El primer año como marido y mujer es muy especial porque todo sabe a principio. Hoy es el día de los enamorados, 14 de febrero, la fecha perfecta para consagrar una nueva tradición privada o repetir un plan solo vuestro. Podéis rescatar alguna de las ideas originales para bodas que elegísteis para vuestro gran día y reproducirla: bailar en el salón con una copa de champán vuestras canciones para bodas preferidas, u optar por un detalle especial, como una réplica del ramo de novia con flores frescas. No os perdáis nuestras propuestas para celebrar uno de los días más románticos y especiales del año.

Repetir un plan anterior que sea especial

  • Vuestra primera cita. ¿No sería estupendo repetir ese día una vez al año? Vestidos con ropa iguales o parecidas, frecuentar los mismos locales, realizar las mismas actividades e, incluso, recrear vuestra primera cita si os apetece pasarlo bien interpretando. Iréis viendo como cambiáis con el paso de los años, como la convivencia os robustece y como madura vuestra relación. Lo importante es que no perdáis la magia del principio.
  • Vuestra boda. No hablamos de volver a celebrarla, por supuesto, pero sí de recrear algún detalle que para vosotros sea representativo. Podéis, por ejemplo, aumentar cada año las instantáneas juntos y las canciones para vídeos de boda, y reproducirlas en casa comiendo palomitas. O bien comprar un pastel similar al de vuestro gran día y los mismos dulces que escogisteis para vuestras ideas para candy bar, y brindar con un buen champán. Intentad recordar las ideas divertidas para bodas que tanto gustaron a familiares y amigos, y readaptad la que más os guste.
  • Vuestra luna de miel. Aunque os encantaría volver de nuevo al mismo lugar, no siempre es posible y, de hecho, no es necesario. Una buena opción puede ser repetir una actividad de la luna de miel que os apasionara: volar en helicóptero, practicar submarinismo... También es una buena idea buscar un restaurante que ofrezca la gastronomía propia del lugar de vuestro viaje de novios, por ejemplo. Lo importante es que rememoréis aquellos primeros días juntos como matrimonio.

Instaurar una tradición nueva

  • Un pequeño ritual privado. Algo que sea solo vuestro, una de esas actividades que compartís y con las que os deleitáis, que nadie más entiende ni disfruta. Puede que estas pasiones compartidas sirvieran incluso para inspirar vuestras ideas de decoración para bodas. Una partida de ajedrez con vino tinto al calor de la chimenea, un baño de burbujas, un baile con las canciones románticas para bodas que elegisteis para el día B porque representan vuestra relación, un maratón de películas de una saga que os encante, un masaje con aceites aromáticos... Es lo más fácil de hacer, lo más barato, y mantendrá la llama encendida siempre.
  • Una escapada. Cada San Valentín, un lugar nuevo por descubrir, ya sea de montaña, ciudad, campo o mar. Pueden ser otros países o bien un pequeño viaje a través de la geografía española. La idea es renovar la relación con visiones distintas, proyectaros en otros sitios y descubriros en esos ambientes diferentes. Descubrir cosas y lugares nuevos juntos os resultará muy gratificante e inspirador.
  • Un capricho. Algo que normalmente no hagáis, por pereza o por economía. Aprovechad San Valentín para dejar volar la imaginación y elevad un poco el límite que os ponéis a la hora de elegir planes o de invertir en bienestar. Un banquete, una sesión de spa para quedaros como nuevos, una actividad que siempre hayáis querido hacer... Que vuestro San Valentín sea el día de soñar.

La magia no se acabó cuando os quitasteis el vestido de novia, en el caso de ella, ni cuando él se desprendió de su traje de novio. Al contrario, acababa de comenzar. Es vuestra tarea no olvidaros de mantenerla viva, especialmente en fechas tan especiales para todos los enamorados del mundo.