Los rústicos y emblemáticos Hoteles Sant Bernat y Sant Marçal del Montseny (Barcelona) llevan casi 60 años celebrando y organizando bodas, acompañando a los novios en el emocionante camino de la preparación del día más importante de su vida, y convirtiendo cada una de sus ilusiones en realidad. Y todo ello, cumpliendo en todo momento sus expectativas y cuidando cada detalle para asegurar que tanto ellos como sus familiares y amigos disfrutan de todos y cada uno de los instantes de ese gran acontecimiento.

 

 

La elaboración de sus menús de boda se realiza con mimo desde su propia cocina, adaptándose así a los gustos y preferencias de cada pareja. Disponen de un amplio abanico de posibilidades con un estilo de cocina tradicional, productos de temporada de gran calidad y un guiño actual y fresco.

 

 

Ubicados en el entorno excepcional que proporciona el corazón del Parque Natural del Montseny, a menos de una hora de distancia de Barcelona y rodeados de extensos bosques, sus jardines son el lugar ideal donde disfrutar del aperitivo. Las diferentes capacidades de las salas y salones de Sant Bernat se adaptan a las celebraciones más íntimas y a las más multitudinarias.

 

 

Sant Marçal por su parte, acoge sus celebraciones en el salón de banquetes junto a una encantadora carpa, donde los novios pueden realizar el baile nupcial y la discoteca en un ambiente íntimo que a la vez les permite disfrutar de los exteriores.

 

 

Para las ceremonias religiosas, las ermitas de Sant Bernat y Sant Marçal ofrecen la posibilidad de celebrar la boda en un lugar lleno de romanticismo. Para las ceremonias civiles, los jardines se convierten en un espacio único. Las vistas panorámicas de naturaleza que rodean el lugar lo hacen imposible de olvidar.

 

 

El Hotel Sant Bernat con sus 32 acogedoras habitaciones, vistas espectaculares a las montañas y algunas de ellas con fabulosas terrazas, ofrecen la tranquilidad de saber que los invitados pueden alojarse tras la celebración. El Hotel Sant Marçal y sus 12 confortables habitaciones, algunas de ellas antiguas celdas de los monjes, acogerán a sus invitados más allegados.

Y al día siguiente, desayunar todos juntos unido al atractivo que proporcionan sus piscinas así como las múltiples excursiones y actividades de la zona, hacen de Sant Bernat y Sant Marçal unos espacios completos y únicos donde celebrar el día de vuestra boda.