FotovideoBCN

Una boda por la iglesia está llena de tradiciones que debes cumplir en mayor o menor medida, dependiendo de la flexibilidad de tu parroquia. La primera lectura inaugura el recital de las cuatro lecturas religiosas que se van a hacer a lo largo de la boda (primera lectura, salmo, segunda lectura y evangelio). Algunas temáticas y ejemplos de los textos para la primera lectura son:

Amor

Existen lecturas que hablan del amor y de todo lo que ello supone como sustento de la relación de pareja. Son los textos más románticos y atemporales que se pueden encontrar dentro de la prosa religiosa.

Lectura de la primera carta del Apóstol San Pablo a los Corintios

Hermanos: Ambicionad los carismas mejores. Y aún os voy a mostrar un camino mejor. Ya podría yo hablar las lenguas de los hombres y de los ángeles; si no tengo amor, no soy más que un metal que resuena o unos palillos que aturden. Ya podría tener el don de predicación y conocer todos los secretos y todo el saber; podría tener una fe como para mover montañas; si no tengo amor, no soy nada. Podría repartir en limosnas todo lo que tengo y aun dejarme quemar vivo; si no tengo amor, de nada me sirve. El amor es comprensivo, el amor es servicial y no tiene envidia; el amor no presume ni se engríe; no es mal educado ni egoísta; no se irrita, no lleva cuentas del mal; no se alegra de la injusticia, sino que goza con la verdad. Disculpa sin límites, crece sin límites, espera sin límites, aguanta sin límites. El amor no pasa nunca.

Lectura del libro del Cantar de los Cantares

¡Oíd, que llega mi amado, saltando sobre los montes, brincando por los collados!

Es mi amado como un gamo, es mi amado un cervatillo.

Mirad. Se ha parado detrás de la tapia, atisba por las ventanas, mira por las celosías.

Habla mi amado y me dice: "Levántate, amada mía, hermosa mía, ven a mí! Paloma mía,

que anidas en los huecos de la peña, en las grietas del barranco, déjame ver tu figura,

déjame escuchar tu voz, y es hermosa tu figura."

¡Mi amado es mío, y yo soy suya!

Él me dice:

"Grábame como un sello en tu brazo, como un sello en tu corazón, porque es fuerte el amor como la muerte, es cruel la pasión como el abismo; es centella de fuego, llamarada divina: las aguas torrenciales no podrán apagar el amor, ni anegarlo los ríos."

Palabra de Dios.

Life & Love

En la salud y la enfermedad

Muchos de los textos religiosos de esta primera lectura, tratan sobre el amor incondicional en cualquier circunstancia y situación. Algunos ejemplos son:

Lectura del libro de los Proverbios

Una mujer hacendosa, ¿quién la hallará?,

Vale mucho más que las perlas.

Su marido se fía de ella,

y no le faltan riquezas.

Le trae ganancias y no pérdidas

todos los día de su vida.

Adquiere lana y lino,

los trabaja con la destreza de sus manos.

Extiende la mano hacia el huso,

y sostiene con la palma la rueca.

Abre sus manos al necesitado

y extiende el brazo al pobre.

Engañosa es la gracia, fugaz la hermosura,

la que teme al Señor merece alabanza. Cantadle por el éxito de su trabajo,

que sus obras la alaben en la plaza.

Palabra de Dios.

Lectura del Libro de Rut

Rut respondió:

-“No insistas en que te abandone y me separe de ti, porque

donde tú vayas, yo iré,

donde habites, habitaré.

Tu pueblo será mi pueblo

y tu Dios será mi Dios.

Donde tú mueras moriré

y allí seré enterrada.

Que Yahveh me dé este mal

y añada este otro todavía

si no es tan sólo la muerte

lo que nos ha de separar.”

Palabra de Dios. 

Fotostudi

En referencia al Señor y a Cristo

Otro grupo de textos ponen a Jesucristo como ejemplo y hacen una pequeña comparación de su buen hacer con el que deben prometer los novios en su nueva vida en pareja. 

Lectura de la carta del apóstol San Pablo a los Efesios

Hermanos:

Vivid en el amor como Cristo nos amó y se entregó por nosotros a Dios.

Maridos, amad a vuestras mujeres como Cristo amó a su Iglesia.

Él se entregó a sí mismo por ella, para consagrarla, purificándola

con el baño de agua y la palabra, y para colocar ante sí gloriosa, la

Iglesia, sin mancha ni arruga ni nada semejante, sino santa e

inmaculada. Así deben también los maridos amar a sus mujeres,

como cuerpos suyos que son.

Amar a su mujer es amarse a sí mismo. Pues nadie jamás ha odiado

a su propia carne, sino que le da alimento y calor, como Cristo hace

con la Iglesia, porque somos miembros de su cuerpo.

“Por eso abandonará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá

a su mujer y serán los dos una sola carne.”

Es éste un gran misterio: y yo refiereo a Cristo y a la Iglesia.

Palabra de Dios. 

Click and Pum
 

Lectura del Libro del Génesis

El Señor Dios se dijo:

-"No está bien que el hombre esté solo; voy a hacerle alguien como él que le ayude."

Entonces el Señor Dios modeló de arcilla todas las bestias del campo y todos los pájaros

del cielo y se los presentó al hombre, para ver qué nombre les ponía. Y cada ser vivo

llevaría el nombre que el hombre le pusiera.

Así, el hombre puso nombre a todos los animales domésticos, a los pájaros del cielo y a las

bestias del campo, pero no encontraba ninguno como él que lo ayudase.

Entonces el Señor Dios dejó caer sobre el hombre un letargo, y el hombre se durmió. Le

sacó una costilla y le cerró el sitio con carne.

Y el Señor Dios trabajó la costilla que le había sacado el hombre, haciendo una mujer, y se

la presentó al hombre.

El hombre le dijo:

-"¡Ésta sí que es hueso de mis huesos y carne de mi carne!

Su nombre será mujer, porque ha salido del hombre.

Por eso abandonará el hombre a su padre y a su madre, se unirá a su mujer y serán los dos

una sola carne."

Palabra de Dios.

Es obvio que estas lecturas son las que más se adecúan al rito religioso, pero si no te convence ninguna de ellas siempre puedes preguntar a tu párroco si permite la lectura de textos escritos por la propia persona que los lee. Sólo debes consultarlo antes y dejar que el mismo oficiante introduzca el texto para darle el aporte religioso.

Javier Sánchez - Fotografía profesional