La luna de miel es el broche de oro de vuestra boda. Y a pesar de que todavía queda lejos, ya que acabáis de empezar a mirar el vestido de novia perfecto que mejor destaque tu silueta, el traje de novio más indicado al estilo del enlace y las mejores ideas originales para bodas, lo cierto es que encontrar un destino de viaje de novios os puede llevar algo de tiempo. Así que si no lo tenéis muy claro y queréis empezar a mirar diferentes propuestas, no os podéis perder esta: la ruta más romántica del mundo. Ubicada en Alemania, os permitirá disfrutar de una honeymoon irrepetible. ¿Preparados para descubrir todos sus encantos?

La ruta más romántica del mundo está en Alemania

La Ruta Romántica (Romantische Strasse) de Alemania tiene 372 km de recorrido, exactamente los que separan Wurzburgo, con sus maravillosos paisajes de viñedos en la Franconia, de Füssen, a los pies de los Alpes, en Baviera, donde se esconden los maravillosos castillos de Luis II. Una ruta que recorre más de 60 localidades y en la que quedaréis prendados de sus impresionantes edificios –desde palacios medievales hasta catedrales, pasando por conventos o casas barrocas–, de sus vistas y de su excelente gastronomía. ¿La mejor manera de descubrir sus encantos? En coche, en bicicleta o en bus.

Maravillosas puestas de sol en Wurzburgo

Vuestra luna de miel puede comenzar en Würzburg, capital de la Baja Franconia. Desde la lejanía, ofrece una silueta imponente con la fortaleza de Marienberg en lo alto de una colina salpicada de preciosos viñedos. Vale la pena pasear por los senderos rodeados de viñas hasta la fortaleza para contemplar las maravillosas vistas y las increíbles puestas de sol. Al ir ascendiendo, el paisaje es cada vez más espectacular, con sus tejados rojizos, sus cúpulas... También es imprescindible que os acerquéis hasta la Residenz, el palacio barroco más importante de la ciudad, y que deis un paseo por sus jardines. Acercaos de paso al Alte Mainbrücke, el puente más antiguo sobre el río Meno. Y por la noche, por supuesto, no dudéis en cenar a la luz de las velas en el conocido restaurante Wurzburger Ratskeller, el broche final de una jornada inolvidable.

Rumbo a Rothenburg ob der Tauber

Rothenburg ob der Tauber es la ciudad medieval mejor conservada de Alemania. Una preciosa joya donde el tiempo parece haberse detenido en sus fachadas de colores, sus callejuelas, sus pasadizos secretos y sus antiguas cervecerías. Vale la pena caminar de la mano sin rumbo, descubriendo cada uno de sus rincones, de gran belleza. ¡No es extraño que Walt Disney se inspirara en esta localidad para crear la película Pinocho! La plaza del mercado o Marktplatz es espectacular, rodeada de maravillosas fachadas, así como también su muralla y sus seis puertas. Si queréis una comida romántica, dejaos caer por el restaurante Zur Höll, un lugar pintoresco y típico de la zona donde podréis degustar comida regional de Baviera.

La encantadora Dinkelsbühl

Esta pequeña población de cuento de hadas os enamorará con su casco antiguo, sus 18 torreones y sus impresionantes murallas. No dejéis de hacer los dos recorridos tradicionales: el que rodea a estas últimas y el que os descubrirá el casco antiguo y os transportará directamente a la Edad Media. ¡Magia!

El carácter único de Nördlingen

El encanto de Nördlingen es que está situado... ¡dentro del cráter de un meteorito que cayó hace 15 millones de años! Esto la convierte en una ciudad única en Alemania y en el mundo. A la hora de visitarla es imprescindible que os deis una vuelta por su muralla circular y que os acerquéis hasta su centro histórico, con la iglesia de San Jorge y su preciosa plaza. Y si queréis hacer un alto en el camino, tranquilos. Sus típicas tabernas de ambiente medieval son una excelente elección.

El castillo de La Bella Durmiente

Schwangau y Füssen son las puertas de entrada a algunos de los castillos más mágicos de Alemania: el de Hohenschwangau, el palacio Linderhof y el Neuschwanstein, en Baviera. Este último, espectacular y mágico, rodeado de montañas. sirvió de inspiración a Walt Disney para dibujar el castillo de La Bella Durmiente. En Füssen es imprescindible pasear por su calle peatonal, la Reichenstrasse, repleta de tabernas ubicadas en preciosos edificios de madera y comer en algún restaurante típico, como el Gasthaus zum Scha. Desde allí podéis hacer una romántica excursión hasta los castillos. Las vistas serán especialmente hermosas cuando el sol se esconde en el horizonte.

¿Seducidos con las posibilidades de esta ruta tan romántica y apropiada para disfrutar de un viaje de novios increíble? Una vez tengáis claro el destino de vuestra luna de miel, ya podréis ir ultimando otros temas con mayor tranquilidad, como buscar los más prácticos detalles de boda, encontrar proveedores para vuestro banquete o dar con ese peinado de boda perfecto para tu maravilloso outfit nupcial. ¡Disfrutaréis de una boda de 10!