Hace meses que tenéis muy claro el estilo de las invitaciones de boda que queréis enviar a vuestros familiares y amigos, así como el de las ideas originales para bodas que decorarán los distintos escenarios de vuestro enlace. Incluso puede que ya sepáis qué detalles de boda entregaréis a los vuestros seres queridos en una fecha tan señalada. Pero, ¿qué sucede con vuestra luna de miel? Si todavía estáis barajando diferentes propuestas, no os perdáis las posibilidades que ofrece el mar Báltico. ¿Os apetece descubrirlas a bordo de un romántico crucero en vuestro viaje de novios? ¡Os enamorará!

Estocolmo y su bello archipiélago

Aunque el punto de partida de todos los cruceros por el Báltico suele ser Copenhague, en Dinamarca, una ciudad maravillosa que podéis conocer antes de zarpar, el primer puerto de destino suele ser Estocolmo. Capital de Suecia, se extiende orgullosa sobre el mar Báltico, donde un inmenso rosario de islas forman un espectacular archipiélago que podréis admirar a medida que entréis en el puerto. Considerada una de las ciudades más bellas del norte de Europa, no podéis dejar de visitar la ciudad vieja o Gamla Stan, con sus calles adoquinadas y su fantástico ambiente nocturno; el palacio real; la plaza Storget, conocida por sus casas de colores; el parque real Djurgården, el museo Vasa y el mercado de Östermalmshallen, con sus puestecitos artesanales.

Helsinki, la hija del Báltico

Capital de Finlandia, Helsinki es una ciudad sorprendente y muy acogedora. Si queréis hacer una visita exprés, no os perdáis la plaza del mercado o la Kauppatori en el centro, el mercado viejo, el paseo marítimo con sus románticos cafés junto al mar, el museo Kiasma, la iglesia Temppeliaukio, excavada en la roca, la Catedral Blanca ni el monumento a Sibelius. ¿Más cosas? Acercaos también a la estación de tren de Eliel Saarinen y, por supuesto, a los edificios del arquitecto finlandés Alvar Aalto, como el Finlandia Hall, y al parque de atracciones Linnanmäki, el lugar más animado de Helsinki.

San Petersburgo, la Venecia del Norte

San Petersburgo, en Rusia, es conocida como la Venecia del Norte por sus románticos canales, que se reparten en un entramado de cuarenta islas. Imprescindible navegar por el canal Moika, el Griboédov y el Fontanka, desde donde podréis admirar palacios, templos ortodoxos y edificios barrocos o renacentistas. Pasead también por su casco antiguo y por la gran avenida Nevsky, y descubrid el palacio de Invierno, la catedral de San Isaac y la de la Virgen de Kazán, la iglesia de la Sangre Derramada, la fortaleza de Pedro y Pablo y el museo del Hermitage. También vale la pena acercarse al palacio Yusupov, donde asesinaron a Rasputín, y a Peterhof, residencia de verano de los zares.

Tallin y su bello casco histórico

La capital de Estonia es una de las ciudades más encantadoras y románticas de Europa, y su casco viejo es Patrimonio de la Humanidad desde 1997. Sus murallas, torres, casas antiguas y callejuelas, que parecen formar parte de un decorado medieval, os van a encantar. Perdeos por sus rincones, como el pasaje de Santa Catalina, la plaza del ayuntamiento, en el corazón de la ciudad medieval, y por sus murallas, de las que todavía se conservan dos kilómetros, 20 torres y dos puertas (imprescindible ver la torre de artillería Kiek in de Kök). Y no os olvidéis de visitar el gran palacio Kadriorg.

¿Qué os ha parecido este recorrido virtual por muchas de las maravillas que encierra el Mar Báltico? Es un viaje maravilloso, como también lo será el increíble vestido de novia elegido para la ocasión o los fantásticos vestidos de fiesta que llevarán las damas de honor que te acompañarán el día más feliz de tu vida. ¡Vais a estar todas increíbles!