La mayoría de boda celebradas en nuestro país se concentra en esta época del año y no es de extrañar.

 

La primavera es una estación que anima. Sus colores y olores nos despiertan, nos hacen sentirnos más vivos y especialmente alegres. Si a todo este conjunto de emociones sumamos la ilusión y la alegría de una boda, el resultado es un momento perfecto.



Como ya hicimos en su momento, dándoos ideas para bodas celebradas en otoño, esta vez os proponemos algunos detalles que harán que vuestra boda sea más primaveral que nunca:

  • Ya sea con el pelo suelto o recogido, un  tocado de flores te dará un aire sofisticado y muy juvenil. ¡Recuerda que la flor que elijas debe ser la misma o ir acorde con el ramo de novia!
  • Las invitaciones de boda pueden llevarnos un jardín con infinidad de flores, a un verde valle en el que perderse o a un campo de trigo. Tan solo se trata de dar con el aroma adecuado y rociar las tarjetas. ¡Ah! Y si queréis, podéis acompañarlas de pequeñas mariposas de papel o flores secas.



  • El banquete también será testigo de cuánto os gusta la primavera y no sólo por la decoración o los centros florales que pongáis en las mesas. El menú más ligero y sencillo jugará también con los colores y los olores de las frutas de temporada, haciendo de cada plato un jardín, en el que además podemos añadir flores comestibles. ¡Y no nos olvidemos de la tarta de boda!
  • Los detalles de boda son la mejor oportunidad para hacer que vuestros invitados disfruten de un precioso jardín. Una cajita con semillas de diferentes tipos de plantas y flores es un regalo diferente y con el que además estaréis contribuyendo, aunque solo sea con un pequeñísimo gesto, a cuidar y preservar el planeta.