Si creéis que buscar el vestido de novia ha sido una tarea divertida, encontrar las invitaciones de boda os parece entretenido y seleccionar esas canciones para bodas os hace mucha ilusión, decidir el mejor destino para vuestra luna de miel os va a encantar.

La mayoría de viajes de novios están organizados hasta el más mínimo detalle. Por eso es habitual que antes de llegar al destino elegido ya sepáis qué vais a hacer a diario. Si este tipo de propuestas no os acaban de convencer, lo vuestro es la aventura y queréis disfrutar de una luna de miel diferente y única, no dudéis en coger el coche y recorrer esos lugares maravillosos con los que siempre habéis soñado. ¿Os parece una buena idea? Os descubrimos 6 rutas que, a buen seguro, os enamorarán por completo.

1. Ruta por los montes Cotswolds, Gran Bretaña

Los montes Cotswolds se extienden por el sudoeste y oeste de Inglaterra. Esta zona, ideal para una luna de miel súper romántica en coche, se encuentra a unas dos horas de Londres y está delimitada al norte por Stratford Upon Avon, cuna de Shakespeare; al este, por la localidad de Oxford, y al oeste por el balneario de Bath. Conducid sin prisa por la A-429, la carretera que cruza estas preciosas colinas de norte a sur. Recorred kilómetros y kilómetros y, como por arte de magia, descubriréis rincones de gran belleza con esos paisajes verdes típicos de la campiña inglesa salpicados de pueblecitos.

Bibury, el pueblo más bonito de Inglaterra

No os olvidéis de visitar aldeas tan encantadoras como Castle Combe, Lacock Tetbury, Broadway, Painswick Chipping Campden, Stow on the World, Winchcombe, Snowshill Upper Slaughter Lower Slaughter Burford o Bibury, considerado el pueblo más bonito de Inglaterra. Capital de los Cotswolds, todo lo que veáis en este lugar os encantará: casas de cuento, el río Coln que lo atraviesa, la extensión pantanosa Watermeadow –conocida como isla de Rack–, el Bibury Trout Farm, la iglesia sajona, la iglesia de Santa María y la Bibury Court, unas mansiones del siglo XVII reconvertidas en un lujoso hotel rural.

2. Ruta 40, cruzando Argentina de norte a sur

La ruta 40 cruza Argentina de norte a sur a lo largo de 5000 kilómetros de carretera, entre paisajes espectaculares: glaciares, mesetas, cadenas montañosas, lagos, bosques... Esta larguísima ruta comienza en la ciudad de La Quiaca, casi en la frontera con Bolivia, y llega a la provincia de Santa Cruz, a Cabo Vírgenes. La ruta 40 limita con la cordillera de los Andes, pasando, entre otros lugares de interés, por la Patagonia, Cuyo, Noroeste... Durante su recorrido podréis disfrutar de 18 ríos, 20 parques nacionales y altitudes que alcanzan 5000 metros sobre el nivel del mar (en Abra del Acay, en Salta). Un viaje irrepetible.

Tesoros paisajísticos

Es una de las carreteras más largas del mundo y en su recorrido destacan lugares excepcionales, como el cabo Vírgenes, el río Turbio, el glaciar Perito Moreno en el Parque Nacional los Glaciares, Bariloche, San Martín de los Andes, la Caverna de las Brujas, el Parque Nacional Talampaya, el Aconcagua, el Valle de la Luna o Chilecito. Una oportunidad única para descubrir todos los paisajes y climas del planeta.

3. Ruta por la Costa Amalfitana, Italia

Esta aventura sobre cuatro ruedas puede comenzar en Sorrento y llega hasta Amalfi, gracias a la carretera estatal 163. La costa Amalfitana es uno de los destinos más bellos de Italia por su entorno natural y sus pueblecitos encantadores. Positano es uno de ellos. Tiene mucho encanto y su belleza reside en sus casitas de colores y sus callecitas estrechas junto al mar. Imprescindible visitar Marina Grande, su playa más conocida, y la iglesia de Santa Maria Assunta, con su cúpula multicolor. La siguiente parada puede ser Furore, donde llegaréis a un punto en el que el mar entra en el fiordo de Furore. Es espectacular el rugido del agua del mar. También es inolvidable Conca dei Marini, que esconde la gruta de la esmeralda con sus aguas que van desde un azul intenso hasta un verde esmeralda.

Rumbo a Amalfi y Atrani

Amalfi es uno de los lugares más encantadores de la costa Amalfitana, con su Duomo, sus callejuelas y el puerto. Pero no se queda corto Atrani, el pueblecito más pequeño de Italia. Os quedaréis maravillados de su silueta al amanecer, ya que es aconsejable hacer noche en este lugar.

Y por último, Ravello y Scala

Ravello es un pueblo encantador con unas vistas impresionantes, a las que se suman el Duomo y las villas Rufolo y Cimbrone. Scala está orgulloso de ser el pueblo más antiguo de Italia. Las vistas de la costa, así como de Ravello desde Scala, son preciosas.

4. Ruta 66, Estados Unidos

Si hablamos de luna de miel en coche es imposible no referirse a la legendaria Ruta 66, de Estados Unidos. Fue inaugurada en 1926 para unir Chicago con la playa de Santa Mónica, en California. ¿Preparados para comenzar la aventura? La Ruta 66 se ha convertido en un icono de Estados Unidos. Casi 4000 kilómetros, desde Chicago a Los Ángeles, pasando por Missouri, Kansas, Oklahoma, Texas, Nuevo México, Arizona y California. Disfrutaréis de la América profunda y del ambiente del viejo Oeste, descansando en moteles y descubriendo territorio indio.

En la Ruta 66 experimentaréis cosas que no volveréis a sentir nunca más. Por ejemplo, sentarse en una carretera recta, solitaria e infinita entre Oklahoma y Texas, y relajarse con el espectáculo, ya que hay kilómetros y kilómetros de asfalto con espejismos por el calor. O sentarse en un banco de un pueblo abandonado en el que solo existe una única calle con tiendas cerradas para siempre y donde el tiempo       parece haberse detenido.

5. La ruta Pacific Coast Highway (California, Estados Unidos)

Es un tramo de la famosa California State Route 1, la carretera que cruza todo el estado y que transcurre junto al océano Pacífico. De unos 200 km de largo, puede hacerse en día, aunque si queréis disfrutar de todo lo que descubre a su paso, quizá podáis recorrerla en dos. Los paisajes que descubriréis desde sus miradores son excepcionales. Os enamoraréis del pueblo de Carmel-by-the-Sean, de Monastery Beach, una bonita cala de arena gruesa, o el Bixby Creek Bridge, el puente más fotografiado de la Highway 1. ¡Una ruta excepcional!

6. De Anchorage a Valdez, Alaska (Estados Unidos)

El viaje de Anchorage a Valdez, que se inicia en la Alaska Route 1 y continúa por la 4, pasa por glaciares prehistóricos y montañas inexploradas de más de 4000 metros de altura. En total, una distancia de         482 km, que os deparará todo tipo de sorpresas por sus llamativos contrastes y su increíble naturaleza. 

Como veis, la luna de miel en coche es una alternativa emocionante y romántica. Y mientras llega el momento de hacer las maletas, id pensando  también en los detalles de boda con los que obsequiaréis a vuestros invitados o, si todavía no lo tienes claro, repasar qué zapatos de novia son los mejores para ti. ¡Ya falta menos!