Las bodas cortadas por un mismo patrón están desapareciendo y en su lugar encontramos otras cada vez más personales y distintas. Y es que vuestra boda puede tener desde un pequeño detalle casero, a ser un completo derroche de imaginación y manualidades en todo lo que forme parte de ese día, empezando por:

  • Las invitaciones, que podéis crear a ordenador, con cartulina, recortando fotos, escribiéndolas a mano una a una..., son un buen comienzo. Podéis forrar sobres con una tela bonita y meterlas dentro para entregarlas o mandarlas.
  • Si eres atrevida, puedes confeccionar tu propio ramo, tu tocado o alguno de los accesorios que luzcas ese día.
  • Los recuerdos de boda también podéis personalizarlos. Comprad lo que os guste y dadle vuestro toque personal, ponedle una etiqueta dando las gracias por venir y compartir esos momentos con vosotros.

Ideas de decoración

La decoración puede que sea la parte más divertida y la que más opciones tenga para hacerla vosotros mismos según el tipo de ceremonia y de banquete que vayáis a celebrar.

  • Los pompones de papel de seda o las lámparas chinas dan mucho colorido y se adaptan a cualquier estilo y tonalidad elegida para la decoración. Con cintas o lazos de colores adornando sillas, árboles, etc. también podéis conseguir un efecto muy chulo.
  • Las flores frescas en pequeños ramilletes dispuestos en jarros o botecitos de vidrio que podéis comprar o ir recopilando con el tiempo darán un toque fresco y perfumado.

  • Podéis hacer vuestro propio libro de firmas o vuestro árbol de huellas digitales con cartulina o con una antigua máquina de escribir. Una cámara de fotos instantánea junto al libro y tendréis un precioso scrapbook lleno de recuerdos.

Ideas para el banquete

  • En lugar de un banquete clásico podéis implicar a toda la familia y cocinar tapas o platos típicos de vuestra tierra que vuestros invitados puedan coger como si se tratara de un buffet.
  • Comprad chucherías, distintos recipientes y preparad una deliciosa mesa de dulces que hará las delicias de grandes y pequeños.

  • ¡Y de la mesa de chucherías, a la mesa de postres! Preparad magdalenas, cupcakes, o tartas de distintos tipos y dejad que vuestros invitados se sirvan a su antojo. Si aún así queréis cortar la tarta, podéis hacerlo igual.
  • ¿Qué os parece una barra libre de cócteles en la que cada uno se pueda preparar el que más le guste? Preparad unas sencillas instrucciones con dibujos para que puedan seguirlas, cread cócteles con nombres inventados por vosotros.

Lo importante es que os sintáis y hagáis sentir a los que os quieren parte de ese día, de la celebración del amor que os une y que disfrutéis de cada minuto rodeados de lo que vosotros mismos habéis creado.