Tras escoger un maravilloso vestido de novia, decidir cuáles de las numerosas ideas originales para bodas van a sorprender más a vuestros invitados y enviar las invitaciones de boda, llega el momento de pensar cómo será vuestro viaje de novios. Si sois amantes de paisajes de ensueño y de playas vírgenes, no queréis gastar demasiado dinero o no os seduce la idea de pasar muchas horas dentro de un avión, estáis de enhorabuena. Muy cerca existe un pequeño paraíso para los recién casados. Se llama Menorca, una isla con una de las aguas cristalinas más maravillosas del Mediterráneo. ¿Deseando descubrir todos los secretos que encierra?

¿Qué ver en Menorca? 

Uno de sus principales reclamos son sus playas vírgenes, de aguas turquesas. Menorca está salpicada por decenas de calas, playitas y acantilados, a cuál más maravillosa y única. Algunas de las más bellas son Cala Turqueta, resguardada entre pinos, Cala Macarella y Macarelleta (para nudistas), Cala des Bot, Cala Excorxada, Cala Trebaluger, Cala Es Talaier, Cala Pilar o Cala Tortuga, a la que se accede tras un paseo de 45 minutos y que forma parte de la zona natural de la Albufera des Grau. No os olvidéis de este importante detalle. Y es que para conocer de cerca estas playas, a menudo se han de recorrer románticos senderos entre pinos. ¡Una excelente manera de disfrutar de vuestra luna de miel!

Un paseo al atardecer por Ciutadella

Os sorprenderá todo el casco antiguo con su trazado medieval de calles estrechas y suelos empedrados, así como su ambiente típicamente mediterráneo. No os perdáis la catedral gótica ni el castillo de San Nicolás. También es imprescindible tomar algo en la Plaza del Borne o en la Plaza de Ses Voltes, y salir a cenar en su puerto marinero y bohemio, mientras contempláis las maravillosas puestas de sol.

A poco más de 4 km de Ciutadella está situada la Naveta des Tudons, un monumento funerario prehistórico que solo se encuentra en la isla y uno de los puntos de vista obligados. Se caracteriza por su forma de nave invertida. ¡Vale la pena!

El romántico Camí de Cavalls

Con sus más de 185 kilómetros, recorre la isla bordeando toda la costa. Vale la pena hacer alguno de los tramos de este sendero histórico para disfrutar de sus paisajes. Son espectaculares los de Cap de Favàritx hasta el arenal de Morella Nou (cala Tortuga y cala Presili) con playas paradisíacas, Addaia hasta Pou d’en Caldes o Son Saura–cala en Turqueta–cala Macarella, en el que descubriréis las playas vírgenes del sur de Ciutadella. En total, son 20 las etapas en las que se ha dividido este trazado, lo que os permitirá disfrutar de agradables excursiones en las que solo se precisa llevar comida, agua y muchas ganas de pasarlo bien.

Un misterioso Faro Favàritx

Se encuentra en el cabo de Favàritx, en el Parque Natural de S'Albufera des Grau. Una torre de 28 m de altura, situada en el extremo noroeste de la isla, a 17 km de Maó. Se trata de una zona solitaria y agreste, donde la tramontana sopla con fuerza. También vale la pena conocer de cerca el Faro de Punta Nati y sus puestas de sol, cerca de Ciutadella.

Las vistas desde la Cova d’en Xoroi

Son cuevas naturales en la pared de un acantilado de la costa sur de Menorca, reconvertidas en un bar-discoteca. Sin duda, una situación privilegiada y un lugar lleno de magia. Podéis tomar alguna copa mientras disfrutáis de las fabulosas vistas del atardecer y de la inmensidad del mar.

Fornells, un pueblecito de pescadores

Menorca tiene muchos pueblecitos con encanto, como Mercadall, Binibeca o Fornells. Este último es un pueblo de pescasores, situado en el norte de la isla y conocido por su paisaje, su caldereta de langosta y sus hermosas calas: cala Tirant, Cavalleria y Cala Pregonda, muy característica con su peculiar arena de tono rojizo.

¿Más cosas?

No dejéis de visitar Mahón y de descubrir sus casitas blancas, la iglesia de Santa María, el Bastión de Sant Roc ni la fortaleza de la Mola.

Por otro lado, dar un paseo en kayak os permitirá descubrir calas que solo tienen acceso desde el mar y alquilar una bicicleta os resultará muy útil para recorrer la isla. ¿Qué más se puede pedir?

Seguro que Menorca os ha parecido espectacular. ¿Deseando descubrir todas las sorpresas que os depara la isla? Mientras llega el momento de hacer las maletas, id pensando también en las canciones para bodas que queréis que suenen en vuestro enlace y en qué tipo de detalles de boda resultará más práctico para los invitados. ¡Un día y una luna de miel de película!