Fuerteventura es una isla llena de magia y embrujo que, a menudo, visitan artistas y celebrities internacionales de la talla de Angelina Jolie –cuando rodó la superproducción de Marvel Los eternos–, Brad Pitt –durante el rodaje de Aliados– o Christian Bale –mientras grababa Exodus: dioses y reyes–. Pero su encanto va mucho más allá de unos escenarios naturales increíbles. Y es que tampoco os faltarán múltiples actividades de ocio, culturales y una oferta gastronómica sin igual. En Fuerteventura os espera un paraíso de extraordinaria belleza y repleto de sorpresas, perfecto para vivir una idílica luna de miel o una romántica escapada en pareja. ¿A qué esperáis?

Fuerteventura, qué ver

En esta isla canaria –la segunda más extensa del archipiélago después de Tenerife– encontraréis paisajes de postal, como extensas playas de arena dorada y aguas de color esmeralda, dunas y volcanes en los que el tiempo se ha detenido. Sin olvidarse de sus magníficos pueblecitos de aires coloniales ni de estos maravillosos parques naturales en los que vivir vuestra gran historia de amor. ¿Queréis conocerla más en profundidad? Tomad nota de estas 7 propuestas y preparaos para disfrutar de un viaje inolvidable. ¿Listos para descubrir todos sus encantos?

Sentir descalzos la arena dorada de la playa de Cofete

Entre las mejores playas de Fuerteventura no podía faltar la de Cofete. Se trata de uno de los lugares más seductores de Fuerteventura y se encuentra situado en la península de Jandía, al sur de la isla. Su gran longitud –más de 12 km–, su fina y dorada arena, su ubicación en pleno parque natural y el hecho de ser un lugar casi virgen la hacen realmente única y os dejará con la boca abierta. ¡La dificultad del camino merece sobradamente la pena! Además, la playa delimita al norte con una roca conocida como "El islote" y al sur con el Roque del Moro, un gigantesco monolito situado frente a la playa con el mismo nombre. Con la marea baja podréis disfrutar asimismo de las piscinas naturales que se forman al otro lado del Roque del Moro. En el macizo de Jandía encontraréis también un mirador situado a 230 metros de altura desde el que podréis contemplar algunas de las mejores vistas de Fuerteventura. Se le conoce como el mirador Degollada Agua Oveja.

Descubrir el volcán Calderón Hondo

Las islas Canarias son de origen volcánico y, por ello, en el norte de Fuerteventura existen hileras de volcanes entre los que destaca el Calderón Hondo, con un cráter de más de 70 metros de profundidad al que se llega después de una entretenida excursión: una ruta de cerca de 4 km de extensión y otra de poco más de 9 km. En esta ruta a pie cruzaréis una espectacular zona que parece realmente un paisaje lunar. ¡Alucinaréis!

Visitar la montaña mágica de Tindaya

De unos 400 m de altura, la montaña de Tindaya se levanta majestuosa en el municipio de La Oliva. Os sorprenderá por su forma piramidal que destaca en el paisaje árido de Fuerteventura. En la cresta suroeste descubriréis un sendero que os permitirá conocerla de cerca y apreciar los juegos de colores y contrastes de luz que se producen sobre todo al atardecer.

Pasear de la mano por Betancuria

Betancuria es uno de los pueblecitos más bonitos de Fuerteventura. Rodeado de suaves colinas, sus callejuelas, rincones y la plaza de Santa María os enamorarán a primera vista. La que fuera la primera ciudad fundada de las Islas Canarias, alberga la iglesia de Santa María, de estilo gótico. Pero este rincón de la isla también esconde otros secretos, como las Piscinas Naturales de Aguas Verdes –de distintos tamaños y variadas profundidades–, perfectamente protegidas del mar; la Playa del Valle; el Molino de Domingo Estévez –uno de los más antiguos de la isla–, la sinuosa carretera FV-30, con panorámicas impresionantes desde los miradores de Las Peñitas, Risco de Las Peñas, Morro Velosa y los de Guise y Ayose; la playa de la Peña Horadada que dibuja un impresionante arco, y las cuevas de Ajuy, de basalto negro, que dibujan caprichosas formas a orillas del océano Atlántico. Las podéis visitar recorriendo un precioso camino sobre dunas petrificadas junto a la costa. Son uno de los principales reclamos de esta zona de la isla y se estrechan a medida que uno va adentrándose en su interior.

Perderse en las dunas de Corralejo

Una visita al Parque Natural de las Dunas de Corralejo os regalará horas de relax en contacto con la naturaleza virgen del lugar. Sus dunas y playas de arenas blancas enmarcadas por el azul turquesa del océano Atlántico son una auténtica maravilla. No os perdáis las playas de Alzada y la del Moro.

Disfrutar de sus románticos faros

Fuerteventura esconde faros situados en parajes mágicos que no podéis dejar de visitar. Rodeados de bellísimos paisajes, merecen la pena los de Punta Jandía, Punta Pesebre, Tostón, la Entallada y el de Morro Jable.

Contemplar puestas de sol en la Playa del Viejo Rey

El pueblecito de La Pared, en la costa oeste de la península de Jandía, está orientado hacia el oeste y es perfecto para contemplar bellísimos atardeceres. Perdeos en la cercana Playa del Viejo Rey –de belleza salvaje– y contemplad sus románticas puestas de sol sobre los acantilados. ¿Os gusta el surf? Estáis de enhorabuena ya que es ideal para practicar este deporte. ¡O para aprender!

¿Seducidos con la posibilidad de disfrutar de una maravillosa luna de miel en Fuerteventura? Seguro que sucumbiréis al encanto de las playas de Fuerteventura, del mismo modo que disfrutaréis recorriendo sus pueblecitos, conociendo a sus gentes y enamorándoos de sus bellos paisajes. Está claro que los viajes a Fuerteventura son siempre una excelente elección, ya sea para vivir una magnífica luna de miel o para desconectar de todo y de todos (menos de vosotros). Y es que esta romántica y fascinante isla es un auténtico paraíso cerca de casa en el que seguro que pasaréis unos días de auténtica felicidad. ¡Será una experiencia inolvidable!