La historia de Fleur y Jacobo comenzó en 2012, cuando ambos coincidieron en la ciudad de los míticos The Beatles, Liverpool (Reino Unido). El destino quiso que Fleur, una joven francesa, compartiera piso con un muy buen amigo de Jacobo, un guapo venezolano... coincidencia que les llevó a conocerse y, cómo no, enamorarse. 

Tras una relación de amor de más de 4 años, el joven consideró que había llegado el momento. Sí, el de pedir matrimonio a la chica que, desde hacía mucho tiempo, se había convertido en la mujer de su vida.

Buscando hacerlo de una forma muy especial, Jacobo aprovechó unas vacaciones de ambos en Brasil para lanzarse a por la romántica proposición. Así, y mientras disfrutaba junto a su chica de una noche con champán francés en una de las playas más hermosas de Paraty –un pueblito pesquero de la localidad–, Jacobo dio el gran paso. Por supuesto, la respuesta de Fleur fue un indudable "¡sí!". 

La preciosa Sevilla

Sevilla conquistó sus corazones desde el primer momento, y es por eso que quisieron hacer de la capital andaluza el escenario de su "sí, quiero". Concretamente, la pareja se decidió por la Hacienda Al-Yamanah, ubicada en la localidad de Sanlucar la Mayor (Sevilla): un preciso lugar en pleno Aljarafe sevillano situado en un marco incomparable.

Gracias a la ayuda incondicional del equipo de profesionales de la propia hacienda, los enamorados pudieron hacer todos sus sueños realidad. Desde siempre, Fleur y Jacobo tenían en mente un estilo de celebración garden party, una boda sencilla e íntima... ¡y así lo lograron! Anteponiendo la autenticidad por encima de cualquier formalismo, ambos enamorados prepararon varios rituales simbólicos para la ceremonia, dándole a su "sí, quiero" un carácter especial y absolutamente único. Del mismo modo, y siguiendo esa línea garden party, no faltó la música en vivo de la mano del grupo de jazz Paralelo 37 Jazz Music.

En cuanto a la decoración, y como comentábamos, el equipo de Al-Yamanah ayudó a que todo el escenario brillara con luz propia. Para ello, los jardines de la hacienda fueron decorados con un sinfín de flores y pequeños detalles de esencia shabby chic

Únicos

Los enamorados lucieron espectaculares en su gran día.
 
Fleur se decidió por un precioso vestido de estilo griego que le hicieron a medida en Londres, y que complementó con un peinado adornado con flores y realizado por Miriam Elena Estilista. Por su parte, el novio apostó por un traje en azul marino de 3 piezas. ¡Ambos fantásticos!

Una boda muy internacional

La boda, sin duda, destacó, además de por la inigualable belleza del escenario, por su carácter internacional. Debido a la nacionalidad francesa de la novia y venezolana del novio, y teniendo en cuenta que ambos vivían en Inglaterra, el enlace de Fleur y Jacobo se vivió en 3 idiomas y dio la bienvenida a invitados de 5 continentes distintos. ¡Inolvidable! 

De ese gran momento, del emotivo reencuentro de la pareja con sus más queridos y, por supuesto, del amor que se respiraba de forma incondicional, fue testigo el equipo fotográfico de El Creador de Recuerdos. Prestad atención a un reportaje nupcial fantástico, en el que quedan reflejados cada uno de los detalles que, precisamente, hicieron único e irrepetible el gran día de esta pareja: la boda de Jacobo y Fleur.