréis continuar con las actividades acuáticas, como el kayak, los deportes de vela o el buceo, las playas Barra de Coyuca, Pie de la Cuesta, Las Brisas y Condesa son excelentes para estas prácticas porque sus aguas son muy tranquilas.

6. Liberar tortugas marinas

Si deseáis vivir una experiencia única no os perdáis la opción de liberar tortugas marinas acabadas de nacer. Visitad para ello el centro de protección de tortugas marinas que se encuentra situado en la laguna de Cayuca. Ellos os explicarán qué es lo que hacen y cómo podéis ayudar. Será, sin duda, una experiencia de lo más emocionante y emotiva.

7. Vivir una mágica velada a la luz de las velas

Acapulco es una de las joyas de México, en la que viviréis unos días inolvidables. No podéis marcharos de este paraíso sin disfrutar de una comida o de una cena a la luz de las velas y con impresionantes vistas sobre la ciudad. Entre otros, el restaurante Zibu os ofrece panorámicas increíbles de la bahía de Puerto Marqués, así como una excelente gastronomía de fusión mex-tai. También encontraréis otros establecimientos en los que disfrutar de vuestra mutua compañía prácticamente junto al océano. Y es que a lo largo de la zona costera veréis numerosos bares y locales en los que disfrutar de la fiesta nocturna. Destacan el Baby´O y el Palladium.

8. Explorar Cacahuamilpa

Cacahuamilpa es un área natural protegida con interminables cuevas, túneles y grutas subterráneas, por los que se entra a través de una gran puerta de piedra. No os perdáis navegar por las aguas del río Chontalcotlán, que transcurre bajo las grutas, ni vivir la magia de dormir dentro de una de las cámaras subterráneas. ¡Una experiencia única!

¿Qué os parece la posibilidad de elegir Acapulco como destino para vuestra luna de miel? Seguro que su belleza os enamorará. Pero mientras llega el momento de subirse al avión, tened en cuenta que todavía os quedan algunos temas pendientes, como encontrar ese ramo de novia que complete tu look nupcial o dar con unos detalles de boda que resulten del agrado de todos vuestros invitados. ¡Que seáis muy felices!