Los pomanders o esferas colgantes son elementos decorativos muy habituales en las bodas, puesto que resultan muy sencillos de confeccionar y son muy efectistas. Podéis colgarlos de las sillas de la ceremonia por ejemplo delimitando el pasillo, usarlos como decoración aérea en el salón donde celebréis el banquete o para ambientar el photocall, incluso como originales portalianzas. Aunque normalmente están confeccionados con flores, en esta ocasión os proponemos realizarlos con cintas de colores. ¿Preparados? Pues manos a la obra.

Los materiales que necesitaremos son:

  • Bolas de porespán
  • Cintas de colores y texturas variadas
  • Alfileres
  • Grapadora

Tan sólo tenéis que cortar tiras de cinta de cuatro centímetros aproximadamente. Una vez están listas, las vais enganchando con ayuda de los alfileres enrollándolas sobre sí mismas. Antes de cubrir toda la esfera cortad y enganchad con alfileres o con la grapadora una cinta más larga que servirá para hacer el atado. Si queréis que el efecto sea de bola suspendida en el aire podéis utilizar hilo de nylon.