Aunque aún estéis inmersos en todos los preparativos del gran día, como escoger las invitaciones de boda con las que comunicar la buena noticia a vuestros seres queridos, decidir qué detalles de boda resultarán más prácticos para todos ellos o elegir las mejores ideas originales para bodas, seguro que no podéis evitar soñar con el gran día ni con el fantástico viaje de novios que disfrutaréis poco después. Y, bien sea porque el coronavirus limita mucho los desplazamientos, porque no queréis ir demasiado lejos o, simplemente, porque Portugal es un país que os enamora, Oporto es una excelente opción. Y es que esta ciudad costera situada en el noroeste del país vecino no solo esconde bellos paisajes y rincones llenos de encanto, sino que también ofrece planes de los más románticos para las parejas de enamorados. ¿Os seduce el destino? ¡Tomad nota de todas las propuestas que no podéis perderos!

Un destino apasionado... y lleno de posibilidades

Oporto, abierta al río Duero y al océano Atlántico y envuelta de una luz mágica, lo tiene todo para seduciros durante vuestra luna de miel. Recorred cogidos de la mano su barrio más antiguo, Sé, en el que se encuentra la catedral del siglo XII y desde el que disfrutaréis de maravillosas vistas de la ciudad. También podréis contemplar un paisaje increíble desde el monasterio da Serra do Pilar y desde lo alto de la Torre de los Clérigos, situada en el centro histórico de Oporto. Muy cerca se encuentra otro de los puntos de visita obligados: la librería Lello e Irmão. Considerada como una de las más bellas de Europa, su preciosa escalera de madera situada en el centro del establecimiento no os dejará indiferentes. Asimismo, a menos de 500 metros de distancia podréis contemplar la estación de San Bento, otro lugar imprescindible con sus paredes cubiertas por más de 20.000 azulejos blancos y azules que muestran diferentes momentos de la historia del país.

El famoso barrio de la Ribeira y Vilanova de Gaia

En la orilla del Duero descubriréis este increíble barrio, sin duda el más romántico de Oporto. Declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO, el barrio de la Ribeira es muy popular por las bonitas fachadas de colores de los edificios y por la amplia oferta de bares y restaurantes en los que degustar algunos de los sabrosos platos de la gastronomía de la ciudad, como el bacalao o la francesinha –un contundente sándwich–, que es el plato estrella de Oporto. Enfrente se encuentra Vila Nova de Gaia, ciudad vecina conocida por sus bodegas de vino. Realizad una visita a cualquiera de ellas –Porto Sandeman, Graham's Port Lodge, Offley y Ferreira son algunas de las más conocidas– y finalizad con una degustación de sus maravillosos vinos.

Un minicrucero por los 6 puentes

Otro de los imprescindibles en Oporto es descubrir su río. El Duero os espera con sus rabelos, las tradicionales embarcaciones en las que antiguamente se transportaban los barriles de vino, para descubrir los 6 puentes de esta maravillosa ciudad: desde el de Arrábida, el más largo, junto a la desembocadura del río, hasta el puente de Freixo, en el extremo este de Oporto, pasando por el del Infante Don Enrique, el de María Pía, el de Sao Joao y el de Don Luis I, el más espectacular y conocido de la ciudad. Si lo deseáis, también lo podréis cruzar a pie, disfrutando de unas espectaculares vistas desde lo alto.

Paseo en tranvía

Por otro lado, no dejéis de subiros a algún tranvía antiguo que, con su suave traqueteo, os transportará a lugares llenos de encanto. Son aconsejables el número 22 (Linha da Baixa), que recorre las avenidas más emblemáticas de Oporto, y el número 1, un tranvía centenario que os llevará en un trayecto entrañable hasta orillas del mismo océano Atlántico. ¡El paseo merece la pena!

Agradables paseos en el jardín del Palacio de Cristal

En la parte alta de Oporto se esconden los jardines del Palacio de Cristal, con magníficas vistas de la desembocadura del río Duero en el océano Atlántico. Uno de los espacios verdes más agradables de la ciudad, perfecto para rodearos de naturaleza y descubrir sus diferentes zonas temáticas, como el jardín de las plantas aromáticas, el de las plantas medicinales y el de los Sentimientos, entre otros. ¡Una experiencia inolvidable en cualquier caso!

¿Más cosas?

Disfrutad de un tour nocturno para ver la ciudad iluminada o tomaos algo contemplando una bonita puesta de sol en la pintoresca terraza del Wine Quay Bar. Recorred también el Mercado do Bolhao, de varias plantas, que os asombrará con todo su encanto de esencia antigua. Y no os perdáis el Barrio do Barredo, lleno de calles estrechas y escaleras, ni la Rúa Santa Catarina, una de las más populares de Oporto por las numerosas tiendas que alberga. Por último, no dejéis de visitar el Palacio de la Bolsa, considerado Monumento Nacional, ni la iglesia de San Francisco, de estilo barroco.

Como habéis podido comprobar, Oporto es un destino ideal para disfrutar de esa luna de miel tan especial que siempre habéis imaginado. ¡En ella podréis vivir la cita más romántica a orillas del Duero! Si al final os decidís por esta ciudad, empezad ya a consultar todas las opciones que os ofrece mientras vais ultimando otros temas, como la elección de las canciones de boda con las que esperáis llenar de intensidad los diferentes momentos especiales del gran día o la de las variedades florales que darán forma al boutonnière o prendido que el protagonista masculino de la jornada lucirá en su traje de novio. ¡El gran día se acerca!