Las bodas ibicencas tienen ese aire soft y ese toque especial que tanto gusta a las novias. En lo que al look de novia se refiere, los vestidos de novia serán de estilo relajado, los zapatos de novia diferentes y los peinados naturales. Pero también la decoración, los detalles de boda y el resto de aspectos deberá coger ambiente ibicenco. Si sois unos enamorados del mar, de la playa y de un estilo tan soft, apuntad todos estos detalles de inspiración para vuestra boda ibicenca. ¡Coged ideas!

Inspirado en el espíritu hippie de los años 60 que invadía la isla pitiusa, las bodas ibicencas destacan por su sencillez, su informalidad y su color: el blanco. Un estilo de boda que, pese a que muchos novios deciden celebrar en cualquier lugar abierto, la playa siempre será el escenario perfecto.

El look de los novios

Vestid los dos de blanco, de tejidos ligeros y de estética relajada. El novio con una camisa y un pantalón de lino, la novia con un vestido liso de algodón o lino, troquelado o confeccionado en crochet y con puntillas. Como complemento para resguardarse de la brisa marina, una chaqueta o foulard de ganchillo será ideal.

Las novias ibicencas son novias con personalidad, que no sueñan con una boda clásica, ellas sueñan con la naturalidad del momento. Sus looks suelen ser informales y bohemios, pero no por ello todas deben renunciar al velo. Apuesta por un velo de red y colícalo a modo pirata para adaptarlo al estilo ibicenco.

Si el estilo del novio también tiene aires bohemios, un elegante sombrero de rafia será la clave de su look y le protegerá del sol durante la ceremonia.

Las cuñas son el calzado triunfador de las novias que no quieren renunciar a ganar altura en las bodas en la playa. Hay miles de estilos de zapatos de cuña pero, sin duda, lo más adecuados son los blancos de ganchillo, en total sintonía con el resto del look de novia.

Si os gusta sentir la fina arena en vuestros pies al dar el sí quiero, hacedlo descalzos. Podéis llegar hasta el lugar de la celebración en alpargatas pero entrar al altar con los pies al descubierto. Pero si tus pies te parecen demasiado desnudos, ponte una joya de ganchillo anudada en los pies para adornarlos.

¿Y por qué no llevar un ramo marino? Recoge o compra estrellas de mar, conchas, pechinas, caracolas y todo tipo de elementos marinos, llévalo a tu floristería de confianza y que confeccione el ramo más original que tus invitados hayan visto nunca. Aunque si te apetece llevar flores, 3 sencillas rosas rosas atadas con un cordel dan el toque de romanticismo.

El look de los invitados

Sabéis que todos vuestros invitados están emocionados con la idea de que vuestra boda sea de estilo ibicenco. Pocas ocasiones tendrán de asistir a una boda con tanto estilo y tan original. El protocolo de las bodas ibicencas dice que los invitados deben vestir de blanco, y os aseguramos que ellos estarán deseando que impongáis ese dress code para vivir una boda distina frente al mar.

La decoración

Con el mar como testigo, ¿quién necesita decoración recargada? Estudiad bien el entorno que habéis seleccionado y valorad cuál es la decoración adecuada. Quizás algo minimalista, sin ornamentación y solo con el mobiliario conseguís el efecto deseado, como con unas sencillas sillas de tijera, una mesa decapada como altar y unos taburetes con asientos tapizados en tonos arena.

Si queréis un altar romántico que no rompa la estética del entorno, cubrid el arco con una sencilla capa de tul, en contraste con el verde intenso de unas hojas, y añadid flores en diferentes tamaños totalmente blancas para un estilo más soft o introducid una nota de color intenso en tonos azules, lilas, rosas...

La rafia es un material muy de moda en la decoración de bodas, y estos corazones tan románticos para colgar del arco del altar junto con unas hojas verdes serán suficiente para dar ese toque especial. Utilizadlos de varios tamaños para decorar diferentes rincones o espacios de la boda, como las sillas de los invitados, el coche de los novios, el seating plan o el libro de firmas.

Si queréis mimetizar con el entorno hasta el mínimo detalle ¿por qué no utilizar unas sillas para los novios inspiradas en las que utilizan los socorristas en sus casetas de vigilancia? Si no sabes cómo decorarlas, ata cintas al respaldo y deja que vuelen ayudadas por la brisa del mar.

Como en toda ceremonia, la decoración de las sillas de los invitados servirá para aportar uniformidad visual además de decorar el pasillo al altar. En bodas en la playa no hay duda, las estrellas de mar son el elemento indispensable para decorarlas. Basta con anudarlas con una cinta de rafia a la silla. Tanto la estrella como la cinta no tienen por qué ser de color blanco; jugad con los colores de la boda en los elementos decorativos.

Decorad el espacio o el camino al altar con farolillos de metal envejecido o decapados en blanco. El efecto desgastado aportará personalidad a la decoración. Encended las velas del interior durante todo el día aunque no sea necesario ya que al anochecer la llama iluminará el ambiente lentamente y lo llenará de romanticismo.

Si no quieres renunciar al estilo vintage, haz un mix de estilos y decorad con cajas de fruta, maderas, botellas de cristal y plantas silvestres.

Otro de los obligados en bodas ibicencas son las velas de cera blanca en todos los tamaños, las pequeñas servirán para decorar las mesas, las grandes para el lugar de la ceremonia.

Los carteles de madera servirán para indicar en qué espacio se celebra cada parte de la boda y ayudará a tus invitados a localizarlos rápidamente. Clavad uno múltiple en la arena o colocadlos diseminados por el espacio de la boda para indicar la ceremonia, el banquete, los aseos...

La ceremonia

Una boda civil en la playa es la idónea para realizar la ceremonia de la arena. Una romántica idea de gran significado en la que podéis utilizar la propia arena sobre la que os habéis convertido en marido y mujer.

Si el mar es el testigo, ¿cómo no va a tener presencia en el momento más importante de la ceremonia? Anotad esta original idea de utilizar una gran concha marina como portalianzas.

Si el arroz y los pétalos de rosa os parecen elementos que no encajan con vuestra boda en la playa, celebrad vuestro sí quiero con pompas de jabón y dejad que vuestros invitados se diviertan como niños.

Los detalles de los invitados

Si las altas temperaturas o el sol amenazan con deslucir la boda, regalad sombreros panameños a los invitados para protegerse del sol. ¡El éxito está asegurado! Para protegeros del sol durante el día, los novios podéis cubriros con un bohemio y romántico parasol de tela. Entre vuestros invitados también podéis repartir parasoles de papel de arroz, de lona blanca o también de tela. Eso sí, que el tono de blanco sea el mismo para todos, o de lo contrario, romperá la uniformidad cromática.

De la misma manera, si no todos los invitados se sienten cómodos con los pies descalzos o si avanzada la noche las mujeres de la boda necesitan cambiar sus cuñas por otro calzado más cómodo, preparad un rincón con chanclas para que tanto ellas como ellos puedan cogerlas cuando deseen.

Para pasar de la ceremonia a la comida o la cena, si ésta se encuentra fuera de la playa, vuestros invitados querrán limpiarse la arena de los pies. No dudéis en apuntar esta genial idea de facilitarles unos pinceles para que puedan quitarse la incómoda arena.

El banquete

Tras la boda al aire libre podéis celebrar el banquete sobre la arena. Una genial idea es ofrecer una comida o cena sentados bajo guirnaldas de bombillas, o un banquete tipo cóctel con una barbacoa y varios buffés temáticos como uno de ensaldas, uno de fruta, de sushi, de huevos...

Aunque la boda sea en un espacio concreto, la inmensidad de la playa hace que todo el paisaje juegue un papel importante. Colocad todas las velas o farolillos que podáis repartidas por la arena y cuando caiga la noche la iluminación destacará sobre la oscuridad.

Otro de los elementos clásicos de las bodas ibicencas, la decoración con antorchas cuando llega la noche. Nada como el fuego para crear un ambiente cálido frente al mar.

Si tras la cena buscáis que la fiesta permanezca para siempre en la memoria de vuestros invitados contratad un grupo de música en directo que dé un concierto en la playa.

La fiesta

El fuego y la playa siempre han tenido un feeling especial, la noche de San Juan se encarga de juntarlos pero vosotros también podéis hacer que eso suceda contratando un espectáculo de fuegos artificiales.

Si queréis algo que sorprenda y divierta a la vez a los invitados, contratad un espectáculo de malabares con fuego que ilumine la playa en plena noche.

Para cerrar la noche, lanzad al cielo farolillos voladores. Que cada invitado pida un deseo y lo eleve al cielo junto con el farolillo esperando a que desaparezca entre la noche. ¿Y vosotros? Vosotros encended solo un mismo farolillo para los dos para que vuestros deseos y vuestro amor se unan en uno solo.