Florencia es un destino perfecto para parejas de recién casados o para románticas escapadas para dos. Además de disfrutar de su casco antiguo, de sus majestuosos jardines o de sus espectaculares puestas de sol, la capital de la Toscana también os ofrece otros momentos inolvidables, como un espectacular paseo en carruaje o un recorrido en una antigua embarcación por el río Arno que guardaréis para siempre en vuestro recuerdo. Un lugar idílico y lleno de magia, en el que vivir una luna de miel íntima y tan especial como vuestro amor. ¡No os lo perdáis!

Qué ver en Florencia

Los numerosos encantos de esta ciudad italiana os seducirán. Pero, sobre todo, os enamorará su centro histórico. Una de las visitas "obligadas" es, sin duda, la catedral de Florencia–situada en la Piazza del Duomo– desde cuya cúpula disfrutaréis de unas impresionantes vistas panorámicas de la ciudad. Las tendréis también después de subir los más de 400 escalones que os llevarán hasta lo alto del Campanile de Giotto, una imponente torre situada al lado de la catedral. En la misma plaza veréis el Battisterio di San Giovanni. Desde allí, perdeos por el laberinto de callejuelas hasta la Piazza della Signoria, otro de los lugares imprescindibles en Florencia, así como uno de los más bonitos y animados. Encontraréis el Palazzo Vecchio, la fuente de Neptuno y el David de Miguel Ángel. ¡Será como pasear por un museo al aire libre!

¿Más lugares impresionantes? ¡Por supuesto! La Plaza de la República –una de las más grandes de la ciudad–, la iglesia de Santa Croce, la Galería Uffizi, el Mercato Nuovo, el Puente Vecchio –lleno de tiendas de joyas y un lugar perfecto para contemplar una maravillosa puesta de sol– y la iglesia de Santa María Novella.

Un paseo en carruaje

Para hacer vuestra visita todavía más romántica, ¿qué os parece empezar a descubrir la ciudad del Renacimiento con un paseo en coche de caballos? Los fiaccheraio os llevarán a vuestro aire por los lugares más románticos de Florencia. Los carruajes se alquilan con cochero y se pueden encontrar en la Piazza del Duomo y en la della Signoria.

El atardecer más bello

Florencia tiene uno de los atardeceres más bellos del mundo. Y es que, con la puesta del sol, sus calles, plazas y edificios se llenan de tonos anaranjados. Si queréis un lugar privilegiado para contemplarla, acercaos hasta el Puente de Santa Trinita, un mirador fantástico para observar el río y el atardecer que, además, os conecta el barrio histórico con el de Oltrarno. Es un puente precioso que cuenta con estatuas a ambos lados y que está escoltado por otros dos puentes: Carraia y Vecchio. ¡Las puestas de sol con este puente de fondo también son magníficas!

Tres jardines de ensueño

El Giardino dei Semplici es un jardín botánico del siglo XVI con más de 6000 plantas y árboles centenarios espectaculares, que sorprende con sus rincones repletos de senderos, bosquejos, invernaderos, fuentes y parterres de flores aromáticas. Diseñado por Tribolo por encargo de los Medici, es un lugar perfecto para descansar juntos después de callejear por el casco histórico de la ciudad. También vale la pena ir a los Giardino Bardini. Situados en una colina, tienen una escalera monumental, seis fuentes y vistas panorámicas sobre la ciudad y el pueblecito de Fiesole. Y, por supuesto, no dejéis de contemplar los inmensos Jardines de Boboli, detrás del palacio Pitti, con sus grutas, fuentes, pérgolas, estatuas de mármol y un pequeño lago.

Minicrucero por el Arno

Navegar por el Arno es una experiencia inolvidable, sobre todo teniendo en cuenta que el río atraviesa el corazón de la ciudad. Lo podéis hacer a bordo de los barchetto, tradicionales barcos de madera, desde lo que podréis contemplar vistas espectaculares de la ciudad y ver de cerca sus maravillosos puentes medievales y renacentistas.

Una noche en el teatro

Los teatros florentinos son ideales para pasar una noche romántica. Como el famoso Goldoni, cerca del palacio Pitti. Un edificio histórico, construido sobre un antiguo monasterio del siglo XVIII, que ofrece conciertos y representaciones de alto nivel. Una oportunidad única que no podéis desaprovechar durante vuestra honeymoon.

¿Más cosas?

El viaje a Florencia os deparará más sorpresas. Como la Capilla de los Medici y el Corredor de Vasari, una terraza elevada que une las dos orillas del Arno y conecta el Palacio Vecchio con el Palacio Pitti. O los gelattos de la heladería La Carraia, con su famoso helado cremoso, los capuchinos del mítico café Giacosa o los aromáticos espressos del Café Gilli. Si queréis cenar a la luz de las velas, acercaos al restaurante Il Santo Bevitore y terminad la noche con una copa en el Rasputin. Y no os olvidéis de comprar jabón artesano en la perfumería más antigua del mundo, la Officina Profumo Farmaceutica, la farmacia de Santa Maria Novella. ¡Bellísima!

¿Preparados para descubrir el embrujo de esta ciudad súper romántica? Florencia es un destino increíble para disfrutar de la luna de miel. Y no solo por su belleza, sino también porque es la capital de La Toscana, una de las regiones más fascinantes de Europa, que podéis visitar asimismo durante vuestro viaje de novios. Eso sí, dependiendo de cuando planeéis la romántica escapada, aseguraos de que todo lo que queréis visitar esté abierto al público. ¡Será un viaje de ensueño!