Los reportajes preboda son la fórmula perfecta para pasar un rato precioso con vuestra pareja, soltaros un poco ante la cámara y conocer mejor al fotógrafo antes del día de vuestra boda.

¿Y por qué no perder la vergüenza del todo y atreverse con algo original y divertido?

  • Podéis disfrazaros de vuestros superhéroes preferidos y lanzaros a la conquista de la ciudad. El disfraz además puede ayudar a los más vergonzosos a actuar con más soltura delante de la cámara.
  • ¿Hay alguna actividad al aire libre que os una? Excursionismo, escalada, ir en bici, nadar, patinar... Aprovechaos de eso, seguro que la complicidad del deporte quedará plasmada en cada imagen, además de ser algo a lo que estáis acostumbrados, por lo que os comportaréis con más naturalidad.
  • Vestíos con trajes de época, al más puro estilo Maria Antonieta, y simulad que tomáis el té en la corte o hacéis el típico picnic de cacería en el campo.

 

 

  • Cread vuestra propia película muda con fotos. Inventaos un guión sencillo y dadle una ambientación estilo años 20. Luego podéis añadir bocadillos de texto en las fotos o poner un rótulo en medio de una pantalla en negro. Y si queréis algo aún más DIY, haced los carteles vosotros escribiendo el texto en una pizarra, por ejemplo.
  • Las sesiones de fotos temáticas suelen ser muy vistosas y originales. Hay mucha variedad y seguro que encontráis vuestra opción perfecta: de terror, de la edad media, basadas en un cuento o película que os guste. Luego sólo es encontrar el decorado y la ambientación perfecta, ¡y a actuar!

No hay límites a la imaginación. Eso sí, elegid algo con lo que os sintáis cómodos, nos os pongáis trabas insalvables. Luego no hay más que dejarse llevar y... ¡diversión asegurada!

 

Foto 1: Arberas Ruso

Foto 2: Fandi