¿Preparando ya vuestro viaje de novios? Después de meses buscando el vestido de novia perfecto, pensando en los detalles de boda más prácticos y meditando sobre qué ideas originales para bodas encajan mejor con el estilo de vuestro enlace, ha llegado el momento de centrarse en encontrar el destino ideal para vuestra luna de miel. ¿Qué os parece la idea de volver a enamoraros en Venecia? Auténtico paraíso del amor, esta ciudad italiana os brinda la posibilidad de pasar el viaje de novios más romántico del mundo. Y al lado de casa por si no deseáis recorrer grandes distancias. ¡No os perdáis sus secretos!

Venecia, la ciudad del amor

Desde hace siglos, Venecia es una de las ciudades más bellas del mundo y todos los que han estado aseguran que hay que visitarla (al menos) una vez en la vida. ¿Y qué mejor momento para hacerlo que en vuestra luna de miel?

Situada al nordeste de Italia, en la desembocadura de los ríos Po y Piave, sobre un grupo de islas, Venecia se extiende sobre una laguna pantanosa en el mar Adriático, formando un conjunto natural y arquitectónico único. Sin duda, un destino que os permitirá continuar con vuestra eterna historia de amor y disfrutar como nunca. ¿No sabéis qué merece la pena visitar? Tomad nota de los imprescindibles.

Descubrir el corazón de Venecia

Todos los caminos de Venecia llevan a… la plaza de San Marcos. Además de recorrerla de punta a punta, no os perdáis subir a su Campanile de 100 metros de altura, visitar el Palacio Ducal o admirar la basílica de San Marcos. Y, por supuesto, tomar un expresso o un capuchino en algún romántico café, como el Florian o el Quadri. Pero aún hay más: a escasos metros descubriréis el Puente de los Suspiros, uno de los más famosos de la ciudad. Pero que no os engañe su nombre, pues su procedencia no es precisamente romántica. Y es que el puente toma el nombre de los suspiros que emitían los presos al cruzarlo para ir desde el tribunal a la cárcel y ver por última vez la luz del día.

Una puesta de sol en vaporetto

Os encantará conocer Venecia y sus puestas de sol navegando en vaporetto por sus canales o por la laguna hasta la plaza de San Marcos. Podéis coger la línea 1 que atraviesa el Gran Canal, salpicado de palacios, puentes y maravillosas vistas. ¿Parada obligatoria? El puente de Rialto, con los típicos puestos de mercado de sus alrededores, el puente de la Academia, el puente de los Descalzos, el puente de la Constitución... Os espera un paseo inolvidable.

Un paseo en góndola

Venecia tiene unas 120 islas conectadas entre sí por cientos de canales y puentes. Una forma diferente de explorarla es recorrerla en góndola, descubriendo rincones que de otra forma no conoceríais nunca. ¿Un consejo? Haced el paseo por la noche para contemplar una ciudad que es maravillosa iluminada. ¡Os quedaréis sin palabras ante tanta belleza! 

Visitar rincones secretos

Si queréis vivir vuestro amor intensamente, tenéis que descubrir la Venecia secreta. No os podéis perder una visita al jardín decadente del palacio Soranzo Cappello ni a la preciosa librería Acqua Alta, situada al mismo nivel de los canales. Asimimso, tomad un aperitivo en la terraza del hotel Bauer Palace, al borde del agua y con vistas a la basílica de San Marcos. ¡Pura magia!

Más propuestas románticas

Imprescindible sentarse en la terraza del hotel Danieli, con vistas espectaculares sobre el canal y a dos pasos de San Marcos, muy famoso también por su fantástico brunch de los domingos; pasear por la Riva degli Schiavoni, con excepcionales vistas a la laguna, y, por supuesto, tomarse un Bellini, cóctel de champagne, en el exclusivo Harry’s Bar, el preferido de Ernest Hemingway o de Orson Welles.

Explorar la laguna

La laguna que rodea Venecia suele adoptar un maravilloso color verde azulado. Vale la pena que os acerquéis a descubrir sus diferentes islas. Entre ellas destacan la de Torcello, muy tranquila y con pocos residentes, en la que se encuentra la basílica de Santa Maria Asunta (desde su campanario se disfruta de fantásticas vistas de la laguna); la de Burano, famosa por sus encajes y sus casitas de colores, y la de Mazzorbo, salpicada de viñedos y huertos. Sin olvidarse, claro está, de Murano, isla conocida a nivel mundial por su cristal. Pero además de varias fábricas de cristal y del Museo del Vidrio, alberga la Basílica de Santa María y San Donato, una de las más antiguas de la laguna.

¿Deseando descubrir el embrujo y la magia sin igual que encierra Venecia? Mientras ultimáis la lista de familiares y amigos a los que queréis enviar vuestras invitaciones de boda, podéis ir pensando en cada una de las sorpresas que os deparará vuestro primer viaje como marido y mujer. ¡Va a ser una experiencia irrepetible! Casi tanto como el primer baile al son de las canciones de boda que elegisteis juntos para el día más feliz de vuestra vida. ¡Empieza la cuenta atrás!