Para todo hay una primera vez, y por eso para la mayoría de las parejas la organización de su boda supone todo un reto.

No os vamos a engañar, organizar una boda no es un camino de rosas, pero con un poco de planificación conseguiréis organizar la boda de vuestros sueños. Y para facilitaros las cosas hemos recopilado los 5 errores más comunes que se suelen cometer en la organización de una boda, para que podáis evitarlos.

  • No hay nada más frustrante que ver como tus invitados preguntan si habrá tele en tu boda para ver el partido de final de la liga. Por eso, antes de elegir la fecha consultad el calendario de los principales campeonatos de fútbol para evitar que los partidos más importantes coincidan con vuestra boda.
  • No dejéis nada al azar, ni deis nada por supuesto. Si queréis que todo salga tal y como imagináis un mes antes de la boda llamad a todos los proveedores para confirmar que lo tienen todo controlado y que todo se hará como queréis. Una semana antes de la boda volved a llamar, y pedid que os confirmen todo por escrito. Las palabras se las lleva el viento, pero los documentos siempre se pueden guardar.
  • A la hora de escoger el menú de vuestro banquete de boda debéis tener en cuenta algunos aspectos, como el número de invitados. Si la vuestra es una boda íntima, el solomillo es una buena opción, pero si tenéis muchos invitados es mejor que optéis por otro plato.
  • Para que todos vuestros invitados disfruten del banquete, cuando llamen para confirmar preguntarles si necesitan alguna dieta especial, si son celiacos, diabéticos o vegetarianos. No te olvides de avisar al restaurante para que les preparen un plato especial.
  • Y si no quieres llevarte sorpresas con el vestido de novia, pruébatelo por última vez cuando vayas a recogerlo. Aunque los de la tiendan te digan que no es necesario, o que ya lo tienen preparado para que te lo lleves, tu insiste, y sé muy firme en este aspecto. Los últimos días son muy estresantes para una novia, si te pruebas el vestido antes de llevártelo comprobarás si está perfecto o si te tienen que hacer un arreglo de última hora.

 

Foto: Roberto Ramos