¿Ya habéis decidido el lugar y la fecha de vuestro enlace? Si estáis empezando con los preparativos seguramente tendréis en mente el estilo de las invitaciones de boda y de otras partidas de la gran cita nupcial, como los detalles de boda con los que sorprender a familiares y amigos. Y si estáis pensando en posibles opciones para la luna de miel, os recordamos que existen restricciones a la hora de viajar a determinados países debido al coronavirus. Sin embargo, hay un destino cercano y muy romántico que os hará sentir como en un cuento de hadas. Sí, hablamos de Salzburgo, en Austria. Allí os esperan paisajes de ensueño y, a orillas del río Salzach, una ciudad encantadora en la que pasaréis momentos increíbles. No os perdáis nuestras 10 propuestas... ¡y disfrutad de un viaje de novios único!

1. Pasear por el DomQuartier

Perdeos por el DomQuartier (barrio de la catedral), el corazón del casco histórico de la ciudad, con su precioso entramado de callejuelas, jardines secretos, fuentes barrocas, placitas medievales, iglesias de aire italiano… Os seducirá especialmente la majestuosa Residenzplatz –una plaza con palacios y una gran fuente de mármol–, la catedral, la Alte Residenz, el monasterio de San Pedro y la iglesia franciscana. También vale la pena que descubráis los patios interiores a los que llegaréis atravesando estrechos pasadizos. Acercaos asimismo al museo Panorama, que muestra la gran pintura que Johann Michael Sattler dedicó a la ciudad, y al teatro de marionetas con sus espectáculos únicos. ¿Más cosas? Pasear por los puentes de Salzburgo al atardecer es maravilloso.

2. Viajar al centro de la Tierra

¿Puede haber mejor experiencia que bajar a las minas de sal de Salzburgo y a sus laberintos subterráneos para recorrer sus túneles y galerías vestidos con trajes de mineros? Abajo, en el corazón de la montaña, os moveréis con un tren de vagonetas y durante el recorrido tendréis la oportunidad de lanzaros por toboganes y pasear por un lago salado en una balsa. Una propuesta de lo más interesante y emocionante, ¿no os parece?

3. Perderse por la Getreidegasse y el Alter Markt

En el centro histórico de Salzburgo hay una calle imprescindible, la Getreidegasse, y no solo porque allí se encuentra la casa natal de Mozart. Es el corazón de la ciudad, donde os esperan encantadoras tiendas y establecimientos, como la antigua farmacia arzobispal de la plaza Alter Markt, la panadería del convento de San Pedro, la mítica pastelería Fürst –donde se elaboran los originales bombones Mozart– o el típico café Tomaselli. Y si os queda tiempo acercaros al Alter Markt o viejo mercado, a la abadía de Nonnberg –el convento de María, en Sonrisas y lágrimas– y a la Kollegienkirche, una de las iglesias barrocas más bonitas de Austria.

4. Saborear una cerveza en una Bräustüberl o Biergarten

Si queréis participar en alguna actividad diferente en Salzburgo, visitad la fábrica de cervezas Stiegl, fundada en el siglo XV. Allí podréis ver todo el proceso de elaboración de esta refrescante bebida. Un tour que termina con una cata y donde podréis disfrutar de un gran ambiente en su Bräustüberl (taberna) o en su Biergarten (cervecería al aire libre). 

5. Disfrutar de una cena romántica y de un concierto de Mozart

En la fortaleza Hohensalzburg y en uno de sus lujosos salones pasaréis una velada inolvidable disfrutando de una cena de ensueño acompañada de un concierto de Mozart. Una experiencia irrepetible que seguro os recordará al día de vuestra boda. Desde este gran castillo que preside Salzburgo también podréis contemplar fantásticas vistas panorámicas del entorno. ¡Puro romanticismo!

6. Subir al monte Untersberg en teleférico

La excursión al monte Untersberg es preciosa si cogéis el teleférico Untersbergbahn. Un alucinante recorrido de unos 10 minutos de duración en los que se salva una altura de 1.320 metros. Una vez en la cima os sorprenderán las magníficas vistas de toda la región, incluido el valle de Berchtesgaden (Alemania). Si os apetece, también se pueden hacer rutas de senderismo. Para llegar al teleférico desde Salzburgo está el autobús nº 25, que os llevará hasta Grödig Untersbergbahn.

7. Pasear juntos por Mirabell y Hellbrunn

Otra de las visitas obligadas en Salzburgo es el palacio Mirabell, con sus bellísimos jardines, con la catedral y el castillo como telón de fondo. Sus fuentes, su jardín de rosas, la sala de mármol, las escaleras de los Ángeles… No os perdáis una velada única en su sala barroca escuchando un concierto de música de cámara. Y si queréis pasar un rato de auténtica diversión, visitad el palacio renacentista de Hellbrunn, con jardines salpicados de fuentes y divertidos "chorros del agua", que aparecen por sorpresa en cualquier lugar inesperado.

8. Subir en cremallera a la cima de Schafberg

La montaña Schafberg y el lago Wolfgangsee, en la región del Salzkammergut, a unos 20 minutos de Salzburgo, os esperan con paisajes idílicos. No os perdáis el SchafbergBahn, el tren cremallera de vapor más empinado de Austria, que hace un recorrido de casi 6 kilómetros desde St. Wolfgang hasta la cima de Schafberg. Una experiencia inolvidable que supera un desnivel de 1.190 metros en tan solo 35 minutos. Durante el trayecto disfrutaréis de unas vistas estupendas.

9. Conocer la región de Salzburgo

Salzburgo está rodeado de un entorno natural excepcional. Así que vale la pena acercarse a las cuevas Eisriesenwelt Werfen, que crean un espectacular palacio de hielo subterráneo en los macizos de Tennen, cerca de Werfen, y a la fortaleza Festung Hohenwerfen. Y no dejéis de ver el museo al aire libre de Großgmain, que reconstruye fielmente las bellísimas granjas históricas de la región. ¡Un viaje en el tiempo que os encantará! ¿Más cosas? Viajad hasta Bad Gastein, con sus villas de estilo belle époque y una espectacular cascada que discurre entre las casas y que podréis contemplar de cerca paseando por un caminito paralelo a los saltos de agua.

10. Navegar por el lago Wolfgangsee

El lago Wolfgangsee es uno de los más románticos del centro de Europa, con sus aguas cristalinas y turquesas, y todos sus pueblecitos de cuentos de hadas. Pasaréis un día maravilloso si hacéis un recorrido en barco contemplando desde la cubierta sus idílicas poblaciones, como St. Wolfgang, St. Gilgen y Strobl. Un pequeño viaje de gran belleza. ¡No os lo perdáis!

¿Enamorados de todas las posibilidades de esta mágica ciudad? Ahora que ya sabéis cuál será el destino de vuestra luna de miel vale la pena ultimar otros preparativos del enlace, como las canciones de boda que sonarán en la ceremonia o decidir qué tipo de ideas originales para bodas son las que mejor se adaptan a vuestro estilo. ¡Ya falta poco para que vuestro sueño se haga realidad!