Hector Mkansi y Nonhlanhla Soldaat son una pareja sudafricana que se ha hecho popular a nivel mundial, después de que él decidiera pedirle matrimonio en una local de la cadena de comida rápida KFC. Varios de los clientes grabaron el emotivo momento en el que él se arrodilló frente a ella y le pidió matrimonio, así como su respuesta afirmativa. Pero tras subirlo a las redes, no tardaron en aparecer las primeras críticas por lo poco acertado del escenario y por lo modesto de la petición.

Sin embargo, poco después, la multinacional americana pidió ayuda para identificar a la pareja de enamorados, decidida a ayudarles en la organización de su enlace para que puedan disfrutar de la boda de sus sueños. 

Una boda por todo lo alto

La repercusión de todo lo sucedido ha sido tal que diferentes empresas de renombre internacional también se han querido sumar a las ayudas que la pareja está recibiendo. De este modo, tienen ya garantizada la comida y la bebida del banquete, así como la tarta de boda y el viaje de novios a Ciudad del Cabo, donde acudirán al concierto de Toni Braxton. Pero aún hay mucho más, pues han recibido dos teléfonos móviles para que puedan inmortalizar todos los detalles de su luna de miel, dos anillos, el vestido de novia y el traje de novio...

La pareja, que tiene previsto darse el "sí, quiero" el 31 de diciembre de este año, ha recibido numerosas donaciones. Tantas que pueden celebrar su boda por todo lo alto y, además, equipar su hogar y tener dinero para gastos, pues incluso un banco les ha regalado 20 000 dólares. Les deseamos toda la felicidad del mundo a Hector y Nonhlanhla. Un magnífico ejemplo de que quien ríe el último, ríe mejor.