Pareja feliz y abrazada, el día de su boda, después de haber hecho un blanqueamiento dental

Va a ser uno de los días más felices de vuestras vidas y no vais a dejar de sonreír ni un solo instante... ¡desde el primer momento! Por eso y por muchas razones más, es importante lucir unos dientes radiantes y perfectos el gran día. Descubridlo todo sobre el blanqueamiento dental a continuación.

1. ¿En qué consiste el blanqueamiento dental?

El blanqueamiento dental es un tratamiento odontológico, no solo estético, que reduce varios tonos el color original de las piezas dentales, dejándolas más blancas y brillantes. Según la técnica que se emplee, es posible conseguir hasta unos ocho tonos más blancos.

Chico y chica sonrientes después de blanqueamiento dental

2. ¿Cuál es el blanqueamiento dental más adecuado en vuestro caso?

Depende. Y es que, aunque se puede aplicar a casi todo el mundo, es desaconsejable en algunos casos (embarazadas, personas con problemas periodontales, caries, esmalte delicado…). Por esta razón, un buen profesional ha de estudiar de antemano vuestros casos en concreto y la técnica que mejor se adapta a vuestras características y a vuestra ficha dental.

3. ¿Es necesario ponerse en manos de un profesional?

Sí, naturalmente. De hecho, no lo dudéis en ningún momento: antes de poneros manos a la obra dejaos aconsejar por vuestro dentista. Él mejor que nadie sabrá lo que más os conviene y podrá explicaros los efectos secundarios que (quizá) pueden aparecer. Y es que lucir los dientes más blancos del mundo no debe ir en detrimento de vuestra salud dental, pues el uso de algunos blanqueadores, como el peróxido de hidrógeno, no está exento de riesgos.

4. ¿Cuánto tiempo antes de la boda hay que realizar el tratamiento?

Es aconsejable someterse al tratamiento un par de meses antes de la boda, incluso tres dependiendo de la técnica que se vaya a seguir, porque en algunos casos puede aumentar un poco la sensibilidad dental durante algún tiempo y no querréis que eso os pueda amargar el gran día, ¿verdad?

Chica sonriente después de hacerse un blanqueamiento dental

5. ¿Es para siempre?

La permanencia del blanqueamiento dependerá de cada paciente, de sus piezas dentales y de sus hábitos. Con el paso del tiempo, el tono del diente vuelve a su color inicial y no todo el mundo responde de la misma forma. Por ejemplo, el blanqueamiento dental en fumadores puede no funcionar tan bien como en otros casos, ser mucho menos eficaz. En cualquier caso, se aconseja alguna sesión periódica de mantenimiento para tener los dientes blancos, así como evitar el consumo de alimentos que tiñan los dientes: café, té, vino, refrescos carbonatados...

6. ¿Puede aparecer sensibilidad dental?

Es normal que, después de someterse a un tratamiento de blanqueamiento dental, se pasen unas 48 horas en las que se tiene mayor sensibilidad dental. En estos casos, los dentistas suelen recomendar el uso de dentífricos específicos para reducir las molestias, que pueden variar según la persona.

7. ¿Cuánto dura un blanqueamiento dental?

El blanqueamiento ofrece varias alternativas. Y es que existen distintos tipos de blanqueamiento dental. Algunos tratamientos se hacen rápidamente en la consulta, otros se completan con un tratamiento de continuidad en casa, otros son más lentos y se hacen en varias sesiones… Un tratamiento largo de unas tres o cuatro semanas consiste en un blanqueamiento dental con férulas especiales, después de ponerse una pequeña cantidad de blanqueador. Con esta técnica tendréis que acudir a la clínica dental periódicamente para que supervisen la evolución del blanqueamiento y valoren de cerca vuestro tratamiento. Otras técnicas permiten acelerar el tratamiento anterior aplicando blanqueamiento dental con luz led o blanqueamiento dental láser… diente por diente. Con estos sistemas el tiempo se reduce espectacularmente. Bastan entre 45 minutos y una hora. Para lograr mejores resultados suelen realizarse técnicas combinadas tanto en el consultorio como en casa. ¿Cuál es el mejor blanqueamiento dental entonces? Depende de cada caso concreto.

Chico sonriente después de hacerse un blanqueamiento dental

8. ¿Es posible realizar el blanqueamiento dental en casa?

En las farmacias encontraréis pastas de dientes blanqueadoras, que lo que hacen es devolver el diente a su color original, reduciendo así el posible tono amarillento que muchos dientes presentan con el paso del tiempo. Esta es pues su principal diferencia respecto al blanqueamiento dental real: y es que, pese a su nombre, no blanquean los dientes. ¿La otra gran diferencia? La concentración de blanqueador es inferior a los utilizados en la consulta del dentista para evitar riesgos –no superan el 0,1% de peróxido de hidrógeno–. ¿Existe alguna diferencia más? Sí, al no tratarse de un blanqueamiento dental como tal, no es necesaria la supervisión ni el seguimiento de un médico profesional. Aunque no está de más que, cuando acudáis a las revisiones periódicas, se lo indiquéis.

9. ¿Cuánto cuesta un blanqueamiento dental?

Pues dependerá de muchos factores, como del profesional al que acudáis y del tipo de blanqueamiento dental más indicado en vuestro caso. Así que consultad todas vuestras dudas sobre el precio del blanqueamiento dental con vuestro dentista. Él se encargará de elaboraros un presupuesto detallado en cada caso para que estéis bien informados.

¿Convencidos de realizaros un blanqueamiento dental antes del gran día? No solo luciréis una sonrisa de infarto en vuestra mágica cita nupcial, gracias a que tendréis los dientes más blancos, sino que también os veréis más radiantes que nunca. Así que ya lo sabes, poneos manos a la obra y... ¡a deslumbrar en vuestro paso por el altar se ha dicho!