The Galaxy’s Edge

La tradición respecto al primer baile de los novios ha sufrido importantes cambios en los últimos años. Y es que más allá del clásico vals, con sus variantes de dificultad, cada vez más novios optan por un baile nupcial distinto, como una de las novedosas ideas originales para bodas actuales. ¿En qué se traduce todo esto? En numerosas puestas en escena, como la de montar una coreografía diferente y marchosa entre los dos o, incluso, un flashmob con todos los amigos. Sea cuál sea la opción elegida, acordaos de que el peinado de novia debe resistir sin problema y que el calzado debe ser cómodo, como unos zapatos de novia con poco tacón. ¿Cómo preparar este primer baile como marido y mujer? Existen variadas maneras, casi tantas como la imaginación os dicte. A continuación os mostramos una selección de propuestas.

1. Según vuestra personalidad

Mario Setién Foto y Vídeo

La primera pregunta que debéis haceros de cara al baile es esta: ¿sois de esos que no paran de dar vueltas y mover el esqueleto cuando salís de fiesta? ¿O más bien de aquellas parejas que se pegan a la barra para conversar con tranquilidad? Vuestro carácter os permitirá saber cómo queráis afrontar ese momento. Para los amantes del baile hay un surtido infinito de ideas divertidas para bodas muy descabelladas: coreografías marchosas, música que combina estilos y ritmos muy diversos... En caso de que os parezca una pesadilla coordinar las extremidades frente a todos y solo queráis salir airosos de la ocasión, optad por algo más tranquilo y emotivo con lo que os sintáis cómodos.

2. Elegir la canción y el estilo

Hotel Perla Marina

Si apostáis por el tradicional vals y sois poco habilidosos con el baile, tened en cuenta que el vals francés es más sencillo que el vienés. Aprender este último será todo un reto, por lo que no debéis exigiros la perfección desde el principio. Otra opción es que os aprendáis solo un trozo de la coreografía y cambiéis luego a otro estilo más alegre, o que pidáis al DJ que os haga un remix con la canciones románticas para bodas que queráis bailar. Así cumpliréis con el protocolo y añadiréis un plus de originalidad al momento.

3. A solas o en grupo

Carácter - Baile de Novios

Los más vergonzosos estáis de suerte, pues los flashmobs han puesto de moda las coreografías grupales. Podéis pedir a unos cuantos amigos o familiares que os acompañen en ese momento, aprovechando para ello los textos para invitaciones de boda que leerán los elegidos con meses de antelación. En cualquier caso, abrid vosotros el baile a solas y que los demás se unan a vosotros al cabo de unos instantes.

4. Clases de baile o tutoriales

Roberto Tabarés Fotógrafo

Los que prefiráis ser autodidactas, podéis contar con la ayuda de internet para preparar los pasos. Buscad el momento oportuno y practicad en el salón de vuestra casa al ritmo de los tutoriales que os parezcan más apropiados para vuestro nivel. Otra opción, siempre que os sea posible, es que acudáis a clases de baile unas semanas antes del día B. Que no os dé pereza: van a ser unos momentos divertidísimos entre los dos. ¡E incluso pasionales!

5. El vestuario adecuado

Josu Izarra Fotógrafos

Considerad la idea de cambiaros de atuendo. Quizá ese traje de novio original sea demasiado entallado y el baile, muy movido. Puede que los tacones resulten demasiado altos para girar con seguridad o que el vestido de novia de corte sirena no deje suficiente amplitud a las piernas. Haced lo que necesitéis para estar lo más cómodos posible y, si es preciso, vestiros para la ocasión.

6. ¿Qué tal una canción lenta?

SLS Dance - Baile de Novios

No sois unos bailarines natos, no tenéis tiempo de ir a clases de baile y os puede la timidez. ¿Qué hacer en estos casos? Quizá la mejor opción pasa por bailar una canción lenta que tenga un especial significado para los dos. Agarraos bien –él con la manos en tu cintura y tú con las manos alrededor de su cuello–, miraos a los ojos y dejaros llevar por la magia del momento.

Una vez que hayáis elegido el estilo y el ritmo de la música, haced que suenen las mejores canciones de boda y... ¡a brillar! Seguro que, se lo hayáis pedido o no, vuestros invitados no pueden evitar arremangarse sus vestidos de fiesta y ponerse a zapatear el suelo a vuestro lado. ¡La fiesta no habrá hecho más que empezar!