Organizar un enlace implica tener en cuenta muchos y variados aspectos, y tomar numerosas decisiones. Es el caso, por ejemplo, de la elaboración de una lista con los familiares y amigos a los que queréis enviar las invitaciones de boda, de la elección de los mejores detalles de boda que repartiréis entre todos los presentes, de la selección de ideas originales de boda con las que esperáis sorprenderles... Sin olvidarse, naturalmente, del destino de vuestro viaje de novios que, como el resto de partidas del "sí, quiero", precisa de una organización minuciosa y fiel a vuestras preferencias. Si todavía estáis indecisos al respecto, ¿qué os parece viajar al norte de Europa y conocer Estocolmo, la capital de Suecia? Elegante y cosmopolita a partes iguales, es una ciudad rodeada de islas que marca tendencia por su increíble belleza, y en la que disfrutaréis de unos días inolvidables. ¿Deseando descubrir todos sus secretos? ¡No os los perdáis!

Rodeada de 24.000 islas

Estocolmo se asienta sobre un total de 14 islas situadas en el lago Mälaren y se extiende orgullosa hacia el mar Báltico en su extremo oriental. Es una de las llamadas ciudades verdes de Europa, por sus grandes jardines, aunque también se la conoce como la Venecia del norte, ya que está rodeada de un archipiélago con más de 24.000 islas.

Un paseo por Gamla Stan

Gamla Stan, el casco antiguo, es el corazón de la ciudad. Perdeos por sus callejuelas adoquinadas que os llevarán a iglesias renacentistas, a la catedral o Storkyrkan, a plazas medievales y a lugares secretos, como sus cafés iluminados con velas. Entre el laberinto de calles no os perdáis Västerlånggatan y Österlånggatan –las dos principales–, el Palacio Real, la plaza Stortoget –con las casas de colores más famosas de Estocolmo–, ni Mårtens Trotzig Gränd –el callejón más estrecho de la ciudad, con tan solo 90 centímetros de ancho–. Y si queréis acabar el día con una aventura, recorred Gamla Stan disfrutando de la ruta de los fantasmas: Stockholm Ghost Walk.

Ruta romántica en bicicleta

Una de las formas más románticas de conocer Estocolmo en pareja es subidos en una bicicleta. En los hoteles suelen ofrecerlas de forma gratuita. Recorred la parte norte pasando por el moderno barrio de Vasastan hasta llegar al precioso Gamla Orangerie, un antiguo invernadero de naranjos en el jardín botánico Bergius. Visitad el Hagaparken, con el pabellón chino y el Haga Palace, residencia real, y llegaos a la isla-parque de Djurgården, en un entorno paradisíaco con infinitos jardines, zonas verdes, un tranquilo río, amplios carriles bici y zonas de pícnic donde descansar. Sin olvidarse de Skansen, el museo al aire libre más antiguo del mundo, en el que podréis conocer la historia del país a través de sus 150 granjas y casas características de cada región de Suecia. Y para acabar, podéis comer o tomar algo en Wärdshuset Ulla Winbladh, un idílico restaurante que seguro que os enamorará.

Vistas panorámicas desde Stadshuset

Subid a la torre del ayuntamiento o Stadshuset para descubrir las mejores vistas panorámicas de la ciudad. Y para seguir contemplando el paisaje de Estocolmo, no dejéis de pasear por Monteliusvägen, un sendero entre casas pintorescas al borde de una colina de unos 500 metros de largo, que permite ver la isla de Kungsholmen, el ayuntamiento, la bahía… Es muy bonito al atardecer con sus maravillosas puestas de sol y de noche, con toda la ciudad iluminada.

Un día en velero por el archipiélago

¿Preparados para enamoraros de los bellísimos paisajes del archipiélago de Estocolmo? Más de 24.000 islas con bosques, praderas de flores y casitas tradicionales rodean la ciudad formando un precioso archipiélago que se extiende 80 kilómetros al este hasta alcanzar el mar Báltico. Sin duda, pasaréis un día maravilloso en un velero recorriendo la costa y las islas, y disfrutando de paisajes de postal.

¿Más cosas?

No dejéis de visitar el metro de Estocolmo, uno de los más bellos del mundo con estaciones convertidas en auténticas obras de arte. Entre ellas, resultan imprescindibles las de Kungsttadgarden, Radhuset, Solna Centrum, Stadium y Tekniska Höskolan. También vale la pena que disfrutéis del brunch del hotel Diplomat –con música en directo los fines de semana–, que recorráis el barrio de Södermalm con sus cafés de estilo bohemio –paraíso de los hipsters– y que visitéis el museo Vasa. En su interior podréis ver los restos del Vasa, un buque de guerra del siglo XVII que se hundió en el puerto de Estocolmo el día de su bautizo de mar en 1628. Acercaos asimismo hasta el mercado de Östermalmshallen Östermalmstorg, con sus puestos artesanales, y recordad hacer una ruta en barco por los canales de Estocolmo.

¿Convencidos de que Estocolmo es un destino maravilloso para vivir una luna de miel de ensueño? Mientras llega el momento de decidirse y de preparar las maletas para poner rumbo a este magnífico viaje, deberéis continuar con todos los preparativos nupciales. ¿Ya habéis empezado a elaborar la playlist de canciones de boda imprescindibles? ¿O a pensar el color de las ideas de decoración y de los vestidos de fiesta que lucirán las damas de honor? ¡Qué todos vuestros sueños se hagan realidad!