En el año 2012, Ceuta acogió el primer encuentro entre los protagonistas de esta historia. Pasaron de ser compañeros de trabajo a amigos hasta que, dos años más tarde, decidieron iniciar una relación sentimental por ser mucho más que amigos.

31 de diciembre

Muhasin escogió el último día de 2017 para pedirle matrimonio a Sandra. Mientras disfrutaban del atardecer en una terraza de Marruecos, con vistas al Mar Atlántico, junto con todos sus amigos: ¡hincó la rodilla en el suelo! Y así, tras un decidido "sí" por parte de Sandra, se pusieron manos a la obra con los preparativos del día que los convertiría en flamantes esposos.

Intimidad y personalización

Tras dos años y medio como pareja, Muhasin y Sandra se casaron en Cádiz, provincia de donde es originaria la novia. Lo hicieron en un enclave ubicado en Tarifa, concretamente en el Parque Natural del Estrecho, el punto geográfico más cercano a Marruecos –en un claro guiño a la procedencia del novio–. La boda, que no impuso un determinado dress code a los aproximadamente ochenta invitados, contó con una romántica ceremonia civil con el mar de fondo, a la que siguieron el aperitivo, un banquete de estilo bufé y la fiesta final, organizada en una carpa iluminada con tiras de luces blancas, de Carpas y Eventos.

Como principal rasgo distintivo del enlace de esta pareja cabe destacar que la celebración fusionó la cultura española y árabe en la decoración, la comida y la música. Siendo así, desde el inicio se sirvieron cervezas Casablanca –marca marroquí–; en el momento del "sí, quiero" sonó Desert rose, de Sting y Cheb Mami; tras una breve sesión de fotos como recién casados, los novios llegaron al aperitivo al son de Aicha, de Khaled; el convite incluyó puestos con manjares ibéricos, quesos, mariscos...; en la zona chill out, decorada por Nubble, amigos y familiares pudieron tomarse un té con pastas árabes y fumar en shishas de distintos sabores, ¡además de pedirle a un caricaturista que plasmara sus rasgos en papel!; y el primer baile de la pareja fue amenizado con la canción favorita de Sandra: Zina, de Babylone, versionada por Jhony Almaghribi mezclando estrofas en español y árabe.

Estilismos M y S

La gaditana lució un distinguido traje nupcial con la espalda cruzada, firmado por la casa Aire Barcelona, y calzó unas sandalias blancas de tacón. Asimismo, combinó su outfit con un ramo silvestre, elaborado por la Floristeria Cañamo, un tocado de pistilos coronando su cabello rizado –recogido en el último momento por el viento–, pendientes perlados, manicura esmaltada en un tono bougainvillea y un maquillaje muy natural con los labios del mismo color que las uñas. Y Muhasin, por su parte, se decantó por un traje de novio royal blue conjuntando con camisa blanca, calzado y cinturón de cuero burdeos, corbata estampada y prendido en la solapa de la americana –a juego con el buqué de Sandra–.

El gran recuerdo en formato álbum

El estudio fotográfico Arazhu Photography consiguió que tanto los novios como todos los presentes a la cita matrimonial se olvidaran por completo de las cámaras. Siendo así, plasmaron en imágenes únicas la naturalidad de cada instante del enlace y el amor que esta pareja de enamorados desprendía. ¡No os perdáis la selección de fotos!