Sin que ninguno de los dos lo esperara, en las Fallas de Valencia nació su amor. Mientras la gente festejaba con cantos y bailes, Hugo se acercó a hablar con Neus y la "salvó" antes de que un petardo le explotara muy cerca. Ese primer encuentro hizo que él lo tuviera muy claro: al día siguiente agregó a Neus a Tuenti y le pidió el teléfono. Así empezaron una bonita historia que guiaría el rumbo de sus caminos y los mantendría unidos y enamorados para siempre.

La luz del compromiso

Hacía tiempo que los dos pensaban en poner el broche de oro a su relación pasando por el altar, pero a Neus le hacía ilusión que él hiciera la propuesta y, precisamente por esa razón, se inquietaba cada vez más con el paso los años... Cuando contaban con nueve años de amor a sus espaldas, Hugo tomó la iniciativa de nuevo y, en esta ocasión, ¡le pidió matrimonio a la mujer de sus sueños!

Tenía previsto hacerlo durante un viaje a Toledo que tenían programado, pero tuvieron que suspenderlo ya que el padre de Neus fue ingresado de urgencia en la UCI y tuvieron que operarlo. Estuvo en el hospital un mes y fue un período muy duro para toda la familia... Por eso, Hugo decidió llevar a cabo un plan B en ese momento: con la excusa de desconectar un poco, reservó una mesa para dos en uno de los restaurantes favoritos de Neus –La Girafe, en la playa de la Patacona– para disfrutar de una cena íntima. Al terminar, le sugirió dar un paseo y la llevó a la zona menos iluminada de la orilla, donde sacó una cajita con luz del bolsillo, la abrió y descubrió una preciosa sortija de compromiso. ¡Se fundieron abrazados mientras brotaban lágrimas de felicidad!

Celebración alternativa

Hugo y Neus encontraron el encanto que buscaban para hacer honor a su relación en la Masía de Anna, ubicada en Alginet (Valencia). Su estilo industrial –evidente por sus vigas de madera, enormes vidrieras y ladrillo caravista, originarios del enclave del siglo XVI antes de ser rehabilitado–, combinado con toques de romanticismo y el verde predominante en el entorno natural, junto con el buen saber hacer del equipo de profesionales de Catering Cinco, quienes gestionan los servicios gastronómicos de la finca, los convencieron de que era el mejor lugar para su "sí, quiero" y ¡verbena diurna!

Así, el 23 de septiembre del 2017, Neus y Hugo empezaron a engalanarse para convertirse en marido y mujer de buena mañana y en compañía de sus allegados. Una vez listos, se juraron amor eterno en una emocionante ceremonia civil –en la que sus testigos tuvieron un papel significativo– y recorrieron un pasillo decorado con alfombras de rafia circulares y caminos de follaje laterales como flamantes esposos, bajo una lluvia del confeti. A continuación, mientras que los asistentes disfrutaban del aperitivo, aprovecharon la belleza del espacio y el día soleado que acogió su cita y optaron por una romántica sesión de fotos en la que incluyeron bombas de humo. ¡Las fotos quedaron increíbles!

Tras el cóctel, los invitados buscaron su ubicación en el banquete en un original seating plan encabezado por la frase "no te comas el coco, este es tu sitio", formado con hojas de monstera y ambientado con cocos, creado por las manos creativas de Romeos & Julietas –quienes se encargaron de toda la decoración, así como de los detalles de boda–. Durante la comida, además de muchas risas, tuvieron lugar numerosas sorpresas y al terminar empezó el festival inaugurado con el primer baile de los recién casados y amenizado con los temas de Alkilaudio. Todos bailaron y se hicieron fotos divertidas con el atrezo preparado para tal fin. Y, cuando se cerró el baile, los más animados continuaron la fiesta en una discoteca de Ruzafa (barrio valenciano con ambiente cool) hasta la madrugada.

Estilosos, ¡los que más!

Hugo dio el toque especial a su look con unos modernos gemelos con forma de perritos hinchables en el mismo color que su elegante traje de novio azul marino, de Massimo Dutti. Combinó su apuesta con zapatos marrones, pajarita granate y un prendedor en la solapa de la americana.

Neus lució un vestido de Needle&Threat, que llegó desde Londres para hacer de ella una novia con personalidad y estilo propio. Sin cola, de tul rosado rematado con bordados de flores en tonos pastel y con mangas acampanadas, lo conjuntó con unas sandalias naranjas con las suelas personalizadas, joyas de Lavani y un ramo de flores de inspiración tropical con una protea africana, a juego con una corona de flores con eucalipto, que hicieron con mimo en Flores Vendrell. Y, para su look beauty, se decidió por un recogido bajo, así como por un maquillaje en tonos suaves y un esmalte rosa para las uñas. ¡Sintonía total en todo su look!

Mágico reportaje nupcial

Juan Ortega –así como el equipo de vídeo Wedding Movies Co. by Smashing Films– tuvo el privilegio de captar cada instante de este enlace tan mágico. Sin duda, un recuerdo único de la felicidad que compartieron estos novios con sus seres queridos. Consiguió instantáneas con el baño de luz preciso y mucho color que enamoraron a estas almas correspondidas y, seguro, que a vosotros también. No perdáis detalle del día que se convirtió en inolvidable para Neus y Hugo e inspiraos en todos los detalles que reflejan su personalidad y estilo indiscutible. Os encantará...