Aunque existen cientos de tipos de invitaciones de boda diferentes, existe unas reglas básicas sobre la información que deben contener y el orden en el que debe aparecer dicha información.

 

¿Qué datos deben aparecer?

  • Los nombres de los contrayentes
  • Los nombres de los padres de los contrayentes
  • El lugar, la fecha y la hora de la ceremonia
  • Las direcciones y/o teléfonos de ambas familias
  • La petición de confirmación de asistencia

En la misma tarjeta o en otra adjunta se indicará el lugar y la hora del banquete.



¿En qué orden han de aparecer los datos?

El protocolo contempla diferentes colocaciones aunque la más clásica es: arriba a la izquierda, los nombres de los padres de la novia; arriba a la derecha, los nombres de los padres del novio; por debajo, centrado, el lugar, la fecha y la hora de la ceremonia; la dirección y/o teléfono de la novia, por debajo a la izquierda, y del novio por debajo a la derecha. Por último se indicará la petición de confirmación de asistencia con las siglas S.R.C. o R.S.V.P. se colocará de manera centrada en la parte inferior de la tarjeta.

 

Excepciones y variantes

Queremos ser los propios novios los que pronuncian la invitación: en algunos casos, ya sea porque la pareja ya está conviviendo o porque han estado casados previamente, o simplemente porque les aptece los novios deciden no poner los nombres de los padres en las invitaciones, de manera que solamente apareceran los suyos y a continuación el resto de datos en el orden que hemos señalado arriba.

 

La madre de uno de nosotros es viuda: en este caso, el nombre debe figurar seguido de la expresión "Vda. de (nombre y apellido del difunto)".



Padres separados o divorciados y vueltos a casar: independientemente del estado civil de los padres de los novios, si los contrayentes deciden que sean sus padres quienes pronuncien la invitación de boda, ambos deben aparecer. En este caso, figurará el nombre de soltera de la madre.

 

Uno de nosotros es huérfano: cuando uno de los contrayentes es huérfano se puede optar por prescindir de los nombres de los padres en la invitación, o indicar el nombre de los padrinos de bautismo o de las personas que se hicieron cargo de él.