En vuestros preparativos de boda van a participar decenas de personas: unas os aportarán ideas para las invitaciones de boda y os aconsejarán sobre el lugar del banquete perfecto, y otras se encargarán de los detalles de boda o te asesorarán sobre el vestido de novia de tus sueños. Sin embargo, antes de escuchar la opinión de algún profesional sobre la luna de miel es aconsejable que os guiéis por vuestro corazón. ¿Qué os parece Croacia? Es un país cercano que os enamorará al instante. ¡Descubrid todos sus secretos!

La preciosa Dubrovnik

Es una de las ciudades más conocidas de Croacia. Situada al sur del país, no solo podréis disfrutar de sus preciosas playas, sino también de bellísimos lugares que os trasladarán por arte de magia a otra época. Dubrovnik, la antigua Ragusa, está rodeada por una gran muralla con 16 torres. Acceded a ella por su entrada norte, cerca de la iglesia de St Spasa. Son increíbles las puestas de sol y las panorámicas con sus casitas blancas, rodeadas de un mar azul y, en el horizonte, las islas del mar Adriático.

¿Más cosas? Sí, por supuesto. Tras pasear por las murallas descended hacia la Puerta de Pile, que conduce a la zona aristocrática de Dubrovnik, con sus palacios o la iglesia de San Blas. Perdeos por sus callejuelas y disfrutad de su ambiente. Y si lo que queréis es ver las mejores vistas de la ciudad, coged el teleférico o el Cable Car. Os encantará la panorámica.

Las islas Mljet y Korcula

En la isla de Mljet, una de las más bonitas de Croacia, podréis practicar el senderismo, descubrir monasterios escondidos o relajaros en sus playas de fina y blanca arena. No os perdáis tampoco su parque nacional, con lagos impresionantes. Korcula, por su parte, es una pequeña isla del sur de la costa dálmata repleta de calas secretas y bahías de aguas cristalinas. Os sorprenderá su naturaleza salvaje.

Los encantos de Split 

Split, situada en la Dalmacia central, se encuentra rodeada de las bellas cordilleras de Kozjak y Mosor. Son maravillosos el palacio de Diocleciano, el paseo marítimo o algunos de sus monumentos de estilo renacentista, como la plaza Republike, cerca de la iglesia de San Lorenzo y de la plaza Popolo. Es una ciudad perfecta para perderse por sus callejuelas laberínticas, pero también para disfrutar de una naturaleza virgen con extensas playas de arenas blancas, como la de Bacvice. Vale la pena asimismo acercarse hasta el precioso parque nacional de Krka o a las cataratas de Skradinski Buk.

La isla de Hvar

Es un destino de moda, con ciudades maravillosas, como Stari Grad, Hvar y Jelsa, increíbles playas y preciosas calas. Imprescindible disfrutar de la playa de Soline, al norte de la isla, o de la de Stari, en el sureste. También vale la pena visitar las islas Pakleni, ideales para practicar el submarinismo o el snorkel.

¿Os parece un buen destino? Con suficiente antelación seguro que podéis organizar una luna de miel de cuento de hadas. Todo es cuestión de escuchar a vuestro corazón, tal como has hecho a la hora de buscar el peinado de novia que más te favorece o esos zapatos de novia tan cómodos que te acompañarán hasta el altar. ¡Un paso más que os encamina hacia el día más feliz de vuestra vida!