Ofelia Matos
Ofelia Matos

La situación cambiante en la que nos encontramos hoy en día a causa del coronavirus despierta todavía muchas dudas entre miles de parejas que tienen previsto casarse en los próximos meses. Parejas que no saben si podrán lucir en todo su esplendor su maravilloso vestido de novia y su elegante traje mientras bailan todas las canciones de boda. ¿Podremos celebrar la boda? ¿Nos podrán acompañar todos los familiares y amigos que recibieron nuestras invitaciones de boda? ¿Qué tipo de restricciones existirán? Y no es para menos, ya que las circunstancias y la incertidumbre por la alerta de la OMS debido a la COVID-19 han generado algunos nervios y mucha confusión hasta el momento entre ellas.

Y es que el estado de alarma debido al coronavirus ha afectado a más de 16.000 bodas en nuestro país, lo que supone aproximadamente un 10% del total anual (tomando las 167.613 bodas celebradas en España en 2018, según datos del Instituto Nacional de Estadística). Si contamos hasta finales de mayo, la afectación sería del 20%, es decir, unas 33.500 bodas. Unos datos que Bodas.net, portal líder del sector nupcial, advierte que podrían perjudicar hasta a 60.000 enlaces si el confinamiento se alarga hasta finales de junio pues este mes es, después de septiembre, el preferido por los españoles para casarse, según recoge el Libro Imprescindible de las Bodas, publicado por Bodas.net. ESADE y Google.

Durante todo este tiempo de confusión por la COVID-19, Bodas.net y los profesionales del sector nos hemos volcado en ayudar a las parejas y en animarlas, resolviendo algunas de sus dudas o buscando nuevas fechas para su soñado enlace. Unas dudas que, desde que el Gobierno español publicara el plan de desescalada1, aún se mantienen en algunos casos.

Para ver qué afectación puede haber, a finales del mes de abril desde Bodas.net hemos encuestado a más de 4.700 parejas, que nos han contado sus planes. Estas son las principales conclusiones.

El amor triunfa: el 95% de las parejas afectadas pospone su boda

A finales de marzo, las encuestas nos decían que apenas un 8% de las parejas cancelaría su boda por el coronavirus, que la inmensa mayoría iba a posponer y que tan solo una de cada diez parejas movía su fecha al año que viene. Aún se desconocía el alcance de esta crisis sanitaria causada por el coronavirus.

Sin embargo, en tan solo 5 semanas la situación ha cambiado sustancialmente. Y en la última encuesta realizada a finales de abril a las parejas que tenían previsto casarse entre los meses de marzo y agosto, la sensación es otra. Los datos son muy alentadores. Y hay una buena noticia: el amor triunfa, ya que 95 de cada 100 parejas siguen adelante con sus planes de pasar por el altar a pesar del coronavirus. Es decir, que solo el 5% de las parejas cancelará su boda por la incertidumbre actual.

El amor es paciente: la mitad de las bodas cambia de fecha en 2020 

La mitad de las parejas que se casan o casaban de marzo a agosto (48%) ha decidido que mantendrá la fecha en el segundo semestre de este año, con la esperanza y la ilusión de poder celebrar su gran día en una nueva fecha a finales de verano, otoño o invierno. Aún así, la mitad de las parejas (46%) indica que ha reagendado su boda a 2021, movidas por la falta de disponibilidad de fechas o por las dudas de los viajes de los invitados principalmente. Mientras tanto, un 6% aún no sabe qué hará y se muestra indecisa ante la situación.

Las razones para posponer al año que viene son claras. Un 81% de las parejas mencionan dudas acerca de hasta cuándo durará la crisis del coronavirus, mientras que las demás alegan que querían que su boda fuera en una temporada o en un mes concreto o bien que el restaurante que habían contratado ya no tenía fechas disponibles y prefieren esperar. Aún así tan solo un 2% ha tenido que cambiar el espacio de celebración (finca, restaurante, masía o hacienda, por ejemplo) para que la boda tuviera lugar en una fecha de su agrado o bien para reducir el número de proveedores.

El amor es flexible y previsor: un 70% de las parejas cuenta con un plan B

Debido a la cantidad de bodas afectadas y a la falta de disponibilidad para reagendarlas todas, un 13% de las parejas ha cambiado su sábado original por otro día de la semana, ya sea un viernes (56%), domingo (29%) o incluso entre semana (3%) para poder casarse este año.

En cualquier caso, la encuesta también muestra que las parejas actuales son cautas porque, en caso de no poder celebrarla, un 70% ya ha trazado un plan B con los profesionales de su boda. Además, 8 de cada 10 parejas ha consultado con sus proveedores acerca de sus políticas de cancelación por el coronavirus, por posibles retrasos con los envíos de pedidos y sobre un seguro de boda o, incluso, han reservado una fecha alternativa en caso de no poder casarse en la fecha acordada debido a la COVID-19.

Unos datos muy positivos, como confirma el hecho de que, durante el proceso de desescalada a causa del coronavirus, han vuelto a celebrarse bodas y, con ellas, se han retomado las ideas originales para bodas y las parejas han vuelto a pensar en los detalles de boda con los que obsequiarán a sus seres queridos. Porque la ilusión todo lo puede. Como el amor.