La belleza que mostrará la novia en su boda, se convertirá en una verdadera obra de arte para el fotógrafo, quién hará de su rostro un imprescindible que fotografiar y conservar en el álbum nupcial. Más allá de todas aquellas imágenes que capten su vestido, sus preciosos zapatos de novia, los brillante acabados de su maquillaje, su importante acompañante floral –hablamos de los imprescindibles ramos de novia– o su preciosa cabellera –siempre envuelta en magníficos peinados naturales–, una de las capturas que deberá convertirse en un recuerdo nítido será aquella que refleje el rostro de la novia bañado en sonrisas y lágrimas de ilusión. En diferentes momentos de la ceremonia, del banquete y de la fiesta postboda –sobre todo aquel en el que ambos enamorados bailan al son de románticas canciones para bodas su primer baile como marido y mujer–, será difícil para los novios no sucumbir ante las emociones en uno de los días más importantes de sus vidas. La novia, que inevitablemente se convertirá en la protagonista y la figura más angelical del enlace, mostrará su belleza incluso en los momentos de mayor intensidad; su semblante emocionado y su rostro empapado en lágrimas, harán que su figura gane una relevancia todavía más excepcional, si cabe. 

El perfecto reflejo que te devolverá el espejo vestida ya con uno de esos preciosos vestidos de novia con escote ilusión; los sentimientos que nacerán en tu estómago y en tu corazón gracias a las sinceras palabras del padrino; el reencuentro con tu familia; la entrada con tu preciosa corte –una increíble mujer vestida con el mejor de los vestidos de madrina, esas damas de honor únicas y los pequeños pajes–; el primer instante con tu futuro marido, quien espera impaciente en el altar; el "sí, quiero", seguido de un beso de película; los pétalos de rosa cayendo sobre ambos; la inolvidable bienvenida de vuestros invitados en la entrada del banquete; cada palabra, gesto y sentimiento compartido con las personas a quienes dedicasteis esos textos románticos para invitaciones de boda meses atrás, las más importantes en vuestras vidas; el primer baile como marido y mujer con esas canciones románticas para bodas que se convertirán en vuestra especial banda sonora... Estos, y un sinfín más de momentos inolvidables, harán que brote en el interior de la novia un sentimiento tan único, que las palabras deberán dejar paso a sonrisas y lágrimas, la forma más sincera de explicar y agradecer esas sensaciones únicas. 

Y aunque ellos –vestidos ya con esos impecables trajes de novio– también formarán parte de este sentimiento compartido, tan íntimo y personal, y sus lágrimas eclipsarán, así como las de ella, cada emotivo instante del gran día, hoy os mostramos las cuarenta fotografías más especiales de una novia emocionada: vistiéndose, reencontrándose con sus familiares, en el altar, durante el banquete, en la entrega de los detalles de boda, en el lanzamiento del ramo o en ese primer baile... Os mostramos las emociones de ella en un recuerdo imborrable que fue grabado en el tiempo. Todo ello gracias a unas imágenes que lograron eclipsar un instante tan precioso como único e inolvidable para cualquier novia.