Está claro que realizar a mano nuestros propios detalles de boda es algo muy especial, pero no siempre es posible. Ya sea por falta de tiempo o de práctica son muchas las parejas que deciden comprarlos. Aún así podemos personalizarlos.

En este DIY os cuento cómo customicé unos mini tarritos de mermelada que compré para regalar a mis invitadas. Necesitáis:

  • Telas estampadas: de flores, cuadros topos... Como más os gusten. Podéis aprovechar retales que tengáis en casa o de las secciones de oportunidades de las tiendas textiles.
  • Cuerda
  • Mini tarjetas: si no las encontráis perforadas podéis perforarlas vosotros mismos. Con la impresora o a mano podéis incluir vuestros nombres y la fecha de la boda. Nosotros aprovechamos nuestro sello personalizado y lo estampamos en una de las caras de las tarjetas.
  • Un vaso: según el tamaño del tarro de mermelada elegiremos uno más o menos ancho.

Extendemos la tela sobre una mesa, cogemos el vaso y iremos colocándolo bocabajo sobre la tela y dibujando los círculos. Después los recortamos. Si queréis podéis usar unas tijeras dentadas, el efecto es muy chulo.

Cogemos un círculo de tela y lo colocamos centrado sobre la tapa del tarro de mermelada y lo sujetamos dando varias vueltas alrededor con la cuerda. Atad la cuerda con un nudo doble, dejando los extremos largos para poder hacer un lazo. Pasad la cuerda por el agujero la tarjetita, haced un lazo, y ya están listas.

¿Os animáis a personalizar vuestros detalles de boda?