Boda de Gerard & Alicia

Soñabas con que llegara el gran día para ponerte tu vestido de novia e impresionar a los invitados. Pero si hay una manera de dejarlos a todos con la boca abierta, esta es la de cambiar tu look. Una oportunidad perfecta para lucir uno de esos vestidos de fiesta que tanto te gustan pero no podías escoger para tu día B, y también la mejor opción si estás indecisa entre varios peinados para bodas

2015 ha sido el año en el que las celebs han marcado una moda que lleva años forjándose en las bodas de todo el mundo; tener dos vestidos de novia, uno para la ceremonia y otro para la fiesta. Sofía Vergara, Eva González o Helen Lindes, son sólo algunas de las it girls que han apostado por esta moda que ya empieza a llegar a las bodas españolas.

De esta manera, las novias pueden elegir un atuendo más espectacular para la ceremonia sin preocuparse de su comodidad durante la fiesta, donde vestirá de una manera más casual y, sobre todo, más llevadera. Veamos algunos de los tips a tener en cuenta para apuntarse al doble look nupcial:

Si te decides por esta opción, ten en cuenta que puede ser una gran sorpresa para tus invitados e, incluso, para tu novio, así que mantén el secreto y dejarás a todos con la boca abierta.

El estilo del vestido

Lo ideal es que los dos vestidos mantengan el mismo estilo. Obviamente van a ser muy diferentes, pero intenta que sigan una línea similar, por ejemplo, de tejidos parecidos, cortes semejantes o colores que no disten mucho el uno del otro. Apostar por el mismo diseñador puede ser una manera fácil de conseguir esta concordancia.

If Photographers

Vestidos de novia convertibles

Ante esta tendencia, los diseñadores no han tardado en plasmarla en las pasarelas. Vestidos convertibles que ayudan a las novias a conseguir un dos en uno. Colas que se desprenden de forma fácil, mangas que se quitan para el momento de la fiesta o, por ejemplo, faldas que se acortan cuando la novia lo desea.

Vestidos de fiesta

Los dos vestidos no tienen porqué suponer un gran desembolso de dinero. El segundo puede ser un vestido de fiesta o, por ejemplo, si es en verano, un sencillo vestido ibicenco.

Si quieres sacar rendimiento del segundo vestido, piensa que vas a poder utilizarlo para otras celebraciones o fiestas. Es recomendable que consultes tiendas de vestidos de fiesta o, incluso, colecciones de damas de honor ¡te puedes llevar más de una sorpresa!

Cambio en el look beauty

El cambio de vestido no debe implicar un gran cambio de maquillaje ni de peinado. Además, puedes consultar con tu peluquero y esteticista cómo puedes conseguir tener un pequeño cambio de look sin demasiado esfuerzo. Por ejemplo, te puede enseñar cómo tu recogido se puede convertir en un semirrecogido fácilmente o cómo soltarse la melena sin que se vean las marcas del anterior peinado.

Boda de Gerard & Alicia

Una apuesta que funciona muy bien es cambiar el tono labial para el momento del baile, un pequeño gesto que es todo un acierto.

Si te faltan ideas para el segundo vestido te dejamos un poco de inspiración: Escotes corazón, faldas midi, espaldas abiertas, complementos más arriesgados, un clutch, un dos piezas de falda y top a juego,...¡las opciones son infinitas!