Aloha Estudio

Después de tanto tiempo os casáis. Son momentos de alegría, pero es necesario también poner en marcha la organización de la boda. Uno de los asuntos más delicados es el tema financiero. Pronto empezarás a enviar invitaciones de boda, mirar y remirar vestidos de novia o estudiar ese sinfín de detalles de boda para todos tus invitados. El tiempo pasa y casi de inmediato surgirá la pregunta: ¿quién correrá con los gastos de nuestra boda? Os explicamos todas las opciones para que podáis escoger la que más os convenga.

"Lo pagaremos todo nosotros"

Hoy en día lo más común es que los novios sean económicamente independientes y que asuman la mayoría de los gastos. En este caso puedes aceptar tu vestido de novia o la luna de miel como regalo de bodas de vuestros padres o familiares. Esta opción os da absoluta libertad para prepararlo todo sin depender de la opinión de los demás. Podrás elegir ese vestido de novia de corte sirena o buscar esos ramos de novia naturales que tanto te gustan sin que nadie te pueda decir nada. 

Fandi

"Es mejor repartirlo a partes iguales"

Otra opción es dividir las facturas en tres partes, una que pagáis vosotros, los futuros contrayentes, otra que abonan tus padres y una tercera de la que se hacen cargo los padres de él.

¡Qué cada familia se haga cargo de lo suyo!

Otras parejas prefieren que cada familia se haga cargo de los gastos que genera y se responsabilice de cada uno de sus invitados. El resto de gastos comunes, como flores, música o decoración se dividen a partes iguales. Es una buena solución, sobre todo cuando una familia es más grande que la otra. 

David Bresó

"Nosotros seguiremos la tradición"

Otra opción es seguir la tradición. No conocemos con absoluta seguridad el origen de las tradiciones sobre el reparto de los gastos de una boda. Muchas de ellas se relacionan con el antiguo concepto de la dote que la novia aportaba al matrimonio. Por este motivo, lo habitual era que el padre de la novia corriera con los gastos más cuantiosos en pago de la dote y la otra parte correspondía a los novios del padre. Hoy en día, la mayoría de estas costumbres casi han desaparecido. A continuación os damos una lista orientativa para que sepáis cómo se reparten los gastos por tradición. 

El padrino de la novia

Si el padre de la novia va a acompañarla en coche hasta la iglesia, se suele hacer cargo personalmente de los gastos del transporte, incluido el traslado a la recepción y al banquete. Y también, por tradición, se hace cargo del ramo de novia. ¿Te gusta ese ramo de novia vintage tan caro? ¡Tu padre seguro que te lo regala!

Haizue fotografía

La familia de la novia

Se mantiene la tradición de que los padres de la novia paguen el vestido a su hija. Generalmente, también se encargan de los zapatos, los tocados de novia, la peluquería, los tratamientos de belleza, el maquillaje y el ajuar de la novia y de la casa, salvo que una amiga de la novia asuma alguno de estos gastos. Pero los padres no solo pagan esto, sino que también:

  • La organización de la pedida de mano (si se hace) y el anillo matrimonial para el novio.
  • Los vestidos de las damas de honor y los pajecitos y todos los arreglos florales que lleven.
  • Las invitaciones, las participaciones y las notas de agradecimiento.
  • Los honorarios del wedding planner o coordinador de bodas.
  • El pago de la iglesia o lugar donde se celebra la ceremonia.
  • El transporte de la novia a la ceremonia y al banquete en un coche de lujo o de caballos.
  • Los honorarios de los músicos contratados en la iglesia, la recepción y el banquete.
  • El traslado y transporte del cortejo nupcial, especialmente de la madrina, a la ceremonia, recepción y banquete.
  • El coste del aperitivo o cóctel. 
  • El reportaje fotográfico y de vídeo.
  • El alojamiento para familiares de la novia y las damas de honor.

Haizue fotografía

La familia del novio

Del mismo modo que tu familia, la familia de tu pareja suele comprar el traje y todos los complementos del atuendo para el novio: sombrero, corbata, flor para el ojal... Pero también:

  • Los gastos del registro del matrimonio y de la iglesia (donativos…).
  • El anillo de compromiso y de matrimonio de la novia.
  • La luna de miel.
  • El ramo de la novia, si el padrino no se hace cargo.
  • El banquete de bodas.
  • Los regalos para sus padrinos.
  • Los corsages o detalles florales para la madrina y damas de honor, si los llevan.
  • Los boutonnières para sus padrinos, el padre y los abuelos.
  • El alojamiento para sus padrinos.

La madrina

Asume el gasto de los detalles de bodas que vosotros, los novios, entregaréis a los invitados a la ceremonia. También corre a su cuenta la decoración floral y, en ocasiones, las invitaciones, aunque este aspecto debería consensuarse con tus padres.

Haizue fotografía

Los hermanos

Las alianzas de boda suelen ser el obsequio más habitual a los novios. Entre todos suelen reunir el dinero y lo regalan a los novios. 

Como ves, una boda supone un gasto considerable, por la cantidad de detalles que hay que preparar. Aunque hay muchas cosas que necesitan de mucho presupuesto, hay otras que puedes conseguirlas sin gastar nada. Por ejemplo, que un buen amigo os prepare una selección de las canciones de boda, conociendo vuestros temas favoritos o confeccionar vosotros mismos esas ideas originales para bodas.