Ernesto Naranjo
Pañuelo suelto Por Ernesto Naranjo
Paolo Bocchese Fotógrafo
Pañuelo ceñido Por Paolo Bocchese Fotógrafo
Handmade Moments
Pañuelo enlazado Por Handmade Moments
Bodas Naturales
Pañuelo color nude Por Bodas Naturales
Mas Falet 1682
Pañuelo color granate Por Mas Falet 1682
Dagor Organización Eventos
Pañuelo con detalles bordados Por Dagor Organización Eventos
Graficflower
Pañuelo de encaje y seda Por Graficflower
Goya Romero
Pañuelo de encaje y tul con broche decorativo Por Goya Romero
DiaD-Ibiza
Pañuelo ligado con cuerda y broche decorativo Por DiaD-Ibiza
tuDocumental
Pañuelo con alfileres Por tuDocumental
Mimusa Atelier
Pañuelo con broche pequeño Por Mimusa Atelier
Vera Fleisner
Pañuelo con broche grande Por Vera Fleisner
Paco Ortega
Pañuelo grabado Por Paco Ortega
The Light Birds
Pañuelo con camafeo familiar Por The Light Birds
Flash Olot
Pañuelo con camafeo decorativo Por Flash Olot

El rito del matrimonio está envuelto en preciosas costumbres que, en la actualidad, y a pesar de la evolución que han experimentado las bodas con el nacimiento de estilos nupciales poco convencionales, la aparición de ideas originales para bodas y la creación de nuevas formas de celebración, seguimos practicando por tradición y simbología –hablamos de tradiciones como el intercambio de alianzas, la entrega de detalles de boda a los invitados, el lanzamiento de los ramos de novia a las chicas de la celebración o el corte de la tarta nupcial, por ejemplo. No obstante, y a pesar de mantenerse presentes en la ceremonias, el paso del tiempo sí ha logrado cambiar la forma de ver y llevar a cabo estas tan románticas prácticas; si antaño su incumplimiento era un augurio de mala suerte, hoy en día se conciben como actos con un gran significado emocional que, además, logran marcar las últimas tendencias nupciales –de la misma forma que lo harían las últimas ideas de decoración para bodas, por ejemplo–. 

Que la novia lleve en su boda algo viejo y algo prestado, además de algo nuevo y algo azul, son de las costumbres más populares y seguidas con fidelidad. Ambas tradiciones tienen orígenes emocionales, pues portar algo antiguo y prestado representaba, entre otros, la felicidad matrimonial, los lazos familiares y la amistad. Pero estos significados han trascendido y, para muchas novias, se han convertido en una manera sincera, original y romántica de llevar consigo y homenajear a un ser querido en un día tan importante como el de su boda. La medalla de una abuela, el velo de novia de una madre, la joya de una hermana… El valor emocional de estos objetos es el único aliciente a tener en cuenta para portarlo y representar estas sentidas costumbres. Además, con la aparición de nuevas tendencias como las bodas vintage, que se caracterizan por incluir elementos antiguos, portar algo prestado y viejo, como marca la tradición, se ha convertido en un imprescindible para culminar con una perfecta boda al estilo.

En la actualidad, un pañuelo propiedad de la abuela o bordado por ella para adornar el tronco del ramo nupcial, se ha convertido en una tendencia muy aclamada entre las novias; se funde lo viejo con lo prestado, siguiendo la tradición y representando, a su vez, el cariño hacia una de las figuras más importantes y valoradas de la familia. 

De encaje o de tela lisa; simples o adornados con algún color, aguja, botón, broche, grabado o camafeo, por ejemplo; en distintas formas o tamaños; y significado del amor más puro. Como novias, podréis adaptar el pañuelo y la forma de llevarlo en vuestro ramo de la manera que queráis, para que además vaya en completa sintonía con vuestro estilo de boda: una tela lisa y vaporosa o enlazada de encaje suave o tul, representará a la perfección el estilo de una novia clásica, romántica o shabby; una tela ceñida y más gruesa, en encaje, punto o lisa, igual de seda, y con algún complemento, será ideal para novias boho o rústicas. Pero, sin duda, la máxima expresión de la tendencia reside en el pañuelo de la abuela ceñido al ramo y decorado con un camafeo familiar, la perfecta combinación para un ramo de novia plenamente vintage.