Selmark

Es fácil conseguir información sobre vestidos de novia: publicidad, internet, asesoramiento personalizado en las boutiques… Además, recibirás consejos de aquí y de allá sobre dónde comprar el mejor vestido en cuanto digas que te vas a casar. Lo mismo ocurre con los zapatos de novia, pues hay cientos de blogs que hablan sobre el tema, y con los ramos de novia. Pero, ¿y la ropa interior? Esta cuestión, que es muy importante, parece no tener tanto protagonismo, y puede ser complicado saber cómo elegir la lencería más adecuada para el día de la boda. Aquí te damos algunos consejos que esperamos que te sirvan de ayuda. Tranquila. Seguro que al final te resultará tan sencillo como pensar ideas para regalar en una boda.

Considera la posibilidad de no llevar sujetador

Muchos trajes de novia tienen una estructura lo suficientemente sólida para sostener el pecho y el talle, de modo que puede que no necesites llevar sujetador. Si el vestido es suelto o no proporciona sujeción, puedes pedirle a tu modista que cosa unas copas en el interior para que vayas más cómoda. El objetivo es que no se vean los tirantes del sujetador cuando lleves puesto el vestido. Algo especialmente importante si te decantas por vestidos de novia con ecote en V o con la espalda al descubierto.

Si no puedes renunciar al sujetador…

Busca un buen sujetador sin tirantes. Aunque si necesitas recoger bien el pecho también puedes optar por un corsé de novia, que además hará que tu estómago se vea más plano, una solución muy útil si te has decantado por vestidos de novia de corte sirena.

Ivette Bridal

Si llevas un vestido con tirantes

Puedes ponerte un sujetador normal si el vestido cubre completamente los tirantes, tanto cuando estés quieta como cuando te muevas. Decántate por un sujetador blanco o de un color igual que el de la tela de tu vestido de novia. Puedes buscar un bonito sujetador con encaje combinado con unas braguitas y unos ligueros a juego.

Cuidado con los vestidos cortos

Los vestidos de novia cortos son preciosos y están muy de moda, pero a veces pueden dejar demasiado "a la vista". Tenlo en cuenta. Lo mismo ocurre con los vestidos confeccionados con tejidos muy ligeros que transparentan. Las varillas del corsé se pueden ver si el vestido es muy fino. En este caso, elige ropa interior sin aros ni alambres.

Bodys y fajas

Si estás acostumbrada a llevar body o faja, no dejes de ponértelos el día de la boda. Te sentirás mucho más cómoda. Busca un modelo que no se ajuste demasiado, de un color igual al de tu vestido de novia. Muchas marcas tienen preciosos bodys que realzan la figura en preciosos tejidos que son perfectos para una novia: blondas, encajes, seda, raso… Si quieres aplanar el estómago, puedes usar unos pantis de cintura alta. Si prefieres definir tu cintura, ponte un corsé reductor que, además, te realzará el pecho. Como los vestidos de novia con escote corazón.

Janira

Pruébate la ropa interior

Ponte el sujetador, las medias o el corsé antes de la boda. Recuerda que en tu gran día querrás bailar, comer y beber y, si la prenda que has escogido es demasiado ajustada, quizá no te sientas cómoda. Cuando vayas a comprar la ropa interior de tu boda, llévate un vestido que tenga un corte parecido al que te pondrás el gran día. También puedes llevar una foto y las medidas para que el profesional de la lencería te pueda aconsejar la mejor opción. Asimismo, no olvides llevar la ropa interior a las pruebas del vestido: te asegurarás que cualquier arreglo se haga teniendo en cuenta las medidas del sujetador o el corsé, y podrás ver mucho mejor cómo será el resultado final de tu estilismo nupcial, con independencia del estilo que haya elegido: vestidos de novia rectos, vestidos de corte princesa...

Tu estilo

El vestido de novia marcará el estilo de la ropa interior que lleves. Si el vestido es estrecho y entallado, elige unas medias que no tengan costuras y que sean del mismo color que el sujetador o el corsé. Para los vestidos de novia con escote ilusión hay que tener mucho cuidado al elegir el sujetador, ya que el encaje y la gasa pueden transparentar. Busca un modelo sencillo o que esté confeccionado con un tejido igual al del escote.

Sé tú misma

Si no te sientes cómoda con la lencería que has elegido, no lo vas a pasar bien el día de tu boda. No te fuerces a llevar algo con lo que no te sientas comoda. Por ejemplo, si no te gustan los tangas, ponte unas braguitas de encaje. En cuanto al sujetador, si no puedes llevar uno sin tirantes porque tienes mucho pecho, elige un corsé. Lo último que querrás el día de tu boda es preocuparte por tu ropa interior.

Chantelle

Evita los sujetadores adhesivos

Si no te los has puesto nunca, es mejor que el día de la boda no te pongas uno de esos sujetadores en forma de copa de silicona que se adhiere al pecho. Pueden provocar alergias.

Los toques finales

Y, por último, ¡la liga! Aunque no vayas a hacer ningún numerito, llevar una liga el día de tu boda es una bonita tradición, sobre todo si se trata de una prenda valiosa que ha pasado de generación en generación en tu familia. Y puede cumplir tres requisitos: "algo prestado, algo viejo y algo azul".

Si ya te has decidido por la lencería perfecta para ti –acorde con tu estilo y con el de tu vestido de novia–, ya puedes buscar también los zapatos de novia originales que mejor combinen con el vestido, así como los peinados para bodas que resalten tus facciones. ¡Sin olvidarse de los detalles para bodas con los que quieres obsequiar a tus seres queridos!