Si ya has encontrado el vestido de novia de tus sueños, has elegido los zapatos de novia perfectos para completar tu outfit nupcial y habéis decidido juntos los detalles de boda que queréis regalar a los invitados, quizá es el momento de pensar detenidamente qué viaje de novios se identifica más con vuestros gustos y estilo. Si os apasiona la aventura, la naturaleza salvaje y los deportes al aire libre, Senegal es vuestro destino. Tomad nota de todos los detalles que os hemos preparado para que conozcáis de cerca este país legendario que, simplemente..., ¡os encantará!

Descubriendo Dakar, su capital

Senegal es uno de los destinos de luna de miel más exóticos de todo el mundo. Además, es perfecto para aquellas parejas que no tienen mucho presupuesto. Dakar, su capital, destaca por los colores de sus mercados Kermel o Sandaga, y por su Gran Mezquita. No os podéis ir de la ciudad sin descubrir el ambiente nocturno, donde suena el mbalax, mezcla de ritmos cubanos y tradicionales africanos, sin dar un romántico paseo por el barrio del Plateau, con sus edificios coloniales, sin descubrir las Almadies, uno de los lugares de moda ni sin disfrutar de las maravillosas puestas de sol desde las colinas cercanas a la capital. ¿Más cosas? También merece una visita la catedral de Nuestra Señora de las Victorias.

Rumbo a la maravillosa isla de las buganvillas

Un ferri desde Dakar os llevará a la isla de Gorée, antiguo mercado de esclavos. Declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, os cautivarán sus calles decoradas con buganvillas, sus casitas coloniales pintadas en intensas tonalidades y su magnífico fuerte, desde donde se pueden contemplar magníficas vistas de Dakar.   

Dos visitas obligadas: el lago Rosa y Saint-Louis

El lago Rosa de Retba es una salina que se vuelve de un precioso color rosáceo durante la estación seca. Tal como sucede con el mar Muerto, podéis bañaros y flotar sobre sus aguas. Desde ahí vale la pena acercase a Saint-Louis, la antigua capital del África Occidental francesa, y de gran encanto colonial. El centro de la ciudad vieja se asienta en una isla sobre el río Senegal, a la que se llega a través del impresionante Pont Faidherbe, de 500 metros de largo. Imprescindible pasar una noche muy romántica en el espectacular hotel Mermoz, en la playa de Saint-Louis, rodeado de más de dos hectáreas de jardines tropicales donde, además, podréis montar tranquilamente a caballo, recorriendo las dunas.

Descansar en las paradisíacas playas de Saly

Relajaos y desconectad de todo en las inmensas playas de Saly, las mejores del país para practicar submarinismo. Al oeste, la costa de Saly Nord esconde extensas dunas con palmeras, desde donde se contemplan maravillosos atardeceres, así como tradicionales embarcaciones de pesca en la lejanía.

La magia de la Lengua de la Barbarie

El Parque Nacional de la Lengua de la Barbarie es una maravillosa reserva ornitológica en la que podréis disfrutar de la magia del paisaje y del vuelo de miles de aves, flamencos y pelícanos. Y ya que os habéis desplazado hasta esta esta península de arena fina, no dejéis de recorrer en piragua el misterioso río Senegal, cuya desembocadura se encuentra allí mismo.

Y si ya tenéis claro que queréis apostar por Senegal en vuestro viaje de novios, no olvidéis llevaros en la maleta las canciones para bodas que sonaron en vuestro enlace. ¡Os recordarán el día más feliz de vuestra vida! Guardad también el traje de novio y un fantástico vestido para salir a degustar alguna cena romántica, mientras descubrís juntos este maravilloso país africano.