Rayonubesol
Rayonubesol

Preparar un enlace está lleno de momentos únicos, inolvidables. Desde escoger con mimo el lugar de la ceremonia y la celebración hasta probarse vestidos de novia rodeada de tus más queridas, pasando por la elección de las invitaciones de boda más acordes con la esencia de vuestro "sí, quiero" o por la confección de una completa playlist de canciones de boda con la música perfecta para cada instante. Así que si sois una de las parejas que, a causa de la COVID-19, os habéis visto obligadas a posponer el "sí, quiero", no esperéis demasiado para celebrarlo. ¡Un universo de emociones os esperan!

La ilusión, intacta

Si os ibais a casar esta primavera o verano, aún estáis a tiempo de mantener la fecha original en función de la fase de la desescalada en la que se encuentre vuestre municipio o ciudad. Sino, lo más aconsejable es aplazar la boda solo unos meses, hasta otoño o invierno de este mismo 2020. No es lo mismo mantener la ilusión por los preparativos unas semanas más que retrasar un año vuestro gran día. Emocionalmente es más fácil asumir un retraso de cien días que cambiar el año del calendario para una celebración tan importante.

2020 es vuestro año

Si 2020 era vuestro año, ¿por qué no dejar que lo siga siendo? Tal vez os gustó el juego de cifras del doble veinte o coincide con el aniversario de algún año especial para vosotros como, por ejemplo, diez años juntos para los que iniciasteis la relación en 2010. ¿Por qué esperar pues a 2021? La boda es una gran alegría para vosotros, para la familia y para los amigos. Y seguro que mantener vuestro enlace en este 2020 ayuda a mitigar los meses tan duros que ahora estamos viviendo en todo el mundo debido al coronavirus. Para vosotros y para los vuestros, ¡será una feliz forma de terminar el año!

Los proveedores os mantienen las condiciones

En la inmensa mayoría de los casos, los proveedores de los distintos servicios para vuestra boda os van a mantener las mismas condiciones si celebráis el enlace en 2020. Al no haber cambio de año no hay cambio de tarifas y aplazar la boda por la COVID-19 no representará un mayor gasto para vosotros. Hablad con los proveedores y llegad con ellos a la mejor fecha alternativa en otoño o invierno. Es de esperar que todos los sábados se hayan reservado ya desde hace mucho tiempo, pero también es muy posible que podáis disfrutar de vuestra boda soñada un viernes, por ejemplo. ¡Y tener todo el fin de semana para celebrarlo después os permitirá disfrutar de un maravilloso weekend con amigos!

Una boda trendy

Seguro que habéis pasado horas y horas mirando los colores que queríais para la decoración de las mesas, decidiendo la música que no puede faltar en los momentos más importantes del día, pensando en los discursos y brindis para vuestros seres queridos... Todos estos detalles tan personales de vuestra boda, que habéis mimado hasta el último momento pensando en casaros este 2020, pueden quedar desfasados si aplazáis el "sí, quiero" hasta el próximo año. La canción que ahora tiene un significado especial para vosotros tal vez ya no sea la misma. O el seating plan de tendencia quizá deje de serlo en 2021. En cambio, si mantenéis vuestra boda en este mismo año, nada de todo eso cambia y vuestro gran día puede seguir siendo el que habéis soñado.

Desde el momento en que una pareja decide casarse e intercambiar las alianzas ante sus familiares y amigos, desea que la mágica cita nupcial llegue lo antes posible. Si habéis disfrutado del camino hasta aquí, no dejéis que los ánimos ni la ilusión decaigan. Comprobad si podéis celebrar la boda en la fecha prevista, con todas las medidas de seguridad necesarias, o bien reagendad vuestro enlace para los meses de otoño o invierno y preparaos para disfrutar más si cabe de la compañía de vuestros invitados, impecables con sus trajes y vestidos de fiesta, y de todas estas maravillosas ideas originales de boda. Porque como dice el refrán, lo bueno, se hace esperar. ¡Aunque no demasiado!

Si tenéis alguna duda al respecto, podéis hacerla llegar a esta dirección: help@bodas.net