Si ya habéis hecho público vuestro compromiso y tenéis fecha y lugar para el enlace, seguramente ya estaréis preparando las invitaciones de boda y pensando, entre otras cosas, en los detalles de boda con los que obsequiar a vuestros invitados, en el vestido de novia y, por supuesto, en la luna de miel. Si os apetece vivir estos días de forma tranquila y relajada, disfrutando de un destino romántico cerca de casa, Copenhague, la capital de Dinamarca, es una de las ciudades más bonitas del norte de Europa. Acogedora y sorprendente, es el lugar ideal para vivir un viaje de novios inolvidable y lleno de magia. ¿Listos para descubrir todos sus encantos?

Íntima y acogedora

Copenhague es una ciudad realmente sorprendente. Su naturaleza privilegiada, gracias a su ubicación en la costa este de la isla de Selandia, es uno de sus mayores atractivos para hacer realidad un viaje de novios irrepetible. Además, es un paraíso 100% bike friendly, por lo que podréis recorrerlo usando este medio de transporte por sus más de 350 kilómetros de carriles bici que llegan hasta las maravillosas playas de Amager. Repletas de dunas, desde ellas se ve el impresionante puente de Øresund, que conecta la capital danesa con la ciudad sueca de Malmö.

Pícnic en el Palacio de Rosenborg

Después de un paseo inolvidable por los jardines del palacio de Rosenborg, conocidos también como Kongens Have, nada mejor que desconectar allí mismo con un improvisado pícnic. Hay lugares preciosos rodeados de césped y árboles para estar juntos disfrutando de la naturaleza.

Un minicrucero por sus canales

Acercaos hasta Nyhavn o Puerto Nuevo. Es un canal rodeado de casas multicolor, desde donde parten barcos que permiten descubrir lugares tan encantadores como los palacios de Christiansborg y Amalienborg, y la costa de Nyhavn. ¿Más opciones? No os olvidéis del bus acuático, un transporte urbano a muy buen precio.

Pasear juntos por el casco antiguo

Si habéis recorrido la ciudad en bici, aparcadla un rato para descubrir a pie el corazón de Copenhague. Perdeos por las callejuelas del casco viejo y por Strøget, la avenida peatonal más larga de Europa, llena de tiendas, cafés y restaurantes. Y, por supuesto, no paséis por alto la plaza del Ayuntamiento o Radhuspladsen, uno de los centros neurálgicos de la ciudad. Allí descubriréis la Fuente del Dragón, la Vejrpigerne o "Chica del tiempo" –una escultura dorada que antes indicaba si iba a llover o no– y la escultura del famoso escritor de cuentos infantiles, Hans Christian Andersen.

Contemplar atardeceres y vistas espectaculares

En Copenhague es imprescindible contemplar sus maravillosas puestas de sol y las espectaculares vistas desde alguna de sus torres, como la del Palacio del Parlamento (Christiansborg Slot) –con panorámicas del centro de la ciudad– o las de la Iglesia de Nuestro Salvador, con atardeceres increíbles. También podéis acercaros a la Torre Redonda (Rundetarn), un observatorio astronómico con fabulosas vistas y una original rampa interna de 209 metros, con forma de espiral, que da siete giros y medio hasta llegar arriba.

¿Más opciones románticas?

No dejéis de ver un atardecer cerca de la escultura de la Sirenita ni de perderos por Nørrebro y Vesterbro, dos de los barrios más cool de la ciudad. También vale la pena que disfrutéis de un desayuno danés o un brunch en la conocida Mirabelle, considerada una de las mejores panaderías de la ciudad. Y para terminar el día, nada mejor que una copa en el 1105 –muy popular entre los habitantes de Copenhague, dicen que es donde se sirven los mejores cócteles de la ciudad– o en The Jane, un local con una pista de baile "secreta" detrás de una puerta falsa. ¡Inolvidable!

¿Preparados para enamoraros de esta bella ciudad? En cuanto pronunciéis el "sí, quiero", estaréis a pocas horas de comenzar vuestro romántico viaje de recién casados. Seguro que esta ciudad nórdica os encantará de principio a fin, como también lo harán esas ideas originales para bodas que habéis pensado para el día B o la playlist de canciones de boda que esperáis que ponga a todos los presentes a bailar. ¡Disfrutad juntos de todos los preparativos!