Te has imaginado una y otra vez tu vestido de novia, espectacularmente blanco, pero ahora te preocupa que ese día coincida con la regla. Aunque es aconsejable que visites a tu ginecólogo para encontrar el mejor sistema que te ayude a evitar la regla el día de tu boda, vamos a darte algunas pistas de lo que debes hacer para evitar esta situación.

Habéis decidido casaros y falta fijar la fecha y ya estás pensando “que la regla no me complique ese día”. Falta todavía más de un año, pero desde el primer instante te ha preocupado que ese día tan maravilloso coincida con tu período menstrual. Todas sabemos que lo peor que nos puede ocurrir es que tengamos la menstruación un día que tenemos una reunión de trabajo, un evento especial o el inicio de las vacaciones… No todas los vivimos de la misma manera, pero las que padecemos dismenorreas, se nos hincha la barriga y nos sentimos fatal, nos preocupa que la regla coincida con la fecha de la boda. No te preocupes, vamos a orientarte y darte algunos consejos para resolver esta incómoda situación.

Si tienes una regla regular, seguramente podrás ajustar el calendario para que el día de tu boda no coincida con el período menstrual, pero ten en cuenta que los nervios o el estrés pueden provocar algún cambio no habitual en tu período regular.

Lo más fiable y seguro es que, de acuerdo con un médico ginecólogo utilices pastillas anticonceptivas como inhibidor de la regla. Si ya tomas “la píldora” sabrás que se toma durante 20 días y para que baje la regla se deja tomar el día 21. En el caso de que quieras que se retrase, es cuestión de seguir tomándola, de forma que el nivel de progesterona de tu cuerpo se mantenga elevado. También puedes adelantar el período, tomando menos días la píldora, y dejar de tomarla para que se produzca el descenso de nivel de hormonas y un par de de días después se produzca la menstruación.

Es importante que te planifiques, que marques en un calendario la fecha escogida de tu boda, y la fecha aproximada de tu regla el mes de la boda y los dos anteriores al evento. Has de decidir si quieres adelantarla o bien retrasarla. Como ya sabes, lo habitual es un período cada 28 días; la duración puede variar entre 3/5 y 7 días.

No es aconsejable realizar cambios “antinaturales” del ciclo menstrual sin la ayuda de un médico especialista, ni tampoco realizarlo de forma sistemática. Lo primero es visitar al ginecólogo y establecer con el profesional el mejor método según tu propia salud.

Si utilizas como método anticonceptivo, el anillo vaginal, puedes colocarte uno después de las tres semanas, es decir, no hacer descanso y postergarlo a otras tres semanas. Ocurrirá lo mismo que si sigues tomando la píldora, que los altos niveles de hormonas te impedirán ovular y por lo tanto no tendrás menstruación. Cualquiera de estos métodos puede provocar una alteración hormonal, por eso es muy importante que cualquier tratamiento se haga bajo la supervisión médica.

La Dra Mirtha Zuñet, ginecóloga principal de Clínica Sants, nos comenta que “existen otros métodos anticonceptivos que provocan amenorreas, es decir, ausencia de sangrado menstrual durante su uso, como es por ejemplo, el anticonceptivo inyectable depo-progevera, que se administra cada 3 meses y, en la mayoría de los casos, causa ausencia de ciclo menstrual. Estas inyecciones deben ser administradas por profesionales sanitarios y siempre bajo prescripción médica y previa visita al ginecólogo, ya que existen ciertas contraindicaciones que se han de tener en cuenta. Este método se debe comenzar a usar un mes antes del evento, ya sea una boda o cualquier otro acontecimiento en el que no desees tener sangrado menstrual”, prosigue la doctora Zuñet.

Si no usas habitualmente anticonceptivos hormonales, planifica tu visita al ginecólogo para establecer el mejor sistema para tu caso. Es mucho mejor planificarlo con un calendario, dado que a veces el uso de anticonceptivos provoca sangrados entre reglas.

Las creencias populares cuentan que existen sistemas naturales para retrasar o adelantar la regla, como tomarse dos limones exprimidos diarios, infusiones de canela, artemisa, jengibre o perejil fresco (hervirlo durante ½ hora en una olla tapada). Estas infusiones se toman 3 veces al día durante dos semanas antes de la fecha que prevés que tendrás la regla. No puedes añadir edulcorantes a la infusión, ni dejarla preparada para la siguiente toma, porque si lo haces perderá efectividad. El problema es que no se puede calcular con exactitud cuánto se adelantará; se calcula que puede adelantarse una semana más o menos. Son sistemas que, aunque no son perjudiciales, no pueden garantizar la ausencia del sangrado mensual.