El romanticismo es a las bodas lo que el dulce a la tarta: algo que viene implícito y dado por definición. En tu gran día, todo girará en torno a las emociones, los sentimientos y al amor: las canciones para bodas que sonarán en el baile, las palabras que dirás en tus votos, los textos que leerá el oficiante o sacerdote en la ceremonia, las invitaciones de boda elegidas para notificar la increíble noticia... Sin olvidar el outfit nupcial. Si buscas un romántico vestido de novia, te mostramos algunos de los modelos más delicados y emotivos de este año y te explicamos qué características los definen. ¡El amor está en el aire!

Los modelos llenos de romanticismo son un clásico en las pasarelas nupciales, ya que los diseñadores conocen bien lo que buscan las novias. Por eso, colección tras colección, nunca faltan los vestidos delicados que juegan con el tul, la organza, el encaje y las flores. Precisamente estos elementos son los que caracterizan este estilo más allá de cortes y escotes, pues tanto podemos encontrar románticos vestidos princesa, como de tipo evasé, en A, rectos o varios vestidos de novia corte sirena, tal como se puede ver en uno de los diseños de Nicole.

El tul y la organza

Los tejidos que representan el romanticismo por excelencia son el tul y la organza. Su semitransparencia permite que la luz se filtre entre las capas de tela, consiguiendo dar un aura de sensibilidad única. Asimismo, la maleabilidad de ambos tejidos ofrece numerosas posibilidades al diseño, lo que permite hacer realidad la creatividad más caprichosa. Además, la impecable caída de la tela hace que las faldas sean las más dulces de los vestidos de novia 2018. Un ejemplo son los delicados modelos de Colet. ¡Pura ilusión!

El encaje

Otro gran protagonista de los vestidos románticos es el encaje. Ya sea en pequeñas dosis o en la totalidad del vestido, esta técnica de confección enamora incluso a las novias que buscan un look discreto. Las firmas Alessandra Rinaudo, Nicole y Rosa Clará presentan preciosos diseños hechos en su totalidad con encaje. En cambio, Colet, Pronovias y Aire Barcelona destacan el encaje en sus vestidos de novia con escote ilusión. Pero si prefieres un estilo más moderado, esta temporada también puedes encontrar vestidos de novia sencillos con sutiles toques de bordado en las mangas, el cuello, los tirantes o las costuras. Estos pequeños detalles darán el encanto necesario a tu outfit nupcial. 

Otras telas

Pero no hace falta que renuncies a las demás telas para ser una novia romántica. También tienen cabida la gasa, el chantung, el mikado y el raso. La primera se distingue del resto por ser ligera y fluida. Es con la que los diseñadores hacen gala del romanticismo más discreto. Las siguientes opciones son más gruesas, pero perfectas si prefieres un gran volumen en la falda de los vestidos de novia corte princesa. Además, puedes incorporar el encaje con suaves pinceladas. Muestra de todo ello es uno de los modelos de Nicole.

Las flores

Y las flores, ¿cómo olvidar las flores? Este elemento característico del romanticismo se encarga de dulcificar cualquier diseño y estilo con motivos inspirados en la naturaleza, que se funden con los demás elementos del modelo. Los vestidos de novia Pronovias, Auroa y Colet las emplean de forma habitual.

Una vez tengas el vestido, compleméntalo con fantásticos zapatos de novia que lleven pedrería, encaje o apliques florales. Y finaliza tu look con un peinado de boda a base de semirecogidos o tocados. Ambos completarán tu estilismo y harán que tu outfit nupcial sea de ensueño.