Organizar una boda implica tener en cuenta muchos aspectos y decidir no menos cosas. ¿Cuáles? El vestido de novia, la decoración de la ceremonia, las invitaciones de boda, el menú nupcial o las ideas originales para bodas, entre otras muchas. Asimismo, hay que pensar en la luna de miel. ¿Por qué no pasarla a bordo de un crucero por el Mediterráneo? Recordad que es un mar mágico, lleno de destinos increíbles y que os brinda mil y una oportunidades para realizar un viaje de novios inolvidable. Uno de los recorridos más románticos parte de Venecia (Italia) y recorre lugares tan maravillosos como Dubrovnik (en Croacia) y Atenas (Grecia), para finalizar en la misteriosa Estambul (Turquía). Os explicamos todos los secretos de este fantástico viaje que (seguro) os enamorará. ¿Tenéis las maletas a punto? ¡El barco está a punto de zarpar!

Inicio: Venecia

El punto de partida es Venecia. Descubrid todos los rincones de esta ciudad maravillosa, cuyo centro histórico ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Pasead por algunos de los cuatro puentes del Gran Canal, fotografiaros en la conocida Plaza de San Marcos frente al gran palacio ducal, acercaos a la iglesia de Santa María della Salute y al monumento a Colleoni, subid a un vaporetto para conocer la isla de Murano o descubrid juntos los sestieres (barrios) de San Polo y Santa Croce. Y, por supuesto, perderos por su entramado de calles, retrataros junto al puente de Rialto y a los mercados callejeros... ¡y no dudéis en dar un paseo en góndola! Romanticismo en estado puro.

Rumbo a la preciosa Dubrovnik

Planes con duendePlanes con duende

Se trata de uno de las destinos más románticos y conocidos de Croacia. Situada al sur del país, Dubrovnik, la antigua Ragusa, os permitirá disfrutar de sus increíbles playas y de su encanto medieval con su impresionante muralla de 16 torres que os trasladará, por arte de magia, a otra época. Acceded a ella cerca de la iglesia St Spasa. Disfrutaréis de inolvidables vistas con sus casitas blancas rodeadas del intenso azul del mar. También vale la pena subirse en el Cable Car o teleférico y acercarse hasta la zona aristocrática repleta de palacios, cerca de la iglesia de San Blas. Y no os podéis ir sin contemplar una de las puestas de sol más increíbles que habréis visto nunca. ¡Os enamoraréis de nuevo!

Siguiente parada: Atenas

El Pireo, uno de los puertos más importantes del Mediterráneo, os recibirá con los brazos abiertos. Os cautivará por su ambiente cosmopolita y animado. Pero Atenas tiene muchas más cosas por descubrir. Llegaos a la cima del monte Licabeto con el funicular para disfrutar de las mejores vistas sobre la capital griega. ¿Más cosas? Imprescindible ver la majestuosa Acrópolis que domina la ciudad, el bullicioso barrio de Monastiraki o recorrer la calle Ermou y el centro comercial Plaka, un paraíso para los amantes del shopping y de los lugares llenos de magia, en los que perderse. Asimismo, la variada oferta de ocio que ofrece esta ciudad os permitirá disfrutar de fantásticos restaurantes y de salas de música a la última. ¡Lo tiene todo!

Y por último, la mágica Estambul

Elexa VoyagesElexa Voyages

Con un front row o perfil maravilloso, con sus espectaculares cúpulas y minaretes que se abren al Bósforo, Estambul es una de las ciudades más enigmáticas del mundo. Inmensa, cuando paseéis por sus calles estaréis pisando sin daros cuenta dos continentes a la vez: Europa y Asia. Son de visita obligada sus mezquitas, la basílica de Santa Sofía, la mezquita azul, el gran bazar, el palacio Topkapi y la plaza Taksim. Y por supuesto, ya que estáis ahí, tomad un ferri y dad un paseo por el Bósforo. Ideal para enamorarse de nuevo, la ciudad os descubrirá también unas mágicas puestas de sol sobre el mar de Mármara. Sus calles llenas de historia y los exóticos aromas que la inundan os asegurarán un viaje de novios memorable. ¡Y único!

Una propuesta fantástica, ¿verdad? Todo queda relativamente cerca de casa y además pasaréis una luna de miel romántica y de lo más variada. Y mientras llega el momento de hacer las maletas, dedicad un tiempo a repasar qué detalles de boda resultarán más prácticos para vuestros invitados o qué maravillosas canciones de bodas deben sonar a lo largo del gran día. ¡Ya falta menos!