Como habréis comprobado durante la organización del día B, las opciones en todo lo que tiene que ver con el mundo nupcial son prácticamente infinitas. Por ejemplo, a la hora de desarrollar ideas originales para bodas encontraréis posibilidades que se ajustan indistintamente a cada todo tipo de enlaces, veréis que los diseños y los materiales se multiplican al hablar de las invitaciones de boda y comprobaréis que en la búsqueda de los más prácticos detalles de boda no os faltarán modelos. Lo mismo os pasará al pensar en el postre del banquete nupcial, en los sabores de la tarta de boda o en las deliciosas tentaciones que compondrán la mesa de dulces. ¿Sabíais que el cheesecake puede ser una excelente y apetitosa opción en todos los casos? Caed rendidos a sus posibilidades en vuestro "sí, quiero" y... ¡tendréis el éxito asegurado!

Un postre popular

Seguro que asociáis automáticamente el cheesecake con la Gran Manzana. Y no es de extrañar, pues Nueva York lleva patrocinando recetas propias de cada cafetería que se precie desde el pasado siglo XX. Por eso, si tenéis ideas de decoración para bodas ambientadas en la capital del mundo moderno, un buen cheesecake no puede faltar, ya que fue allí donde se añadió el queso a la receta en el siglo XIX. Sin embargo, la receta original proviene de la Antigua Grecia. ¿Sabíais que era un alimento que se ofrecía a los antiguos atletas de los Juegos Olímpicos en el siglo VIII?

Curiosidades aparte, está claro que la tarta de queso es una de las más demandadas en la actualidad, que gusta prácticamente a todo el mundo y que hará la boca agua a quienes recibieron vuestras invitaciones de boda 2020 en cuanto sepan que podrán disfrutar de su delicioso sabor en vuestro paso por el altar. ¿Queréis saber más cosas acerca de ella antes de acabaros de decidir?

Ingredientes base

En realidad, el cheesecake varía muchísimo según el lugar donde se prepare y los gustos de cada persona. ¡Y es que sus opciones de sabor también son de lo más variadas! Sin embargo, estos son los ingredientes base.

La base

La base tradicional recomendada es la que se elabora con galleta triturada mezclada con mantequilla derretida. Esta base arenosa solidificada es la encargada de dar un punto dulce y crujiente a la tarta de queso. Sin embargo, hay quien la prefiere con base de bizcocho, hojaldre o, incluso, masa quebrada.

El relleno

Obviamente, lo imprescindible para ser considerada una "tarta de queso" es... ¡el queso! También en este caso las opciones suelen ser diversas, aunque el elegido acostumbra a ser el famoso queso crema por su sabor neutro. Sin embargo, también se emplea mascarpone, muy popular en Italia. Además, en las tartas preparadas en frío se necesita gelatina o cuajada, mientras que en las horneadas no puede faltar el huevo. Por otro lado, hay quien prefiere añadir también distintos tipos de queso, como brie, Camembert, manchego, azul, cabra...

La cubierta

Para terminar, y aunque el cheesecake admite numerosos toppings, el recubrimiento por antonomasia es la mermelada o el coulis: de frutos rojos, de fresa o frambuesa, de arándanos…

Variedades de sabores

Como veis, hay tantas opciones al hablar de tartas de queso como posibilidades en lo que respecta a las ideas divertidas para bodas. Pero no solo eso. Y es que también encontraréis otros sabores: tarta de queso y calabaza con caramelo, cheesecake de mango o tarta con un toque de limón y sin base. ¿Más delicias? ¿Qué os parece el cheesecake marmoleado, mezcla de vainilla y de chocolate? También puede ser con naranja y ricota, con chocolate y nueces, con frambuesa y limón… Y entre los toppings se pueden añadir toffees, chocolate, frutas variadas, frutos secos, láminas de queso y un largo etcétera.

Presentaciones

Más allá de la clásica porción de tarta triangular, podréis escoger presentaciones cuadradas o muy estrechas y alargadas, por ejemplo. ¿Más ideas? Decantaos por mini cheesecake individuales o bien por tartas de queso con forma de cupcake, helado o cake pop. Del mismo modo, podréis servir esta deliciosa tarta en unos platos a juego con el resto de la vajilla, en copas o en vasitos. Y si es vuestra elección como tarta de boda, incluso podréis apostar por ella en forma de tarta colgante. Está claro que la lista de posibilidades es tan amplia como la de ramos de novia naturales, por lo que no tendréis problema en dar con la mejor opción para vuestra soñada cita nupcial.

Momentos del día B

Lo más habitual es que apostéis por la tarta de queso como postre del banquete, como pastel de boda, como parte indispensable de la mesa de dulces o ideas para el candy bar y durante la recena. Lo ideal en los dos últimos casos es optar por las presentaciones individuales, lo que resultará muy cómodo para que cada invitado pueda coger libremente su porción y degustarla de pie.

¡Ya veis que el mundo del cheesecake está lleno de posibilidades! Nosotros os recomendamos que no os quedéis en la teoría y paséis a la práctica. Seguro que después de saborear una buena ración de esta tarta, los invitados lucen sus vestidos de fiesta con mucha más alegría al ritmo de las canciones de boda en la pista de baile. ¡Y es que ninguno de los presentes se podrá resistir a ella!