¿Quieres atraer todas las miradas luciendo una imagen súper natural? Elige un vestido de fiesta beige, un tono que transmite delicadeza y elegancia. Minimalista y luminoso, es un clásico que nunca falla y también es fuente de inspiración para los vestidos de novia y, cómo no, incluso para los elegantes zapatos de novia con un toque vintage. ¡Es casi imposible no caer rendida a sus encantos!

Elegante y enigmático

El beige es un color con una base amarilla más o menos intensa (dorado, camel, vainilla...) que también suele incluir pinceladas de blanco huevo, castaño claro o de un bello ocre anaranjado o rosado. Encierra en sí mismo muchos matices capaces de reflejar distintos estilos de mujer. Así lo entienden los diseñadores y modistos que han presentado los vestidos de fiesta 2019 y también los increíbles vestidos de novia 2019 que, además de en blanco, se presentan teñidos de color la próxima temporada.

Aunque se puede elegir como total look, el beige también se suele usar más en pequeñas dosis, luciéndolo únicamente en la falda, el cuerpo o en algún detalle destacado y combinado con otros tonos, como el blanco, el rojo, el marrón, el verde, el burdeos... Cualquiera de estas opciones será, sin duda, un binomio perfecto para las mujeres poco amantes de un outfit monocromático.

Además de regalarte luminosidad, los trajes de fiesta beige son adecuados para todo tipo de necesidades, si bien hasta hace poco parecían más reservados para las damas de honor o para dar forma al vestido de madrina. Y es que puedes encontrar desde vestidos de fiesta largos hasta diseños midi, pasando por propuestas informales, atrevidas, ceñidas, holgadas, con profuntos escotes en V, en los tendenciosos palabra de honor, lisos, con encaje, con bordados, con transparencias, con reflejos dorados...

Sus complementos ideales

Al ser un tono suave y neutro, los complementos que lo acompañen deben contrastar, pero sin saturar en exceso. Se pueden llevar, por ejemplo, unos zapatos o un bolso tipo clutch de color, para dar un golpe de efecto, aunque el resto de accesorios conviene que sean sobrios.

Aparte, el beige combina a la perfección con joyas de oro rosa, con bisutería dorada en oro viejo o bronce y con complementos en tonalidades similares (arena, champán...) a la del vestido elegido.

El beige es vintage

Al igual que ocurre en el panorama nupial, con numerosas propuestas en vestidos de novia vintage, la estética retro es tendencia entre los modelos de fiesta. Así que si te gustan los tejidos antiguos con esa pátina especial que refleja el paso del tiempo, recuerda que la paleta de los beiges es excelente para mujeres afines a la moda de antaño.

Si la prenda elegida es de satén, seda, crepé, tul o chantilly obtendrás movimiento, volúmenes únicos y un diseño vintage muy romántico. Y si la combinas con superposiciones de telas ligeras y vaporosas, como la organza, su carácter traslúcido te regalará bellos y luminosos degradados. Recuerda además que, gracias a las últimas tendencias, podrás encontrar trajes beige con faldas tableadas, vistosos volantes, numerosas aplicaciones, flecos... ¿Qué más se puede pedir?

¿A quién le favorece más?

El beige es un color que queda bien a todas las mujeres, pero especialmente a las morenas, ya que les regala luz y magia. Si eres de tez clara y quieres añadir algo de color, intensifica tus ojos y tu mirada con sombras discretamente ahumadas e ilumina tu rostro con labiales intensos, como los rojos o los marsalas.

¿Qué te parece? Si lo que te gusta realmente es lucir un look natural, el beige es tu tono perfecto. Cuando recibas las próximas invitaciones de boda y tengas que pensar en el atuendo perfecto para el día B, ¡inclúyelo en tu lista de opciones! Como también deberás pensar en el estilo del vestido que buscas para ir en total sintonía con el del enlace y para que puedas bailar cómodamente al son de las canciones para bodas que hayan elegido los novios. Vas a estar radiante ¡Y luminosa!