El vestido de novia debe verse perfecto en cualquier situación y durante todo el día de tu boda. Para que eso sea posible, debajo llevaréis una pieza más que es la que lo hará posible y además permitirá que camines con comodidad a pesar del volumen o de la falta del mismo, evitando que la tela se pegue a tus piernas.

Para poder elegir el que vaya perfecto con tu vestido ten en cuenta:

  • Si compras el cancán en la tienda o taller de novias en el que hayas encargado tu vestido, te harán un cancán adecuado y perfecto para este. Si el que te hacen o te dan no te convence cuando te lo pruebes con el vestido puesto, pide que lo cambien o modifiquen, es importante.
  • Si en cambio prefieres comprarlo a parte ten en cuenta:
  1. Lo largo que es tu vestido, el cancán no debe verse por debajo. Es como la pieza invisible y mágica que le da su aspecto final.
  2. Lo ancho que sea, para que el cancán no se arrugue y te moleste debajo.
  3. Que sea cómodo una vez puestas las dos prendas.
  4. El volumen del cancán debe coincidir con la parte de tu vestido que deba llevar volumen. 
  5. Si tu vestido es muy sencillo o apenas tienen volumen, el cancán será más liso y sólo igualará la superficie del traje para que siempre esté perfecto y sin arrugas.

Confía en los profesionales pero también en tu propio criterio y sensaciones puesto que serás tú la que lo luzca en el día más importante de tu vida.