Tras los preparativos y la organización de la boda llega el momento de disfrutar de verdad. Atrás quedan, por fin, las pruebas de vestidos de novia, la elección entre la amplia oferta en trajes de novio y pasar tardes enteras hasta dar con los detalles para boda perfectos para vuestros invitados. Es el momento de desconectar de todo, de perderse juntos, muy juntos, y de recuperar fuerzas durante el viaje de novios.

Dice el refrán que para gustos están los colores, lo que también podría aplicarse a la manera en que las parejas de recién casados deciden disfrutar de su luna de miel. Algunas anhelan un destino de relax, un viaje en el que pasear por paradisíacas playas, reponer energías en un hotel con todo incluido y disfrutar de masajes, sesiones de belleza y del "dolce far niente". Otras, en cambio, prefieren desconectar descargando adrenalina, por lo que eligen un destino en el que poder vivir mil y una aventuras. Y algunas conciben la luna de miel como una excelente oportunidad para conocer nuevas culturas y rodearse de arte, recorriendo museos, restos arqueológicos, monumentos, etc… A continuación os proponemos varios destinos perfectos para estos tres tipos de lunas de miel. Veréis que la oferta es ta variada como la existente a la hora de elegir uno de los peinados para bodas 2019,  descubrir las mejores opciones en cuanto a textos para invitaciones de boda, decidir posibles menús para el día más feliz de vuestra vida o escoger entre las numerosas posibilidades en precios de los ramos de novia.

Luna de miel de relax

No hay mejor manera de desconectar de la boda y de toda la organización de la misma que tumbarse al sol, en un playa de arenas blancas y aguas cristalinas, mientras saboreáis un delicioso combinado. Si os seduce esta idea, lo mejor es huir a una lejana y paradisíaca isla, como Las Maldivas, donde podréis vivir la experiencia de alojaros en una de sus villas privadas, con piscina y acceso directo a sus espectaculares playas. Isla Mauricio es otro destino perfecto para este tipo de luna de miel, sin duda un auténtico paraíso en el que, además de disfrutar de sus playas de aguas turquesas, podréis jugar al golf o pasear por sus reservas naturales. ¿Y qué decir de la Riviera Maya? Un enclave único en el que disfrutar de todas las comodidades de un resort de lujo, todo incluido, con el Mar Caribe como telón de fondo. ¿Os imagináis la escena mientras, de fondo, suena alguna de las canciones románticas para bodas?

Luna de miel de aventura

Descargar adrenalina es otra buena manera de romper con la rutina y reponerse de todo el estrés que conlleva la organización de una boda. Si esta es vuestra idea de una luna de miel perfecta, un destino ideal para vosotros puede ser realizar un safari por Kenia. Os adentraréis en la selva y podréis ver y fotografiar leones, tigres, elefantes y otros muchos animales en su hábitat natural. Costa Rica es otro destino ideal para una luna de miel aventurera. Podréis bañaros en las pozas termales del volcán Arenal, poneros en la piel de un auténtico explorador recorriendo la selva en un 4x4 o cruzando los puentes colgantes que encontraréis en el bosque nuboso de Monteverde. En Costa Rica la aventura está a la orden del día.

Luna de miel cultural

Pero si buscais un término medio, puede que una luna de miel cultural sea lo mejor para vosotros. Se trata de descubrir culturas exóticas o ciudades emblemáticas y fascinantes, recorriendo desde ruinas de antiguas civilizaciones hasta modernos museos de arte, visitando monumentos emblemáticos, degustando la gastronomía típica del lugar... ¿Quién dijo que una luna de miel cultural era aburrida? Si esta idea os atrae, os recomendamos que os embarquéis en un crucero. Será, sin duda, la mejor manera de visitar diferentes ciudades y países, en poco tiempo, sin estrés y disfrutando de lo mejor de cada puerto. ¡Y podréis disfrutar de todas las comodidades y actividades que, a diario, se organizan a bordo: golf, clases de baile, románticas cenas...! La oferta es muy amplia, por lo que podréis elegir entre numerosas opciones. Entre las más frecuentes y cercanas destacamos los cruceros por el Mediterráneo y las Islas Griegas, sin dejar de lado los cruceros por los países del norte de Europa ni por el Caribe. ¡Todo un lujo para los sentidos!

Pero si lo que queréis es conocer otras culturas más exóticas, el sudeste asiático es una buena opción. Thailandia, Vietnam y Filipinas son solo algunos de los países que os esperan para descubriros toda la riqueza de sus culturas ancestrales. Y, por supuesto, no podemos olvidarnos de las milenarias China y Japón.

¿Ya sabéis qué tipo de viaje de novios será el vuestro? Recordad que podéis utilizar música tradicional del país o los países que visitaréis a la hora de escoger algunas de las canciones de boda que queréis que suenen el gran día. ¿Y qué os parece recurrir a algunas ideas originales para bodas procedentes de los destinos que tenéis en mente? Sin duda, va a ser un enlace de lo más variado y maravilloso.