La playa es cada vez un lugar que los novios eligen tanto para el reportaje fotográfico como para el vídeo de su boda.  Las imágenes suelen tener unos colores preciosos y el entorno es de lo más romántico. Si esa es vuestra opción, tomad buena nota de nuestras ideas y consejos:

  • Pensad bien cuándo hacerlo. El día después o al volver de vuestra luna de miel estaréis mucho más relajados y disfrutaréis más. No habrá invitados ni banquete del que estar pendientes, sólo vosotros y la cámara. Si además del paseo marítimo o el puerto queréis pisar la arena o revolcaros libremente, mejor que sea después de la boda.
  • Grabar el vídeo pasada la boda es la excusa perfecta para volver a colocaros el traje y el vestido de novia sin preocuparos de que se mojen o se manchen.

 

Rute Golán Fotografía


  • Podéis dar una imagen más natural si el novio se deja en casa la corbata y la chaqueta. La novia puede llevar el pelo suelto y hacerse un maquillaje más natural, eso sí, que sea resistente al agua, por lo que pueda pasar.
  • Añadidle un poco de imaginación y llevad complementos que podáis usar en el vídeo. Tal vez cava para brindar, una sombrilla, un pelota o unas flores, lo que queráis.
  • La hora a la que grabéis el vídeo dará un tono u otro a las imágenes.

 

 

 

  • Consultad con vuestro fotógrafo, contadle vuestras ideas y preferencias y dejaos aconsejar.
  • No olvidéis llevar toallas para secaros y ropa de recambio por si acaso os ensuciáis o mojáis.
  • Pero, por encima de todo, ¡disfrutad y relajaos!
    

 

Foto 1: Hotel Ciudad de Castelldefells

Foto 2: Rute Golan Fotografía

Foto 3: Miradas Fotografía