A lo largo de la historia, las flores han sido muy importantes y se han utilizado para muchos fines.  Puesto que tienen distintos significados, su lenguaje era conocido por todos y utilizado para transmitir mensajes entre enamorados.

  • En la antigüedad, el ramo de novia se componía de hierbas aromáticas como el tomillo y el ajo para alejar de la pareja los malos espíritus que pudieran entorpecer su futura felicidad.
  • También solían atarse flores con hierbas aromáticas que en algunos casos los novios se comían o bebían para obtener poderes afrodisíacos que se atribuían a algunas de ellas.
  • Con el tiempo, las hierbas pasaron a ser sustituidas por flores, sobre todo el azahar. Su olor también servía para perfumar a la novia.
  • Tras terminar la ceremonia, era costumbre ofrecer el ramo a los dioses para que protegieran a la pareja y les permitieran tener mucha descendencia. Esto ha llegado a nuestra época adaptado a cada religión y cultura.
  • El ramo de flores se usaba para que la novia, a través su lenguaje, le mandara un mensaje a su futuro marido nada más verle, antes de que pudieran hablar en la intimidad.
  • La tradición de lanzar el ramo entre las solteras con la creencia de que la que lo coja será la próxima en casarse no se sabe exactamente cuándo empezó. Pero sí son muchas las novias que hoy en día deciden elegir a la persona que recibirá el ramo en lugar de lanzarlo.

Foto: Flowers by Bornay