La búsqueda del vestido de novia que mejor destaque tu silueta, la elección de un ramo de novia que armonice con tu outfit nupcial, las gestiones para encontrar a los músicos de la ceremonia, dar con unos originales detalles de boda para vuestros invitados… La organización del enlace os supondrá horas y horas de dedicación, pero después llega la mejor de las recompensas en forma de luna de miel. ¿Todavía indecisos sobre el mejor destino? Si os gustan los países exóticos, Brasil esconde una extraordinaria belleza natural y una sensualidad extrema. ¿A qué esperáis para descubrirlo?

1. Pasear juntos cerca de las cataratas del Iguazú

El primer destino romántico de Brasil pueden ser las cataratas del Iguazú. Desde el Parque Nacional del Iguazú podréis verlas de frente, en toda su plenitud. Aunque hayáis visto saltos de agua en cualquier parte del mundo, no hay nada comparable con lo que vais a sentir cuando las contempléis juntos por primera vez. El estruendo de 275 cascadas cayendo a la vez es único en el mundo. ¿La mejor época para visitarlas? De marzo a mayo, al acabar la temporada de las lluvias, lo que hace que el nivel de las cascadas sea increíble y su espectacularidad, mayor si cabe, que el resto del año.

2. Bucear entre corales multicolor en Fernando de Noronha

Fernando de Noronha es un impresionante archipiélago atlántico de 21 islas volcánicas, perteneciente al estado de Pernambuco. En él podréis disfrutar de algunas de las playas más espectaculares de Brasil, con sus cristalinas aguas de color turquesa y sus impresionantes puestas de sol. Patrimonio de la Humanidad, es un paraíso para los amantes del buceo, que disfrutarán de sus arrecifes de coral multicolor. Asimismo, también es muy visitado por quienes practican surf, pues sus olas pueden alcanzar los 5 m de altura.

3. Nadar en las piscinas naturales de Porto de Galinhas

Aunque Porto de Galinhas es un pueblo pequeño, se trata de uno de los más visitados por sus preciosas piscinas naturales que se forman gracias a sus arrecifes de coral, cuando baja la marea. Os enamoraréis de sus 18 km de preciosas playas, como las de Camboa, Muro Alto, Cupe, Porto de Galinhas, o Maracaípe, que podréis recorrer en un divertido buggie. También es maravilloso navegar en catamarán hasta la isla de Santo Aleixo, de origen volcánico. Allí disfrutaréis de sus playas y de sus diferentes opciones de ocio –entre las que se encuentra un restaurante flotante–. Sin embargo, es de propiedad privada y el tiempo máximo de permanencia en ella es de 5 horas.

4. Vivir la magia de Lençóis Maranhenses

Los Lençóis Maranhenses, en Maranhã, son un romántico mar de dunas, de hasta 40 metros de altura, que ocupan unos 70 kilómetros de la costa. Salpicado de numerosas lagunas de aguas azules y verdes, podréis recorrerlo en 4 x 4 o a pie. Durante la excursión, no olvidéis daros un refrescante baño en la Lagoa Azul, una de las más bellas. En el interior hay dos espectaculares oasis, el de Queimada dos Britos y el Baixa Grande, así como grandes manglares para pasar momentos inolvidables. ¿Más cosas? Imprescindible visitar el pueblecito de Barreirinhas, desde donde salen embarcaciones para recorrer el río Preguiças, ya en la jungla.

5. Volver a enamorarse en Natal

Si hay un destino romántico para recién casados en Brasil, ese es Natal. Situado al suroeste del país y conocido como la Ciudad del eterno sol –aunque también se le conoce como la Pequeña Europa de Brasil, ya que es el punto más próximo al Viejo Continente–, podréis pasar unos días inolvidables desconectando de todo en sus espectaculares playas con dunas doradas, como la Genipabú. Pero no acaban aquí sus mil y una sorpresas, ya que también podréis visitar el Parque de las Dunas –ideal para los amantes del trekking– o hacer un recorrido por el Fuerte de los Reyes Magos, la edificación más antigua del estado. Y, por supuesto, no os olvidéis de Pipa, una de las playas más impresionantes por sus aguas cálidas y espectaculares acantilados, y un lugar de culto para los surfistas.

Seguro que Brasil os ha convencido con todas sus románticas posibilidades, ¿verdad? Ahora que ya tenéis claro el destino de vuestra luna de miel, id rematando diferentes tareas pendientes, como elaborar una playlist con vuestras canciones de bodas preferidas y pensar en las ideas originales para bodas que más sorprenderán a vuestros seres queridos. ¡Seguro que todo va a salir perfecto!